EMPLEO

El Gobierno foral ve los datos 'positivos' del paro mientras a los sindicatos les urge el plan de reactivación

El Ejecutivo de Chivite ha señalado que las contrataciones se han incrementado en un 9,2%.

Los sindicatos CCOO y UGT se manifiesta en el día del trabajador por las calles de Pamplona. PABLO LASAOSA
Los sindicatos CCOO y UGT se manifiesta en el día del trabajador por las calles de Pamplona. PABLO LASAOSA  

El Gobierno de Navarra ha afirmado este martes, tras conocer los datos del paro del mes de mayo, que se trata de un incremento que se suma a los producidos desde el comienzo de la crisis del Covid-19 y ha manifestado que durante estos tres últimos meses (marzo, abril y mayo) el incremento del paro ha supuesto un 21,1% y ha afectado a 7.162 personas más.

El paro registrado se situaba al finalizar mayo en 41.137 personas en Navarra, lo que supone un crecimiento del 1,7% respecto al mes de abril, que a su vez había supuesto un incremento del 8,2% en relación a marzo. La afiliación a la Seguridad Social repunta un 0,14%, 395 personas, si bien, en términos anuales, ha descendido en 6.551 personas, un 2,27%. "Navarra, no obstante, sigue siendo la comunidad del Estado que menos empleo destruye, al conservar un mayor porcentaje de afiliación", ha indicado el Ejecutivo.

Por otro lado, ha señalado que las contrataciones se han incrementado en un 9,2% con respecto a abril, con 1.107 contratos más, aunque se registraron 20.951 contratos menos que en mayo de 2019, un 59,5% menos. "Aunque el crecimiento del desempleo pierde intensidad, conviene tener en cuenta varias cuestiones, según indica el informe mensual del Observatorio de la Realidad Social, del Departamento de Derechos Sociales", ha añadido el Ejecutivo.

La primera, ha expuesto, "que históricamente mayo había sido un buen mes para el empleo; de hecho, desde 2008 siempre había descendido el paro en este mes". "La segunda cuestión a considerar es que se trata de un incremento que se suma a los producidos desde el comienzo de la crisis del Covid-19", ha continuado, para añadir que con respecto a mayo de 2019, supone un aumento del 31,6%. "En un año el número de personas desempleadas ha crecido en 9.874", ha apuntado.

LOS SINDICATOS APREMIAN AL PLAN DE REACTIVACIÓN

Por su parte, los sindicatos CCOO y UGT han tildado esta subida de "importante" y han llamado al Gobierno de la socialista María Chivite a "no dejar a nadie atrás".

Así, CCOO ha incidido en que en los datos que se han conocido este martes no están contabilizados los más de 60.200 trabajadores que están incluidos en los 6.525 ERTES que siguen activos y que "están amortiguando (junto con otras medidas adoptadas como la prohibición del despido por causa del Covid), una mayor caída del empleo".

El sindicato ha criticado "la falta de medidas de apoyo para la conciliación durante estos meses en los que subsisten circunstancias excepcionales adoptadas como el cierre de los centros educativos y de otros servicios de cuidado y atención a personas dependientes, unos cuidados que están asumiendo íntegramente las familias".

A su juicio, es urgente la aprobación de medidas que den una respuesta económica y social a todas las personas, "en su mayoría mujeres que se están viendo obligadas a reducir sus jornadas o acogerse a excedencias con la correspondiente reducción de salario, para realizar las actividades de cuidado".

Respecto al paro, UGT también ha considerado "imprescindible" extender las medidas de protección social, las prestaciones por desempleo y los ERTE por fuerza mayor para hacer frente al aumento del paro que se viene registrando como consecuencia del Covid-19.

El sindicato ha señalado en una nota que los datos de paro correspondientes al mes de mayo, publicados este martes por el Servicio Público de Empleo, "revelan la ralentización del ritmo de destrucción de empleo debido a la reactivación por la deshibernación de los sectores productivos, sobre todo construcción e industria, y el comienzo de la desescalada".

Según el sindicato, "estos datos podrían ser muchísimo más graves de no haber sido por las medidas adoptadas por el Gobierno con el acuerdo de patronal y sindicatos para evitar la destrucción de empleo mediante la figura de los ERTE por fuerza mayor, que han tenido un efecto muy positivo en la industria y la construcción, y que están permitiendo sostener sectores extraordinariamente dañados como la hostelería o el turismo, con perspectivas todavía muy inciertas de recuperación".

Por todo ello, UGT cree que "es imprescindible extender las medidas de protección social, las prestaciones por desempleo y los ERTE por fuerza mayor, lo que exige dotar de más recursos humanos y materiales a los Servicios Públicos de Empleo, que se están viendo totalmente sobrepasados, provocando un retraso en el pago de las prestaciones que están sufriendo miles de personas".

De igual forma, el sindicato ha valorado la aprobación del ingreso mínimo vital como "instrumento absolutamente esencial para dar cobertura a las necesidades de las personas que se encuentran fuera del sistema de protección y que han sido las más golpeadas por la crisis económica provocada por el coronavirus".

En opinión de la Cámara Navarra de Comercio "era de esperar que el mayor efecto sobre el mercado laboral se diese en los primeros momentos tras decretar el estado de alarma y el cierre de algunos negocios y no fueran tan negativos a medida que se reabre cierta parte de la actividad".

No obstante, han señalado que "en poco tiempo se ha se ha destruido una parte muy importante del empleo generado en los últimos meses, en una etapa en la que la economía navarra ha crecido por encima del 2%".

Así, instan al Gobierno de Chivite a establecer medidas "lo antes posible" para reactivar la economía, pensando no sólo en el corto plazo, sino en la necesaria generación de crecimiento económico en el medio y largo plazo. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Gobierno foral ve los datos 'positivos' del paro mientras a los sindicatos les urge el plan de reactivación