PREMIUM  SOCIEDAD

¿Por qué existen los años bisiestos?

La respuesta a esta pregunta se encuentra en una operación matemática

Año bisiesto.
Año bisiesto.  

Cada cuatro años, el calendario gregoriano le da un día más al mes de febrero. Este es el caso del 2016, un año bisiesto que tiene 366 días en vez de 365 y al que Google le ha dedicado su 'doodle' este lunes. Pero, ¿por qué existen los años bisiestos? La respuesta a esta pregunta se encuentra en una operación matemática.

Según los cálculos, la Tierra rota 365,24219 veces durante una órbita completa alrededor del Sol, lo que tiene una duración de 365 días, cinco horas, 48 minutos y 56 segundos, no 365.

En base a esto, en el año 46 antes de Cristo, el emperador Julio César le encargó al astrónomo Sosígenes que ideara un calendario para Roma, apareciendo así el llamado año bisiesto.

En vez de repartir esas cinco horas anuales sobrantes, el calendario Juliano contaba 365 días durante tres años y al cuarto se recupera lo que falta, sumándole un día al mes de febrero, que pasaría a tener 29 en vez de 28.

Años más tarde, en 1582, el Papa Gregorio XIII lo reformó, quedando establecido que cada cuatro años se agregara un día a febrero, excepto en los fines de siglo que no fueran divisibles por 400.

Con esta medida se evita el desfase que produciría en las estaciones del año, lo que provocaría que, después de unos 700 años, en el hemisferio sur la Navidad tuviera lugar en mitad del invierno y viceversa.

No obstante, a pesar de la indiscutible utilidad del calendario gregoriano, no se trata de un buen año para los supersticiosos. Con la frase "año bisiesto, año funesto", hay quienes opinan que este periodo trae mala suerte, una teoría que apoyan con que fue en año bisiesto cuando se hundió el Titanic (1912), en el que comenzó la Guerra Civil española (1936) y en el que murieron asesinados Gandhi (1948), Martin Luther King (1968) y John Lennon (1980), entre otros.

Otras historias que rodean a esta fecha es que, hace tiempo, el 29 de febrero era el único día en que las mujeres podían pedir matrimonio. La tradición nació en la segunda mitad del siglo V, en Irlanda, cuando Santa Brígida se quejó ante San Patricio de que las mujeres no encontraban candidatos para casarse.

Como respuesta, San Patricio autorizó que las mujeres pidieran la mano, como excepción, en años bisiestos. En caso de rechazo, el hombre debía darle un vestido de seda y 12 pares de guantes para que la mujer escondiera con vergüenza su mano sin el anillo de compromiso. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
¿Por qué existen los años bisiestos?