PREMIUM  SOCIEDAD

El futuro de la "agricultura marciana" está en manos de un proyecto elaborado por estudiantes navarros

Alumnos de ESO y Bachillerato de Navarra serán los encargados de realizar la modificación genética de plantas que se puedan cultivar en el espacio.

El investigador del CSIC Javier Pozueta (d) y la doctora también del CSIC Edurne Baroja (i), observan en el interior de una cámara de crecimiento Fitotrón, varias plantas de
El investigador del CSIC Javier Pozueta (d) y la doctora también del CSIC Edurne Baroja (i), observan en el interior de una cámara de crecimiento Fitotrón, varias plantas de "Arabidopsis Thaliana" en diferentes fases de crecimiento con la que un grupo de estudiantes navarros van a estudiar junto a científicos del CSIC la forma de conseguir cultivos que crezcan en las adversas condiciones de Marte. La "Arabidopsis Thaliana" es conocida como el "ratón de laboratorio", se trata de una planta pequeña con un ciclo de vida muy corto, que es muy fácil de manipular genéticamente y de la que hay colecciones disponibles de cualquier mutación de todos sus genes especiales. EFE/Jesús Diges  

Alumnos de cuarto de ESO y primero y segundo de Bachillerato de Navarra serán los encargados, junto a científicos del CSIC, de realizar la modificación genética de plantas que se puedan cultivar en el espacio y, más concretamente, en la superficie de Marte.

Emulando a Matt Damon en la película "The Martian", en la que su protagonista lograba cultivar patatas tras quedarse solo en una base marciana, los alumnos intentarán producir plantas que resistan las duras condiciones del planeta rojo.

Así, un total de ocho alumnos (cuatro chicos y cuatro chicas), con alto nivel de inglés, participarán, bajo el nombre "iGEM-Biogalaxy", en un equipo multidisciplinar que, tras la fase de investigación, presentará su proyecto en uno de las centros mundiales de referencia de la tecnología, el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), de Boston (Estados Unidos).

El investigador del CSIC Javier Pozueta muestra dos bandejas con varias plantas de "Arabidopsis Thaliana" con la que un grupo de estudiantes navarros van a estudiar junto a científicos del CSIC la forma de conseguir cultivos que crezcan en las adversas condiciones de Marte.EFE/ JESÚS DIGES

El MIT puso en marcha en 2003 el curso independiente International Genetically Engineered Machine (iGEM), que fue creciendo con los años hasta llegar en 2016 a 300 equipos de 42 países, con más de 5.000 participantes.

Los alumnos navarros, cuya participación en el iGEM forma parte de las actividades del programa STEM del Gobierno Foral y el Planetario de Pamplona, contarán con el asesoramiento del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en las instalaciones del Instituto de Agrobiotecnología (IdAB) de Pamplona.

Su trabajo, ha explicado a Efe Javier Pozueta, doctor del CSIC, se basará en la "arabidopsis thaliana", una planta herbácea de la que se ha descifrado todo su código genético y que es conocida como el "ratón de laboratorio" de la botánica. Se trata de una planta pequeña, con un ciclo de vida muy corto, que es muy fácil de manipular genéticamente y de la que hay colecciones disponibles de cualquier mutación de sus genes esenciales.

Pozueta ha destacado que, en este momento, emular al protagonista de "The Martian" es "prácticamente imposible", pero ha reconocido que, "si la humanidad quiere colonizar otros planetas o satélites, debe de plantearse, en situaciones de confinamiento, poder cultivar las plantas con las que va a alimentarse".

El objetivo es que trabajos como el que se va a desarrollar con la "arabidopsis" puedan aplicarse después a cultivos como la patata, el maíz o el trigo, para dar paso de esta forma a una auténtica "agricultura espacial".

En ese sentido, ha calificado como "un hito" el experimento de China de hacer brotar una semilla de algodón a bordo de la sonda lunar Chang'e, aunque, "cuando llegaron a la parte más complicada, que es que ese embrión se desarrolle, es donde no tuvieron éxito. Eso marca el siguiente objetivo".

El investigador del CSIC Javier Pozueta muestra una bandeja con varias plantas de "Arabidopsis Thaliana" con la que un grupo de estudiantes navarros van a estudiar junto a científicos del CSIC la forma de conseguir cultivos que crezcan en las adversas condiciones de Marte.EFE/ JESÚS DIGES

La también doctora del CSIC Edurne Baroja ha comentado que, a la hora de planear el cultivo de una planta en Marte, hay que tener en cuenta que el planeta rojo es muy diferente a la Tierra en parámetros como la cantidad de luz del Sol que recibe, la acidez del suelo y la menor gravedad. Por ello, ha dicho, "queremos que el proyecto que los chicos desarrollen pueda tocar alguno de estos tres puntos o incluso los tres".

El trabajo, ha indicado, se basará en la biología sintética, que "en el fondo es modificar el genoma de una planta", pero "siempre utilizando genes que la propia planta tiene; en ningún momento se pretende crear plantas aberrantes o que sean dañinas".

Baroja ha confiado en que el estudio con la "arabidopsis" se pueda extrapolar después a otras plantas de interés como la patata, ya que este tubérculo "sería una importante base de alimentación en el espacio en el futuro".

Planeta STEM, ha señalado a Efe la coordinadora de este proyecto, Karmele Gómez, es un programa del Planetario de Pamplona y los departamentos de Desarrollo Económico y de Educación del Gobierno de Navarra para promocionar las disciplinas STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés) y a su vez fomentar las vocaciones escolares en esas áreas, con especial foco en la población femenina.

Los investigadores Paco Muñoz y Karmele Gómez, observan en el interior de una cámara de crecimiento Fitotrón, varias plantas de "Arabidopsis Thaliana" en diferentes fases de crecimiento.EFE/ JESÚS DIGES


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El futuro de la "agricultura marciana" está en manos de un proyecto elaborado por estudiantes navarros