SOCIEDAD

Navarra prepara un Plan de Discapacidad para fomentar su inclusión y autonomía en los próximos años

El Gobierno de Navarra saliente también ha planteado un nuevo modelo de Atención Primaria y Comunitaria hasta 2022 todavía sin poder concretar su presupuesto.

Varias personas en silla de ruedas en Pamplona. ARCHIVO
Varias personas en silla de ruedas en Pamplona. ARCHIVO  

El Gobierno de Navarra ha aprobado este miércoles un acuerdo por el que se aprueba el Plan de Discapacidad 2019-2025, cuya finalidad es que las personas con discapacidad alcancen la máxima inclusión social en igualdad de condiciones con el resto de la población, con el mayor grado de autonomía personal y de calidad de vida posible.

En Navarra 32.229 personas tienen reconocida una discapacidad, lo que supone el 5% de la población. El presupuesto de este plan del Gobierno de Barkos a futuro a siete años asciende hasta casi 700 millones, concretamente 668.278.614 euros.

El Plan hace una apuesta importante por conseguir la máxima autonomía de las personas con discapacidad: impulsa un cambio de modelo en la atención, con servicios más comunitarios e inclusivos, compartidos con el resto de la población y en los que priman las preferencias de las personas sobre los criterios organizativos (servicios sociales, salud, educación, empleo); y define un área específica de accesibilidad, alineada con la Ley Foral de Accesibilidad Universal.

Por otra parte, propone acciones específicas dirigidas a sensibilizar a la ciudadanía sobre la realidad de las personas con discapacidad, líneas de formación en discapacidad para los profesionales que intervienen directamente con ellas, pero también para empleados y empleadas de la administración y para la población en general, y apuesta por la innovación social y tecnológica que permita mejorar la calidad de los servicios y en definitiva, la calidad de vida de las personas con discapacidad.

Según se recoge en el Plan, la discapacidad ha de ser objeto de atención específica y preferente por parte de las políticas públicas. Por un lado, porque suele implicar unas necesidades de apoyo (personal o técnico) para realizar las actividades de la vida diaria. Por otro lado, porque la discapacidad es un factor de desigualdad y mayor vulnerabilidad a la exclusión, derivada sobre todo de la discriminación y segregación que históricamente ha vivido este grupo.

Además, la discapacidad es una contingencia que, en mayor o menor medida, y en ocasiones acompañada de dependencia funcional, va a estar presente en buena parte de la población durante su proceso de envejecimiento. Por ello, se estima que este grupo de personas aumente proporcionalmente sobre el conjunto de la población, por lo que es fundamental planificar y desarrollar políticas que faciliten apoyos y recursos necesarios y eliminen barreras del entorno, para garantizar su inclusión social y facilitar su acceso a una vida independiente.

MEJOR ATENCIÓN SANITARIA Y MÁS PARTICIPACIÓN SOCIAL

El Plan se articula en siete objetivos generales, centrados en dar respuesta a las necesidades de apoyo a las personas con discapacidad para su autonomía personal e inclusión; mejorar la salud de las personas con discapacidad proporcionando una atención sanitaria adecuada y accesible y previniendo las secuelas originadas por la discapacidad; proporcionar una educación inclusiva al alumnado con discapacidad mediante los apoyos necesarios; y aumentar la tasa de empleo de las personas con discapacidad en condiciones de trabajo dignas.

Además, persigue promover las condiciones para que estas personas puedan participar en la vida social y cultural de Navarra en igualdad con el resto de la población; mejorar las condiciones de accesibilidad de los entornos, bienes, productos y servicios, en particular de aquellos de competencia pública; e incorporar la discapacidad de forma transversal en todas las políticas, servicios y actuaciones de la Administración Foral.

Estos objetivos se corresponden con otras siete líneas de actuación: autonomía personal e inclusión social; salud y bienestar; educación inclusiva; trabajo u ocupación; participación social y cultural; accesibilidad universal y diseño para todas las personas; y transversalidad de la discapacidad.

Por ello, y aunque dirigido y coordinado desde el Departamento de Derecho Sociales, este Plan se ha construido con la participación de varios departamentos del Gobierno, incidiendo en la necesaria transversalidad de las actuaciones y definiendo diversas líneas de coordinación intersectorial imprescindibles para la consecución del plan.

Así mismo, el plan subraya líneas específicas de acción para las mujeres con discapacidad, dirigidas a salvar la doble vulnerabilidad que sufren las mujeres con esta condición; tiene en cuenta las diferentes necesidades de la población a lo largo de todo el ciclo vital y aboga por la equidad territorial, con el diseño de acciones que permitan acercar los servicios al entorno rural, buscando de esta forma la igualdad de derechos, independientemente del lugar de residencia.

El Plan de discapacidad tiene un ámbito temporal de 7 años, conscientes de la necesidad de dotar a las acciones propuestas, del tiempo necesario para su implantación y afianzamiento.

En el proceso de participación del mismo, han colaborado un millar de personas entre profesionales, familias y personas con discapacidad, identificando primero las necesidades sentidas y aportando posteriormente propuestas concretas de actuación.

Por último señalar, que este plan nace con un amplio consenso entre las entidades del tercer sector representantes de las personas con discapacidad y el gobierno, quedando recogido en el Plan, una línea de trabajo conjunto tras su aprobación, para la definición de indicadores y el seguimiento del mismo.

NUEVO PLAN DE SERVICIOS SOCIALES PARA LOGRAR UNA COBERTURA UNIVERSAL

El Gobierno de Navarra también ha aprobado en su consejo de este miércoles el Plan de Servicios Sociales 2019-2023 con el objetivo de ofrecer la "expansión universal de su cobertura".

Según ha dicho en conferencia de prensa el vicepresidente de Derechos Sociales, Miguel Laparra, con él se pretende ofrecer a todas las personas los cuidados y apoyos necesarios para complementar y mejorar su autonomía en las decisiones y actividades de la vida diaria, así como en sus relaciones familiares y comunitarias.

El reto es que los servicios sociales pasen de tener una configuración como "asistencia social" a que sean "servicios universales", como "un pilar más del sistema de bienestar".

Laparra ha destacado que este plan es la culminación de un proceso de planificación, con otros planes que van en la misma línea o que tienen las mismas tendencias o sinergias que este.

Como puntos claves del mismo, el vicepresidente ha destacado que representan las prioridades estratégicas para el futuro en el ámbito de los servicio sociales.

Son la expansión de la cobertura y la universalización de la oferta de servicios sociales, la reducción progresiva y redistributiva del copago por parte de las personas usuarias y la reordenación de la atención primara de servicios sociales y el fortalecimiento de los servicios de proximidad.

Otros aspectos que contempla el plan como elementos principales son la gobernanza e integración intersectorial del conjunto de sistemas de protección social como marco para el impulso de los servicios sociales; el liderazgo de los poderes públicos y la alianza estratégica con e tercer sector; y la existencia del Observatorio de la realidad Social como agente clave para dinamizar al conjunto de agentes de conocimiento e innovación.

Según el Plan, la visión a medio plazo es que los servicios sociales de Navarra sean universales, de alto valor añadido y basados en el conocimiento, garantizados y liderados por el sector públicos, y coproducidos con el tercer sector y otros agentes comunitarios.

Y recoge que el nuevo modelo tendrá como valores añadidos la universalidad de una atención social de calidad, centrada en la persona y de enfoque comunitario, y la integración vertical del sistema público de servicios sociales, con el reforzamiento de una atención primaria cada vez más próxima y capaz de atender la diversidad de género, generacional, funcional y cultural.

Oros valores serán la integración intersectorial de los servicios sociales con otras políticas públicas, sociales y económicas, y la búsqueda de nuevas sinergias con los agentes, con liderazgo público, que propicie la innovación tecnológica y social, incluyendo la colaboración con el tercer sector.

Estos cuatro valores añadidos del nuevo modelo de servicios sociales cruzados con los cinco ejes básicos necesarios para transformar el sistema dan lugar a 36 actuaciones estratégicas.

De ellas ocho se ocupan de desarrollar prestaciones de valor, 6 son para reorganizar con el fin de ser más eficientes, 10 articular la gobernanza del sistema, 4 tiene como finalidad modificar y desarrollar normativa y otras 8 se dirigen a generar inteligencia digitalizada.

APRUEBAN LA NUESTA ESTRATEGIA DE ATENCIÓN PRIMARIA EN SALUD

En otro orden de cosas, el Gobierno de Navarra saliente ha aprobado también en su sesión la nueva Estrategia de Atención Primaria y Comunitaria 2019-2022 de Navarra, que contempla 23 objetivos clave de resultados, 14 proyectos estratégicos y 63 líneas de acción orientadas a reforzar el rol de la Atención Primaria y Comunitaria (APyC) como verdadero eje central del sistema sanitario público.

La Estrategia, que figura entre los compromisos programáticos del Gobierno, plantea ampliar las competencias y atribuciones de los distintos perfiles profesionales, y asegurar la financiación y los recursos necesarios para que la atención Primaria esté en condiciones de afrontar los nuevos retos asistenciales y sociales a los que se enfrenta la sociedad actual.

Una vez alcanzado el despliegue completo de la Estrategia, en el año 2022, se estima que el gasto anual habrá aumentado en 19,9 millones respecto a 2018. El 75% del incremento se destinaría al capítulo de personal y concretamente al aumento de la plantilla de profesionales con 111 nuevas plazas.

En el documento se recuerda que todos los expertos nacionales e internacionales convienen en señalar que “sin una Atención Primaria fuerte y empoderada ningún Sistema Sanitario es sostenible a largo plazo".

En su 69 conferencia mundial la Organización Mundial de la Salud (OMS) instó a los gobiernos a fortalecer la Atención Primaria y Comunitaria para desarrollar servicios integrados y centrados en la persona y adecuados a sus necesidades.

La nueva estrategia define la APyC como el primer nivel de acceso al sistema sanitario, el más cercano a la ciudadanía, y sobre el que recae la responsabilidad de prestar una atención de calidad, continuada, integral y longitudinal verdaderamente centrada en la persona.

En el documento se reconocen “los importantes logros conseguidos en los últimos 30 años por la APyC en Navarra y la notable ampliación de su cartera de servicios”, si bien se advierte también de la necesidad de realizar cambios relevantes que permitan adecuar la Atención Primaria a los profundos cambios que el actual contexto sanitario y social está experimentando en las últimas décadas, y en especial a los derivados del envejecimiento poblacional.

La Atención Primaria de Salud es un agente clave en la prevención individual y en el impulso de las estrategias de promoción de la salud e intervención comunitaria en el ámbito local. Por tanto la estrategia se propone recuperar “el papel comunitario que nunca debió perder y que resulta esencial para mejor la salud poblacional y para reducir las desigualdades en salud”.

Se señala igualmente que “en una sociedad que envejece, la provisión de cuidados sanitarios tanto sanitarios como sociosanitarios, incluidos los domiciliarios, van a constituir un elemento nuclear de la nueva Atención Primaria. Deberá prestar dar prioridad al desarrollo de programas de promoción del envejecimiento saludable, la detección de la fragilidad, la evaluación y mejora de la autonomía funcional de las personas y la prevención la dependencia”.

En esa misma línea, se señala que “el incesante aumento de problemas crónicos de salud, con frecuencia asociados a estilos de vida, obligan a promover el empoderamiento del paciente y su capacitación e implicación activa en el cuidado de su propia salud. También se añade en este ámbito que el papel de la enfermería resulta crucial.

Otro aspecto al que la nueva Estrategia de APyC presta especial atención es el referido a la necesidad de mejorar la equidad territorial para afianzar el asentamiento de la población en el medio rural, priorizando la atención a las urgencias que otorgue seguridad a la población rural

LOS OBJETIVOS DE CLAVE DE LA FUTURA ATENCIÓN

En la Estrategia se concretan 23 objetivos clave de resultados con indicadores precisos que entre otros incluyen las siguientes metas: como duplicar el número de consultas programadas en domicilio; incrementar en un 10 % el tiempo medio por acto en Medicina de Familia; incrementar en un 50% el número de episodios agudos atendidos por enfermería y por trabajo social sanitario; impulsar la prevención e intervención comunitaria para reducir en 5 puntos el % de consumo de tabaco y en 10 puntos la tasa de obesidad infantil e incrementar en 5 puntos el % de actividad física en la población; detectar precozmente la discapacidad y el riesgo psicosocial al menos en el 90 % de los menores de 6 años y en el 75% de las personas mayores; lograr que el 80% de los pacientes crónicos severos y paliativos cuenten con un plan personalizado de intervención sociosanitaria, que incluya formación en autocuidados y apoyo al cuidador principal; reducir en un 5% la tasa de hospitalizaciones potencialmente evitables por condiciones que afectan a pacientes crónicos y lograr que el 75% de la población navarra se encuentre a <15 minutos de un recurso sanitario con posibilidad de realizar un soporte vital avanzado.

La Estrategia incluye un “Escenario Económico” que contempla un aumento progresivo del gasto a lo largo de los cuatro años de vigencia del plan, de manera que en el año 2.022 el gasto supere en 19.900.000 euros al existente en 2018.

Como ocurre en todas las Estrategias, el Gobierno de Barkos sostiene que "no es posible establecer un presupuesto preciso hasta concluir con detalle los planes de acción previstos el alcance de las acciones previstas".

En todo caso el desarrollo pleno de las acciones previstas en la Estrategia estará supeditado a la aprobación por el Parlamento de Navarra del crédito presupuestario suficiente con cargo a los Presupuestos Generales de Navarra, así como de la autorización por parte de Función Pública de los incrementos de plantilla previstos.

Salud recuerda que varias de las acciones previstas en la Estrategia ya están en marcha y han tenido impacto económico desde 2018, en particular por los incrementos de plantilla y por las inversiones realizadas en equipamiento, como por ejemplo la dotación de ecógrafos a todas las zonas básicas de salud o la incorporación del servicio de radiología a los centros de salud de Alsasua, Sangüesa, Buztintxuri, San Adrián y Santesteban.

CON IDEA DE INCREMENTAR LA PLANTILLA

Frente a un modelo de atención hospitalario hiperespecializado y muy centrado en la tecnología, la nueva Estrategia apuesta por un incremento progresivo del porcentaje del presupuesto global de personal del Sistema Sanitario que se destina a Atención Primaria, de manera que sus profesionales estén en condiciones de ofrecer un modelo de atención integral bio-psico-social y más humanizado y accesible.

Así, el Escenario Económico previsto permitiría incrementar la plantilla de los Equipos de Atención Primaria en el período de vigencia de esta Estrategia 2019-2022 en un total de 111 nuevas plazas (25 Medicina de Familia, 5 Pediatría, 35 Enfermería Comunitaria, 15 Enfermería Pediátrica, 17 Trabajo Social y 14 de Personal Administrativo).

Se busca atender las crecientes necesidades de atención domiciliaria, la promoción comunitaria, la intervención en el ámbito escolar y el crecimiento de las actividades de educación, en autocuidados de las enfermedades crónicas justifican el mayor aumento del personal de enfermería.

Además, en el marco de la Estrategia de Atención Primaria se ha contemplado el incremento de personal necesario para el desarrollo de los Distritos de Atención Sociosanitaria y la extensión de los nuevos Servicios de Urgencia Comarcales que en su conjunto podrían suponer más de 60 plazas adicionales

Por otra parte también se ha contemplado el incremento en 12 nuevas plazas anuales de Médicos Internos y Residentes (MIR) para paliar el déficit de especialistas de Medicina de Familia y de Pediatría cuya insuficiencia es generalizada en toda España, y por primera vez se incorpora la formación de Enfermeras Internas Residentes, con 15 nuevas plazas.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Navarra prepara un Plan de Discapacidad para fomentar su inclusión y autonomía en los próximos años