• miércoles, 08 de diciembre de 2021
  • Actualizado 14:24

 

 
 

SOCIEDAD

El miedo de las ganaderías de bravo en Navarra: "No sabemos hasta cuándo vamos a sostener nuestra situación"

Las ganaderías de bravo viven en gran medida de los festejos taurinos que se celebran, sobre todo, durante el verano.

Alberto Gracia junto a una se sus reses. CEDIDA
Alberto Gracia junto a una se sus reses. CEDIDA

Al igual que otros muchos sectores, las ganaderías navarras se están viendo afectadas por la crisis del coronavirus y sobre todo por la incertidumbre de qué les deparara el futuro a sus negocios.

Las ganaderías de bravo viven en gran medida de los festejos taurinos que se celebran, sobre todo, durante el verano, ya sea en corridas de toros o festejos populares por toda la geografía.

Una de estas ganaderías afectadas, al igual que otras muchas, es la de Hnos.Gracia Blasco, formada en Fustiñana en el año 2012.

En la actualidad cuentan con más de 300 cabezas de ganado bravo que recorren habitualmente las calles de Navarra, Aragón, Comunidad Valenciana o La Rioja.

Uno de los miembros de la ganadería es Alberto Gracia, el cual ha iniciado una petición en Change.org para que las instituciones ayuden a este sector debido a la suspensión de festejos taurinos. 

GRAN INCERTIDUMBRE

"No sabemos hasta qué punto vamos a poder trabajar este verano. Sinceramente, no sabemos hasta cuándo vamos a poder sostener la economía de nuestra ganadería", apunta Gracia.

En una situación idéntica a la suya se encuentran la mayoría de ganaderos de bravo de España, tanto los que destinan sus toros para el festejo popular, como es su caso, o los que los destinan para el festejo mayor.

Estas empresas viven, sobre todo, de sus ingresos durante el verano, ya que es entonces cuando se celebran estos festejos taurinos para así paliar los gastos que se producen durante el invierno.

"Si se nos prohíbe realizar festejos durante este verano, este próximo invierno va a ser más duro de lo normal ya que tendremos que tirar de préstamos bancaros o de ayudas de algún tipo para sostener a nuestra pequeña empresa", indica.

ADIÓS A LOS CONTRATOS ACORDADOS

Ante la situación que se comenzó a vivir por el coronavirus, los contratos que había para realizar los festejos taurinos se fueron apagando uno a uno.

"Lo primero que se suspendió fue un concurso de vacas que íbamos a realizar en Teruel, en una pequeña localidad llamada Sarrión este pasado 18 de abril. A partir de ahí, para este mes de mayo, se nos han suspendido 6 sesiones de suelta de reses", cuenta el ganadero navarro.

Conforme vayan pasando los meses, y se vayan acercando las fiestas de las localidades, el número de cancelaciones va en aumento. Gracia señala que en junio habrá el doble de cancelaciones que en mayo y de momento a partir de julio "ningún ayuntamiento o comisión se atreve a pronunciarse de manera firme al respecto".

"Mantenemos el contacto para ir conociendo el estado en el que se va encontrando la situación, ya que entre los meses de agosto y septiembre había apalabradas unas 50 sesiones que supondrían cerca del 80% de nuestros ingresos anuales", indica.

MANTIENEN EL OPTIMISMO

Aunque la situación sea delicada y haya en juego muchos puestos de trabajo, los ganaderos no pierden la esperanza a que pueda ir cambiando poco a poco.

"Hay que ser optimistas y más en esta profesión, donde hay que vivir día a día con ilusión. Si uno quiere ganar dinero y hacerse millonario no elige la ganadería y menos la de bravo", explica el navarro.

El joven apunta que en la tercera fase de la desecalada las plazas de toros tendrán un aforo "extremadamente ridículo y que no favorece a nadie".

Pese a mantener ese optimismo, continúan haciendo cálculos de qué podría pasar si no pudieran realizar los festejos que ya tenían programados ya que esto supondría, en el peor de los casos, la desaparición de sus empresas.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El miedo de las ganaderías de bravo en Navarra: "No sabemos hasta cuándo vamos a sostener nuestra situación"