• viernes, 21 de enero de 2022
  • Actualizado 02:38

 

 
 

SEGURIDAD

Maya culpa al Gobierno de fallar en la previsión de las inundaciones

El vicepresidente Remírez ha avisado de que para las próximas horas la "situación sensible" se trasladará hacia la zona media y sur

El río Arga se ha desbordado en el barrio de la Rochapea en Pamplona, con numerosas incidencias en diversas zonas con calles y garajes anegados y carreteras cortadas. IÑIGO ALZUGARAY
El río Arga se ha desbordado en el barrio de la Rochapea en Pamplona, con numerosas incidencias en diversas zonas con calles y garajes anegados y carreteras cortadas. IÑIGO ALZUGARAY

El alcalde de Pamplona, Enrique Maya, ha lamentado ante las inundaciones que "las previsiones han fallado, se puede decir así, tenemos que aprender" y ha explicado que no culpa a nadie pero que "entre todos tendremos que ver qué ha fallado porque es lo que nos pide la ciudadanía".

Maya ha afirmado este viernes en declaraciones a Efe que las previsiones del jueves por la tarde eran de 300 metros cúbicos por segundo y que en poco tiempo pasó a ser de 500. "Durante la mañana parece que se ha estabilizado y que no sigue creciendo el río, habrá que estar atentos a la evolución porque va a seguir habiendo afecciones", ha declarado.

"En seguida hemos podido reaccionar y ha funcionado, yo ayer a las 00:30 horas estaba reunido con la Policía Municipal para destinar todos los recursos a evitar daños por las riadas", ha explicado.

El alcalde ha destacado la labor de la policía local que "avisó a vecinos tocando los timbres de las casas, retiró vehículos de zonas como corralillos con ayuda de la grúa y ha evitado daños mayores".

Maya ha tenido contacto con el Gobierno de Navarra a primera hora de este viernes en el que ha trasladado a la dirección general de Interior la necesidad de conocer qué ha fallado para no poder prever la riada.

"Si se prevé, la riada es la misma, pero nos da mayor margen para avisar a la gente y ayudar a los vecinos a retirar sus pertenencias. En vez de media hora, habríamos tenido más tiempo", ha señalado Maya.

El alcalde de Pamplona ha ofrecido el asesoramiento del Ayuntamiento a todos los ciudadanos que se hayan visto afectados por la riada, aunque indica que no tiene constancia de daños personales. Además, el Consistorio ha suspendido la zona azul en los barrios de San Jorge, Chantrea y Rochapea "porque solo faltaba que los vehículos retirados por seguridad tuvieran que pagar".

SITUACIÓN "SENSIBLE, MUY CRÍTICA Y MUY EXTRAORDINARIA"

El Gobierno de Navarra, por su parte, ha alertado sobre la situación "sensible", "muy crítica y muy extraordinaria" que se vive este viernes en la Comunidad foral por los desbordamientos de los ríos causados por las intensas lluvias, y ha pedido evitar desplazamientos innecesarios con la prioridad de salvaguardar bienes y personas.

Lo ha dicho la directora general de Interior del Gobierno de Navarra, Amparo López, antes de participar junto al vicepresidente del Ejecutivo foral, Javier Remírez, en la reunión del comité asesor de emergencias por inundaciones celebrada en Pamplona para analizar la situación.

En declaraciones a los periodistas, Remírez la ha calificado como "francamente sensible" y ha reconocido que "se han superado todas las previsiones" que se tenían y, aunque los responsables se centran y trabajan coordinadamente con administraciones locales y la estatal para atajar las afecciones y minimizar en lo posible los daños que se puedan producir", "la prioridad son los daños humanos y personales, y hasta ahora no se han producido".

Así, ha recordado que ya en el día de ayer se decretó el nivel de preemergencia, al que siguió por la noche el nivel 1 de emergencia y esta mañana el nivel 2 del Plan de Inundaciones, y ha indicado que se ha intervenido en "algún pequeño rescate, pero en general la responsabilidad ciudadana y el trabajo de los servicios de emergencia han evitado que haya daños personales", mientras que están pendientes de evaluar los materiales.

La cuenca del Arga en Pamplona y su comarca y la zona norte de Navarra son a mediodía de este viernes, para cuando se espera la mayor afluencia de agua en el río a su paso por la capital navarra, las zonas más afectadas, ha dicho Remírez, quien ha advertido de que la previsión es de que las lluvias comiencen a ser menos intensas y se reduzca esta situación en la Comarca de Pamplona y en el norte (Bera, Baztán y Lesaka, con el río Bidasoa crecido).

Sin embargo, para las próximas horas la "situación sensible" se trasladará hacia la zona media y sur, con las localidades de Peralta, Funes y Falces en el punto de mira, también a principios de esta tarde en la zona de Estella con el río Ega, y ya mañana las de Castejón y zona de Tudela.

De momento, la cuenca del río Aragón vive una situación "meno complicada" al coincidir este episodio con situaciones muy bajas en los embalses de Itoiz y Yesa.

Se trabaja por ello en coordinación con los ayuntamientos afectados o en previsión de estarlo, de forma que se han activado los planes de inundaciones de las distintas entidades locales, siempre con la intención principal de "prevenir en lo posible", "salvar los daños a personas y minorar los materiales".

Preguntado sobre algunas quejas por una posible falta de previsión ante esta situación, el vicepresidente ha considerado que "ahora es momento de trabajar, no de polemizar por parte del Gobierno de Navarra", si bien ha señalado que no le constan discrepancias: "Estamos en contacto permanente con distintos ayuntamientos, alcaldes y alcaldesas, y hemos recibido total colaboración. No tenemos la más mínima queja, al contrario".

Sí que ha reconocido que las previsiones iniciales en cuanto a meteorología y de la propia Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) "se han visto superadas, pero eso entra dentro de la gestión de los fenómenos meteorológicos", de forma que "la ciencia, desgraciadamente, no es exacta".

Ha recordado que hace un mes él mismo visitó los embalses de Eugui y de Yesa y "los dos estaban prácticamente en las cotas más bajas desde 1995", pero ahora "ha llovido en los últimos días lo que no ha hecho en los últimos meses", lo que se ha sumado a un "fenómeno" consistente en que "al estar la tierra tan seca, el agua caída no es capaz de penetrar como en situaciones normales. Todo es un cúmulo de circunstancias".

También ha intervenido la directora general de Interior, Amparo López, quien ha advertido de que a partir de este mediodía, en que se prevé que la lluvia no sea tan copiosa, "el problema no será tanto la precipitación que caiga sino la punta de los ríos", que tras afectar esta noche a la zona norte con el Bidasoa y esta mañana a Pamplona hoy comarca con el Arga, "a las 3 de la tarde se espera que la zona de Estella sea la más afectada y a la noche y madrugada irá hacia la zona de Peralta, Funes y Falces".

Allí, y dado que supera ya os recursos del propio municipio, se han activado los niveles de emergencia 2 y 3 para aportar recursos del Gobierno.

Se trabaja con alcaldes y jefes de policía municipal, se ha reforzado el servicio de Bomberos, especialmente el rescate acuático, y también se han movilizado vehículos de índole forestal por si hay que acudir a rescates, a lo que se une el refuerzo de los servicios de Policía foral y de los grupos de voluntarios.

"Estamos trabajando todos en colaboración, unidos, se trata de proteger bienes y personas", ha confirmado López, quien también ha tenido un mensaje claro a la ciudadanía: "Cuanto menos nos movamos, cuantos menos bienes estén expuestos a este exceso de agua, más seguros estaremos todos".

"Estamos en una situación muy crítica y muy extraordinaria, y estamos continuamente redimensionando y revisando los modelos. Por favor, máxima llamada a la precaución y a la responsabilidad", ha subrayado para insistir: "Los recursos del Gobierno están al servicio de la ciudadanía pero sobre todo hay que intentar evitar desplazamientos, los innecesarios, por supuesto, y los necesarios, vamos a ver si podemos justificar el que no se hagan", ha zanjado. 

CHIVITE PIDE "PRUDENCIA Y PACIENCIA"

La presidenta de Navarra, María Chivite, ha pedido a la ciudadanía "prudencia y paciencia" porque "todavía, en esta gestión de las inundaciones, nos quedan horas y días complicados".

"Son momentos difíciles, tenemos activados los comités de emergencias, por supuesto vamos a seguir informando, lo vamos a hacer de manera puntual con todo lo que vaya aconteciendo", ha afirmado.

En este sentido, Chivite ha querido agradecer a los servicios de emergencias y a todo el personal que está trabajando intensamente para "atender las incidencias derivadas de este episodio de precipitaciones que está derivando en inundaciones y dificultades de distinta índole".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Maya culpa al Gobierno de fallar en la previsión de las inundaciones