• miércoles, 22 de septiembre de 2021
  • Actualizado 07:37

 

 
 

SOCIEDAD

El Gobierno de Barkos exige desmantelar "sin demora" la central nuclear de Garoña ante el riesgo que representa para Navarra

En un escrito de 2016, el Ejecutivo foral aseguró que "cualquier incidencia en esta central puede tener implicaciones directas en amplias zonas de Navarra".

La central nuclear de Garoña, en Burgos. EFE
La central nuclear de Garoña, en Burgos. EFE

El Gobierno de Navarra ha acordado en su sesión habitual de cada miércoles solicitar al Gobierno Central que sea denegada la solicitud de renovación de la autorización de explotación de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos), y que se inicien “sin demora las actuaciones del cese de explotación”, así como su desmantelamiento.

La central de Garoña se ubica, desde 1971, a orillas del río Ebro a un centenar de kilómetros de la Comunidad Foral. El cierre definitivo se declaró mediante una Orden Ministerial ya que su propietaria, Nuclenor, no renovó la autorización de explotación alegando falta de rentabilidad. Sin embargo, la empresa titular volvió, años más tarde, a solicitar su reapertura hasta 2031.

No obstante, este pasado 12 de julio y mediante un escrito del subdirector general de Energía Nuclear, se le comunicó a Navarra su derecho a presentar alegaciones relacionadas con este nuevo proceso de tramitación de renovación de la autorización de la explotación de la central.

Después de que le Gobierno de Navarra tuviera conocimiento de estos planes, el 27 de enero de 2016, se realizó un acuerdo por el que se solicitaba al Estado no reabrir la central nuclear y que ésta fuera desmantelada. 

"Cualquier incidencia de esta central puede tener implicaciones directas en amplias zonas de Navarra, sobre todo en la Ribera del Ebro, densamente poblada y con una actividad agraria muy importante para la economía de la Comunidad Foral”, rezaba el acuerdo.

Además, se argumentaba que durante los más de 40 años de actividad Garoña ha sufrido “serios problemas estructurales que han devenido en diferentes accidentes”, y se recordaba que su reactor es gemelo del reactor número 1 de la central de Fukushima, afectada por un grave accidente.

Por otra parte, el acuerdo del Gobierno de Navarra decía que durante los dos años y medio que entonces llevaba cerrada la demanda eléctrica no se había visto perjudicada, y que la posible reapertura de la central “no atiende a intereses generales ni desde el punto de vista social, ni medioambiental, ni de seguridad o de salud pública, y sí por el contrario a intereses económicos particulares”.

Asimismo, el 2 de marzo de 2016 el Gobierno de Navarra acordó comparecer ante el Consejo de Seguridad Nuclear y el Ministerio de Industria, Energía y Turismo para que se le tuviera por personado como interesado en el procedimiento de autorización de la reapertura de Santa María de Garoña reclamada por Nuclenor, de forma que le fuesen comunicadas las incidencias que se produjeran y se le diera audiencia, todo ello antes de dictarse la resolución.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Gobierno de Barkos exige desmantelar "sin demora" la central nuclear de Garoña ante el riesgo que representa para Navarra