SOCIEDAD

La explicación de los radicales: "El dueño de un comercio no entendió cómo celebramos en Navarra los carnavales"

Una organización juvenil del Casco Antiguo avisa que no se quedarán parados: "Que tengan claro que el vecindario se defenderá ante cualquier ataque".

Disturbios en el Casco Antiguo de Pamplona protagonizados por jóvenes abertzales.
Disturbios en el Casco Antiguo de Pamplona protagonizados por jóvenes abertzales.

La actuación de los radicales abertzales que provocó que tres policías resultaran heridos durante los disturbios protagonizados este viernes por la noche en el Casco Antiguo de Pamplona ha contado con el apoyo este sábado de diversas asociaciones.

Por un lado, la Comisión de Fiestas del Casco Viejo de Pamplona ha guardado silencio sobre la violencia empleada por este grupo de jóvenes, mientras que ha criticado que la Policía Nacional actuara para impedir que más establecimientos sufrieran daños.

También desde un movimiento juvenil, Iruñeko Alde Zaharreko Gazte Mugimendua (AZGM), se ha protestado ante la respuesta de los agentes de la Policía Nacional, a la vez que se ha reclamado que sean expulsados del Casco Antiguo de la capital navarra.

A través de un comunicado, han tratado de camuflar el vandalismo de los jóvenes abertzales subrayando que es así cómo se celebran los carnavales en Navarra, como si la violencia demostrada por ese colectivo fuera una de las señas de identidad de todos los habitantes de la Comunidad foral.

"Durante el mediodía y la tarde de ayer, estuvimos disfrutando de un excelente ambiente festivo en las calles de lo viejo. Como todos los años, a las 19.30 horas, los jóvenes del barrio salimos vestidos de Moxaurre (personaje típico del carnaval rural) para jugar con los más txikis del barrio", reza su comunicado.

"Mientras los moxaurres se adentraban por nuestras calles (aquí ya el sujeto deja de incluir al redactor del texto), iban jugando con los más jóvenes, entrando también a los diferentes comercios, para anunciar la llegada del carnaval. Parece ser que un dueño de un comercio no entendió cómo son los carnavales navarros, chivándose y denunciándolos a la policía española", continúa el texto.

"ALGO SE ESTABA COCIENDO"

"Sin saber nada, los vecinos del barrio empezamos a sospechar de que algo se estaba cociendo -apuntan, reflejando el suspense que protagoniza esta gran historia-, ya que se empezó a notar una atosigante presencia policial. Las furgonetas antidisturbios empezaban a entrar por las entradas del barrio, sin tener en cuenta que niños disfrutaban de los carnavales".

En su particular versión, más cercana a un videojuego que a la realidad, "a partir de aquí comenzaron unos hechos, los cuales creemos que son de extrema gravedad. El más grave sucedió en la calle San Francisco, donde una furgoneta a gran velocidad arrolló a una joven vestida de moxaurre de 14 años a la que estaban persiguiendo por nuestras calles. La joven, una vez atropellada y herida, fue llevada a la comisaría de Chinchilla. Cuando los perros vieron la gravedad de la joven, no tuvieron otra que trasladarla de la comisaría al hospital".

No acaba ahí su historia, ya que apunta que "en otro lugar de nuestro vecindario, un grupo de jóvenes intentaron buscar refugio en un comercio mientras les perseguían los funcionarios españoles al grito de 'ahora somos nosotros los que vamos a pegaros'. Queremos destacar que los jóvenes a los que perseguían apenas tenían 14 años. Mientras esto sucedía, grupos de padres se acercaron a los funcionarios reclamando explicaciones. Ante eso, los perros no dudaron en sacar sus porras y agredirles".

Semejante relato que incita al odio y que esta plagado de bulos y difamaciones absurdas, hay que recordar que los radicales volcaron contenedores de vidrio y apedrearon la Jefatura Superior de la Policía Nacional con adoquines y ladrillos de las obras cercanas, dejando a tres policías heridos.

"UNA MARCHA IMPROVISADA"

Sin embargo, estas acciones fueron para este colectivo "una marcha improvisada", según definen. "Conforme las noticias de lo sucedido se iban extendiendo entre los vecinos, la frustración y el enfado fueron aumentado. Esto desembocó en una marcha improvisada por las calles del barrio al grito de 'policía asesina'. Cuando la marcha se fuer acercando al cuartel de la policía, sin ningún pudor, los funcionarios cargaron a pelotazo limpio contra la multitud, extendiéndose los altercados entre vecinos y policías por nuestras calles", destaca.

La conclusión de tal tergiversación de lo ocurrido deja una conclusión para este colectivo: "Estos casos cada vez nos dejan más claro que la policía tiene que quedarse fuera de nuestro barrio. Que tengan claro que el vecindario se defenderá ante cualquier ataque y que nosotros solos ya sabemos cuidarnos sin necesidad de policías extranjeras".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La explicación de los radicales: "El dueño de un comercio no entendió cómo celebramos en Navarra los carnavales"