PREMIUM  SOCIEDAD

Factura de infarto: un navarro obligado a pagar 600 euros por los SMS premium que llegaban a su móvil

Consumidores Irache advierte de este tipo de servicios que puede contratarse sin tener ni siquiera constancia de haber suscrito la confirmación.

Un hombre maneja su teléfono móvil. ARCHIVO
Un hombre maneja su teléfono móvil. ARCHIVO  

La Asociación de Consumidores de Navarra Irache ha alertado sobre los servicios Premium de mensajería, ya que, según ha indicado, continua recibiendo decenas de llamadas sobre facturas telefónicas abultadas por esos servicios, un problema que afecta especialmente a adolescentes y jóvenes.

El incremento de la factura mensual suele rondar los 30 euros si bien algunos clientes han llegado a recibir cargos que en la suma de varios recibos ascienden a 600 euros, según señala en un comunicado.

Se trata de unos servicios de tarificación adicional que se prestan a través de mensajes de texto y multimedia en las líneas móviles del teléfono y su precio es muy superior al de una llamada o un mensaje de texto y en algún caso puede superar los tres euros el minuto.

PROBLEMA SOBRE TODO EN JÓVENES Y ADOLESCENTES

Los servicios que se ofrecen suelen tener que ver con música, juegos, entretenimiento, supuestos regalos, aplicaciones o información y generalmente los afectados suelen ser en mayor medida adolescentes y jóvenes, aunque también hay casos de personas de edad más avanzada.

El problema, según Irache, es que la contratación se produce en ocasiones de forma irregular, el consumidor no sabe en qué consiste el servicio y, de hecho, muchos de los consumidores aseguran que no lo han contratado.

El consumidor puede contratar el servicio a través del teléfono móvil, mediante una fórmula concreta, pero otras muchas veces la contratación se produce al navegar en internet y pinchar, no siempre voluntariamente, anuncios publicitarios que aparecen páginas web y facilitar el número de teléfono.

En algunas modalidades, paga por el mensaje que envía y en otras comienza a recibir mensajes, sin saber que por cada uno que recibe le están cobrando un importe de un precio mayor al de cualquier mensaje ordinario. Si el consumidor deja pasar un tiempo porque no se da cuenta de estos cobros, la deuda puede crecer considerablemente. Como se ha explicado, un consumidor navarro que ha acudido a Irache ha tenido que pagar más de 600 euros por estos servicios.

 

DERECHO A NO PAGAR SI NO HABÍA DADO SU CONSENTIMIENTO

En esos casos, en principio, el consumidor tiene derecho a no pagar la parte de la factura que corresponde a los servicios Premium cuando no ha dado su consentimiento para la contratación y reclamar su anulación al proveedor del servicio.

Sin embargo, como todo el importe va en una misma factura, si el consumidor lo devuelve -aunque posteriormente pague lo correspondiente a las llamadas ordinarias- algunas operadoras entienden que hay un impago y cortan la línea. Además, según apunta, no siempre facilitan un número de cuenta u otra vía para pagar sólo lo correspondiente al servicio telefónico ordinario, por lo que el consumidor no puede ejercer su derecho.

Si un usuario no quiere saber nada de los servicios de tarificación adicional, debe comunicar a la operadora que quiere restringirlos, señala Irache, que indica que esta desconexión no puede suponer ningún coste para el usuario y el operador habrá de proceder a ejecutarla en el plazo de diez días desde la recepción de la comunicación del abonado.

Irache aconseja desconectar los servicios de tarificación adicional y revisar periódicamente las facturas telefónicas.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Factura de infarto: un navarro obligado a pagar 600 euros por los SMS premium que llegaban a su móvil