PREMIUM  SOCIEDAD

El Gobierno foral fija el calendario para permitir el aborto en el Servicio Navarro de Salud, que se implantará en 2017

El nuevo Decreto foral de Salud Sexual y Reproductiva contempla, entre otros la atención a la transexualidad o la reproducción asistida.

El consejero de Salud, Fernando Domínguez, presenta el texto definitivo del Decreto de Salud Sexual y Reproductiva, acompañado por el director general de Salud, Luis Gabilondo, y representantes de las cuatro formaciones que sustentan al Ejecutivo f
El consejero de Salud, Fernando Domínguez, presenta el texto definitivo del Decreto de Salud Sexual y Reproductiva, acompañado por el director general de Salud, Luis Gabilondo, y representantes de las cuatro formaciones que sustentan al Ejecutivo f  

El cuatripartito ha presentado este lunes el cronograma con el nuevo itinerario que regulará el aborto en Navarra. Esta polémica medida se encuentra recogida dentro del nuevo Decreto foral de Salud Sexual y Reproductiva y echará a andar esta misma semana.

El consejero de Salud, Fernando Domínguez, ha destacado que se trata de "mucho más que un decreto sobre la Interrupción Voluntaria del Embarazo", ya que establece un modelo "integral" de atención, amplía la cartera de servicios e incide en la educación en la adolescencia.

Acompañado de responsables de su departamento y con la presencia de los portavoces de salud de los cuatro partidos que apoyan su Gobierno, ha destacado además el nuevo ordenamiento de los centros asistenciales, el tratamiento de la confidencialidad para pacientes y sanitarios, y de la objeción de conciencia de los profesionales en los abortos voluntarios, desde ahora en centros públicos.

Se trata de "atender la nueva realidad social", a lo que se adapta, por ejemplo, la ampliación de prestaciones como la reproducción asistida en mujeres solas o con pareja del mismo sexo sin necesidad de indicación terapéutica, el diagnóstico preimplantacional y la atención a la transexualidad.

Por ello, será un decreto "de gran calado social y que pone en evidencia el compromiso de acometer políticas transversales entre distintos departamentos", como son los de Educación, Cultural Relaciones Ciudadanas e Institucionales y Salud.

Según ha explicado el consejero, las medidas contempladas entrarán en vigor paulatinamente, si bien desde el mismo momento de la entrada en vigor, esta semana, el aborto instrumental por por causas médicas se realizarán en la red hospitalaria propia y no en centros concertados, como hasta ahora.

En el plazo de seis meses todos los centros asistenciales de este ámbito, que a partir de ahora se denominarán Centros de Salud Sexual y Reproductiva, desarrollarán todas las prestaciones ambulatorias previstas en esta norma, incluida la educación sexual y el aborto voluntario farmacológico del embarazo.

Transcurrido un año, el aborto instrumental a petición de la embarazada en sus primeras 14 semanas de gestación las hará ya el Servicio Navarro de Salud, que también en ese plazo elaborará un Programa de Atención Sanitaria Integral a la Transexualidad que concrete las prestaciones que se asumirán con medios propios.

En dos años el Complejo Hospitalario de Navarra (CHN) pondrá en marcha las técnicas precisas para asumir el Diagnostico Genético Preimplantacional con medios propios y el departamento desarrollará el Programa Joven de Atención y Orientación Sexual y Reproductiva.

En cuanto al impacto económico, el director general de Salud, Luis Gabilondo, ha cifrado en 460.000 euros anuales el coste total cuando se implante definitivamente, y ha señalado que tan sólo con la asunción de los abortos y del Diagnóstico Genético Preimplantacional con medios propios, el ahorro superará los 175.000 euros anuales.

Ha incidido en que las medidas parten de un concepto de "atención integral", con especial atención a los aspectos preventivos, educativos y formativos de la sexualidad, y garantía del acceso a las prestaciones sanitarias.

Así, además del aborto que se garantiza en la red pública, con confidencialidad para pacientes y sanitarios, y respeto a la objeción de conciencia de los profesionales, el texto asume tratamientos de reproducción humana asistida en mujeres que convivan en pareja del mismo sexo y técnicas de inseminación artificial en mujeres sin pareja masculina sin acreditar indicación terapéutica.

Ofrece también una atención integral a la transexualidad, garantizando prestaciones legales de no discriminación por motivos de identidad de género y de reconocimiento de las personas transexuales, incluídas las terapias hormonales, técnicas quirúrgicas para la reasignación sexual, atención psicológica, psicoterapéutica y sexológica.

Los Centros de Atención a la Mujer serán ahora de Salud Sexual y Reproductiva, para ambos sexos, ya que amplían especialidades como andrología, aunque seguirán ofertando las prestaciones tocoginecológicas habituales sobre embarazo y parto, detección precoz del cáncer de mama y ginecológico, planificación familiar, infertilidad o diagnóstico prenatal.

En el turno de los partidos que apoyan las medidas, por Geroa Bai Koldo Martínez ha valorado la eliminación de "barreras legales, políticas y sociales" al dar "un pequeño gran paso" en Navarra.

En la misma línea Bakartxo Ruiz (EH Bildu) ha aplaudido el adiós a "una época negra" en Navarra y el "paso muy importante" dado para "construir otro modelo de educación sexual integral que respete los derechos de las personas".

También Tere Saez (Podemos) ha mostrado su "alegría" por un decreto "necesitado" y que es "respetuoso con unas leyes que no estábamos cumpliendo", ha dicho tras valorar el proceso participativo en el que descansa.

Además, por I-E Marisa de Simón ha considerado que ya hay "un antes y un después" en esta cuestión en Navarra, con el "logro importantísimo" de "reivindicaciones históricas" de su partidos y de muchos navarros.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Gobierno foral fija el calendario para permitir el aborto en el Servicio Navarro de Salud, que se implantará en 2017