• miércoles, 25 de mayo de 2022
  • Actualizado 06:33

 

 
 

TERREMOTO EN ECUADOR

Gorka Moreno, periodista pamplonés en Ecuador: "Pensé que la carretera se iba a abrir en canal"

El reportero navarro, residente en Guayaquil desde hace un año, cuenta que tras el terremoto hay ciudades que parece que han sido bombardeadas.

Gorka Moreno (dcha.), durante un reportaje sobre ataques de piratas a pescadores artesanales ecuatorianos.
Gorka Moreno (dcha.), durante un reportaje sobre ataques de piratas a pescadores artesanales ecuatorianos. CEDIDA

El periodista pamplonés Gorka Moreno Arratibel, residente en Guayaquil (Ecuador) desde hace un año, había salido a cenar el pasado sábado cuando la tierra empezó a temblar. "Fue terrible. Yo estaba en la calle y la sensación fue que todo se movía como si estuvieras en una atracción de feria. Solo podía fijar los ojos en la carretera y pensaba que se iba a abrir en canal, a agrietar como si fuera una película", explica por teléfono a Navarra.com desde la redacción del diario Extra, donde trabaja.

Acto seguido, trató de ponerse a salvo: "Reaccioné con cierta sangre fría porque me fui a un lugar donde no me pudieran caer cascotes. Pero a mi lado había gente con cuadros de ansiedad, una señora de rodillas rezando a Dios para que, por favor, la tierra dejara de temblar...".

Después corrió al periódico para ver qué había sucedido y ayudar en lo posible, pero tardó más de hora y  media, con la luz cortada. "Fui a oscuras por la calle. Guayaquil es una ciudad con más inseguridad que las españolas. y hay que ir con cierto cuidado. Cuando llegamos, entramos en la vorágine del periódico, que no te deja mucho tiempo para la reflexión ni los sentimientos, ni para venirte abajo a nivel emocional", recuerda.

Y tras el seísmo, que ha asolado la zona norte de la región costera de Ecuador, el horror: las casas destruidas, los cadáveres, los heridos, los cortes de luz, el caos. "En el periódico hemos puesto el adjetivo apocalíptico porque hay zonas que parecen en guerra, bombardeadas. Están completamente destruidas. El presidente ya alertó ayer (por el domingo) de que hay muchísimos cadáveres bajo los escombros. No nos atrevemos a dar cifras. Hay que tener la mayor precaución", relata el periodista, de 38 años.

PERDERLO TODO

El terremoto, además, ha dado paso a un estado de "shock" global ante la magnitud de la catástrofe. "No había telefonía móvil para ponerse en contacto con los seres queridos y no hay agua potable en muchos sitios, ni luz. Estamos hablando de ciudades enteras convertidas en escombros. Se vive un momento de cierta locura colectiva: tratar de localizar al ser querido que le falta, intentar ubicarse, ver lo que pueden salvar...". 

Moreno explica que están siendo días realmente duros y las situaciones, demoledoras: "Había escenas dramáticas de gente entrando en sus casas en ruinas sacando un sofá, un colchón, un mueble que se haya podido salvar. La inmensa mayoría no tiene seguros de viviendas, algo que para nosotros es tan normal. Mucha gente, cuando pierde su casa, lo pierde todo".

En su caso, Guayaquil no ha sido una de las zonas más afectadas, por lo que desde el principio pudo colgar un mensaje en su muro de Facebook para avisar a sus familiares y amigos de que estaba a salvo. Después, envió un WhatsApp a sus hermanos y cuando se reestableció la línea telefónica pudo hablar con su madre. "Estaba viendo las noticias preocupadísima y bastante triste pero cuando me escuchó que estaba bien, se calmó un poco. Para la familia es más duro. Tú estás con el trajín del día a día y no te paras a pensar mucho". 

Actualmente, trabaja desde esta ciudad costera en labores de edición y coordinación del trabajo de corresponsales y enviados especiales a cada uno de los puntos, aunque no descarta un viaje a alguna de la zonas afectadas. La solidaridad es también la tónica dominante en esta región costera y se han puesto en marcha centros de acopio de víveres y de ropa para las víctimas de la catástrofe.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Gorka Moreno, periodista pamplonés en Ecuador: "Pensé que la carretera se iba a abrir en canal"