SOCIEDAD

Salud Mental del Gobierno de Navarra pone un teléfono a disposición de los profesionales sanitarios

Se les ofrece también apoyo profesional con una serie de consejos para paliar los efectos de la crisis sanitaria y social.

El Hospital Principe de Viana se vacía para convertirlo en una zona de transito entre hospitalización y urgencias para pacientes con coronavirus. Miguel Osés
El Hospital Principe de Viana se vacía para convertirlo en una zona de transito entre hospitalización y urgencias para pacientes con coronavirus. Miguel Osés

La Gerencia de Salud Mental del Gobierno de Navarra ha puesto a disposición de profesionales sanitarios y sociosanitarios que atienden a pacientes con COVID-19 un teléfono todos los días entre las 08:00 a las 20:00 horas atendido por personal voluntario de Psicología Clínica o Psiquiatría.

La crisis provocada por el coronavirus ha hecho que sanitarios y sociosanitarios se vean sometidos a factores estresantes que pueden afectar a su estabilidad emocional y por eso desde Salud Mental se les ofrecen además de este teléfono de apoyo profesional una serie de consejos para paliar los efectos de la crisis sanitaria y social.

Estas recomendaciones se complementan con una iniciativa a través de internet con acciones de autocuidado para equipos intervinientes en la crisis con sesiones para compartir y exponer vivencias y con una sesión de ejercicios de regulación emocional, basados en la terapia de conciencia plena (mindfulness).

En este sentido, el Gobierno indica que "ante las situaciones de alta exigencia, derivadas de la carga asistencial, a las que puede verse sometido el personal sanitario, cabe la posibilidad de que experimenten dificultades de atención o concentración, problemas para asimilar la información, dudas y bloqueos o problemas de memoria".

Situaciones que repercutirían en los profesionales afectados, "con el riesgo de causarles un aplanamiento de sus emociones, ánimo cambiante, ansiedad, frustración o, llegado el caso, miedo, culpa o impotencia", lo que podría derivar en "conductas de evitación, de ensimismamiento o de aislamiento; o bien, en el otro extremo de la escala, actuaciones de hiperactividad, dificultad para desconectar del trabajo o la realización de actos impulsivos".

Para prevenirlas, Salud Mental propone una serie de medidas que pueden ser adoptadas por los profesionales en diferentes momentos, tanto durante el trabajo como fuera de él.

Así, durante la jornada laboral, puede servir de ayuda concederse un minuto cada hora para respirar profundamente; ser comprensivo con uno mismo y no juzgarse o castigarse por lo hecho; ser práctico y operativo; confiar en las indicaciones de los responsables; fomentar el compañerismo y tener un ánimo constructivo, centrándose en las soluciones y evitando un lenguaje catastrofista.

Resulta "primordial" además aprovechar los tiempos de descanso del trabajo y centrarse en otros temas para airear la mente y, del mismo modo que para la población en general, no sobreexponerse a la información, silenciar el teléfono o las notificaciones, compartir las emociones con los compañeros para mitigar la inquietud, y reconocer la angustia si se siente como algo normal y aceptarla como parte del proceso.

Por último, cuando finaliza el trabajo hay que buscar actividades que permitan disfrutar y desconectar, y evitar juicios rígidos hacia los demás o hacia uno mismo, y reflexionar sobre la ayuda que se ha prestado durante la jornada.

Se debe igualmente evitar actualizaciones constantes de información y hay que cuidar la salud física, la alimentación, el descanso nocturno y los hábitos de vida saludables, y si en cualquier caso si se siente desbordado, considerar el pedir ayuda. EFE


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Salud Mental del Gobierno de Navarra pone un teléfono a disposición de los profesionales sanitarios