PREMIUM  GASTRONOMÍA

Gazteluleku y sus 40 años llenos de iniciativas: una sociedad que impulsa mucho más que su famoso sorbete

La asociación gastronómica ofrece un amplio abanico de eventos llenos de tradición, fiesta y buen ambiente.

Un comensal de la Sociedad Gazteluleku de Pamplona. MIGUEL OSÉS
Un comensal de la Sociedad Gazteluleku de Pamplona. MIGUEL OSÉS  

La Sociedad Gastronómica Gazteluleku, fundada en 1980, ya cuenta con unos 90 socios que impulsan su mantenimiento y desarrollo, año tras año.

La edad media del conjunto de estas personas ronda el intervalo de entre 50 y 60 años. El presidente de esta conocida asociación, Pello Mariñeralena, afirma que el más joven es su hijo de 29 años: "Hay que renovarse", ríe. 

Sus casi 40 años de historia están llenos de iniciativas gastronómicas que animan la vida de muchos de los que participan en ellas. La esperadísima temporada sanferminera acoge a centenares de visitantes que disfrutan de su sorbete de limón: resultado de una mezcla de cava con helado que integra la receta, tan exitosa como secreta.

La festividad de la Feria del Toro es también un acontecimiento de renombre que cada mes de julio cuenta con la labor de un "cocinero de gran postín", así lo corrobora uno de los nueve miembros de la Junta de la Sociedad: Joserra Azcoiti.

Por Gazteluleku han pasado grandes profesionales de la cocina como Moisés Leránoz (quien inauguró la primera edición de todas), Koldo Rodero, Pilar Idoate, Francisco Paniego o Álex Múgica.

El chef Pío Barbería es "un cocinero centenario", así lo califica el mismo Mariñeralena. Se trata de un gran profesional culinario y maestro jubilado que, actualmente, forma parte de la Comisión de Homenajes de la Pamplonesa

Barbería es socio de la Peña La Jarana, pero también guarda una buena relación con Gazteluleku, tal y como lo ha demostrado en más de una ocasión.

Pello Mariñelarena, presidente de Gazteluleku, en en interior de la sede. MIGUEL OSÉS

GRAN EXPERIENCIA

La Feria del Toro es ya una tradición que se lleva organizando desde el año 1998, gracias a su principal promotor: Alfredo Sarasa, uno de los grandes contribuyentes para la Sociedad. A pesar de 2 de los casi 21 años trascurridos desde entonces, en los que no tuvo lugar esta Feria, nada (o casi nada) impide que este evento se lleve a cabo cuando llega una nueva edición.

Mariñeralena, Azcoiti y Javier Gómez, también miembro de la Junta, explican que, para cada ocasión, se escoge al primer toro lidiado de cada ganadería; el chef encargado selecciona una parte del animal que es congelada y conservada hasta la llegada del concurso, en el que se compite por el premio al 'toro más jugoso'.

"Todos los ganaderos vienen encantados", añade Azcoiti. El toro ganador del año pasado fue Jabaleño: castaño, de 500 kilos y perteneciente a la ganadería Victoriano del Río.

Por su parte, los miembros asistentes del jurado suelen ser también grandes conocedores del mundo gastronómico:

Las hermanas Mari, Julia y Manoli Arza (del Restaurante Hartza), Felisa Goñi Ezcurra (propietaria de la Venta de Ultzama) y Resu Armendáriz (del Restaurante Rodero) son algunas de las personas que han presenciado, catado y juzgado los toros de las ganaderías concursantes.

La Sociedad también forma parte del jurado, puesto que en este este suele intervenir el criterio de uno de los miembros de la Junta.

Por otro lado, Mariñeralena destaca el rol de jurado que han llegado adoptar personalidades como la familia Iturri-Huerta, del Hotel Rural Gastronómico Beti Jai; y Atxen Jiménez, del restaurante Tubal, durante esta Feria de fuerte renombre. 

La entidad pamplonesa está hermanada con la sociedad más antigua del mundo, Unión Artesana: una asociación guipuzcoanapresidida por Javier Martínez, que sumará hasta 150 años de experiencia en 2020. 

CONTACTO CON LA CALLE

El buen ambiente y compañerismo que se respiran en Gazteluleku llevan fortaleciéndose desde su nacimiento en 1980. Para entonces, la sede estaba instalada en una segunda planta de la Plaza del Castillo, en el antiguo asador Maitena; más tarde, bajó al primer piso; y, desde que fue trasladado a la calle San Francisco en 2009, el local se encuentra en una planta baja.

"Hemos ganado en alcanzar la sociedad civil", así declara el presidente de la asociación aludiendo a la ventaja que supone para esta el contacto directo con la calle.

Puerta principal del local de Gazteluleku en la calle San Francisco. MIGUEL OSÉS

Gazteluleku surgió gracias a la inquietud de unos miembros del Colegio de Aparejadores. Estos fueron los que impulsaron la búsqueda de un local para llevarla a cabo. Desde sus inicios, la Sociedad siempre ha contado con mujeres integrantes: "No muchas, pero siempre ha habido", afirma Azcoiti.

Mariñeralena añade además que estas disponen de "las mismas oportunidades, derechos y obligaciones que el resto, sin distinciones". La Sociedad también se muestra especialmente comprometida con la tradición gastronómica en Navarra. 

Además, varios de sus integrantes han llegado a ejercer de jurado durante la Semana del Pincho, un célebre acontecimiento turístico celebrado cada primavera que cuenta con la participación de unos 70 bares repartidos por todo el conjunto de la Comunidad foral, y del que Gazteluleku también ha formado parte durante años.

La Asociación de Hostelería de Navarra es la impulsora responsable de esta iniciativa que cuenta con diez días llenos de degustación, en los que se seleccionan y premian a los mejores pinchos. Los platos galardonados destacan por la calidad de sus ingredientes navarros y sus sabores inconfundibles.

Azcoiti formó parte de esta experiencia el año pasado, en la que participaron alrededor de 100 bares: "Había mucho trabajo, pero fue un honor", asegura. Sus casi 40 años de experiencia en la Sociedad Gastronómica le permitieron poner en práctica sus conocimientos durante estas jornadas.

PREMIOS GASTRONÓMICOS

"Javi es un experto en tomates", afirma Mariñeralena haciendo alusión a la valiosa labor que ejerce Gómez en la Feria del Tomate Antiguo, cuyo festejo tiene lugar el primer fin de semana del mes de septiembre en la capital navarra.

En esta cita gastronómica se expone una amplia variedad de tomates locales y ecológicos, poco comunes y difíciles de obtener, cuyos sabores se dan a conocer en una ronda de catas y degustaciones.

Gazteluleku ha ganado en varias ocasiones el concurso de guiso de oveja "año tras año", remarca Azcoiti. El certamen se celebra cada año en el municipio de Uharte Arakil y se traduce en un acto de homenaje al modo de vida y labor ganadera de los pastores. 

Por su parte, los eventos organizados en la Sociedad son especialmente abundantes a lo largo de todo el año, como las comidas y las fiestas celebradas entre familiares y amigos asociados.

La banda municipal La Pamplonesa, que cuenta con el reconocimiento "comensal de honor de la Sociedad", es también partícipe en algunos de ellos: como el homenaje, que tuvo lugar el pasado 13 de junio, por los 100 años que ya marcan la historia de la banda municipal. Al acto, acudieron bandas municipales procedentes de Japón, Alemania, Puerto Rico y Canadá.

Mariñeralena explica que, para este evento tan cosmopolita, "el chef Barbería cocinó a petición propia en Gazteluleku para estos 200 músicos, mientras que la propia Sociedad planificó y organizó el homenaje".

De entre las citas previstas para los próximos meses, se encuentra el almuerzo que se organizará entorno a La Pamplonesa el próximo 8 de septiembre (día en el que se festeja el histórico Privilegio de la Unión).

El presidente menciona también su experiencia vivida como cófrade en representación de la Sociedad, durante el festejo de la Cofradía del Espárrago y la del Pimiento de Navarra.

El presidente de La Pamplonesa, Andrés Palacios, en un homenaje por los 100 años de la banda municipal organizado en la Sociedad. PABLO LASAOSA

UNA SOCIEDAD SOLIDARIA

Además, Gazteluleku suple las carencias de muchas de las personas que se sienten solas o no disponen de los recursos económicos suficientes durante las fiestas navideñas.

Cada mes de diciembre, unas 50 personas se reúnen en el local del Teléfono de la Esperanza, situado en la calle San Blas, entorno a una mesa sobre la que se genera mucho ambiente y compañía.

La Sociedad es la principal promotora de este tipo de cenas solidarias que amenizan fuertemente la Navidad de muchos. Pero esta no es la única labor colaborativa que impulsa, sino que también apoya diversas iniciativas solidarias de otras organizaciones.

Es el caso, por ejemplo, de 'Ojos del Mundo': una ONG que lucha contra la ceguera evitable y con la que la Sociedad ya se ha comprometido: "Haremos un primer acto en octubre con una cena solidaria para recaudar fondos", explica el presidente de Gazteluleku. 

Los ratos compartidos llenos de entretenimiento también juegan un papel fundamental en la asociación. Azcoiti, por su parte, destaca los buenos ratos de las partidas de mus. "Joserra gana casi todos los años, por eso saca él el tema", bromea Mariñeralena. 

Uno de los rincones de la Sociedad, en el que se atiende a los comensales. MIGUEL OSÉS

Además de las numerosas cenas, actos, catas, charlas o masterclass, Gazteluleku destaca por todo el conjunto de experiencia y conocimiento que lleva acumulados durante años. La calidad de sus servicios; su ambiente distendido y familiar; y la profesionalidad de sus miembros caminan sobre un amplio rango de generaciones implicadas en la asociación. 

En 2020, la Sociedad cumplirá 40 años llenos de sabor, variedad y tradición. El año que viene, por lo tanto, se rendirá homenaje al conjunto de la historia que la ha marcado, así como a los socios que han ido construyendo esta reconocida asociación.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Gazteluleku y sus 40 años llenos de iniciativas: una sociedad que impulsa mucho más que su famoso sorbete