• lunes, 24 de enero de 2022
  • Actualizado 08:20

 

 
 

SOCIEDAD

Alertan en Navarra de falsos "auxiliares de podólogos" que carecen de titulación reglada

La institución colegial navarra recomienda a los pacientes que comprueben que son atendidos por profesionales de la Podología colegiados mediante la solicitud del número de colegiación.

Tratamiento médico en los pies de un paciente. EFE.
Tratamiento médico en los pies de un paciente. EFE.

El Colegio Oficial de Podólogos de Navarra alerta a la población y a las instituciones de que ha detectado la posible prestación de servicios de podología por personas que carecen de la debida cualificación. Han llegado al Colegio de Podólogos varias notificaciones de actuaciones de “auxiliares de Podología”, lo que implicaría un caso flagrante de intrusismo profesional.

La formación de Auxiliar de Podología es una formación no reglada y su ámbito de actuación está al margen de cualquier acto sanitario. Dentro de las titulaciones regladas, no existe ninguna específica de Auxiliar de Podología que sea válida para asistir al podólogo. Desde esta perspectiva, el Colegio de Navarra manifiesta su enorme preocupación y se ve obligado a informar a la población usuaria de estos servicios para que mantengan las precauciones necesarias.

El servicio de Podología es “exclusivo” de la titulación universitaria de Diplomatura o Grado en Podología. Se recomienda siempre a los pacientes que recurren a servicios de Podología que se aseguren de que la prestación del servicio está siendo realizada por personas con titulación universitaria de Diplomatura o Grado en Podología, mediante la comprobación del número de colegiación del profesional a quien se acude.

El profesional de la Podología es el único especialista cualificado para manipular el pie en todos los aspectos. Son las personas con titulación universitaria de Diplomatura o Grado en Podología quienes pueden realizar quiropodias y utilizar utensilios cortantes como bisturís o gubias, por ejemplo, para el tratamiento de uñas encarnadas, durezas o callos. Estos tratamientos exceden la mera higiene o estética del pie y suponen actos de cirugía menor, al exigir el empleo del bisturí u otro instrumental quirúrgico. Por tanto, siempre deben ser realizados por profesionales sanitarios, titulados y colegiados, para garantizar la seguridad del paciente y evitar efectos secundarios no deseados.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Alertan en Navarra de falsos "auxiliares de podólogos" que carecen de titulación reglada