SALUD

Navarra diseña los tres escenarios posibles que puede traer el Covid-19 a través del estudio de sus sanitarios

El programa SEPROSANA realizará más de 17.000 pruebas a profesionales sanitarios y sociosanitarios de la red pública y privada de la Comunidad foral.

Realización de test serológicos para sanitarios y sociosanitarios en REFENA. PABLO LASAOSA
Realización de test serológicos para sanitarios y sociosanitarios en REFENA. PABLO LASAOSA  

El Departamento de Salud ha comenzado esta semana un programa entre los más de 17.000 profesionales sanitarios y sociosanitarios de la red pública y privada de Navarra para comprobar su situación inmunológica frente al Covid-19 y detectar posibles infecciones asintomáticas de coronavirus en estos colectivos.

De los registrados por el momento en este programa, casi 11.000 pertenecen a la red sanitaria pública ( 9.050 son del Área de Salud de Pamplona, 1.250 de la de Tudela y 620 de la de Estella) y 2.400 a la red privada, cuyos centros se encargan de la recogida de muestras (con 2.000 profesionales de la Clínica Universidad de Navarra y 400 del Hospital San Juan de Dios).

La Clínica San Miguel, como ya ha sometido a pruebas diagnósticas a su personal, se incorporará a esta iniciativa en su segunda fase, prevista para después del verano.

Los 4.000 profesionales restantes son del ámbito residencial, ha informado el Gobierno de Navarra.

El programa, denominado SEPROSANA (Seroprevalencia de Profesionales Sanitarios y Sociosanitarios de Navarra) tiene como objetivo contribuir a mantener las organizaciones sanitarias y sociosanitarias como espacios seguros frente a la infección, al tiempo que sirva como medio para conocer la situación inmunológica de este personal, como colectivo cuya protección es esencial para el control de la pandemia.

Con esta iniciativa, mediante el conocimiento del nivel de seroprevalencia de estas y estos profesionales, se busca, además de obtener resultados epidemiológicos en una muestra de población que ha tenido una exposición significativa al virus, identificar a quienes hayan podido desarrollar anticuerpos sugestivos de inmunidad frente al Covid-19.

El objetivo del programa de cribado de anticuerpos entre los profesionales sanitarios y sociosanitarios de la red pública y privada de Navarra es tener una "foto" actualizada de la forma en que ha afectado el Covid-19 a este colectivo, también ante un posible rebrote de la pandemia.

Kiko Betelu, subdirector del Servicio de Urgencias de Navarra, ha señalado que este cribado permitirá obtener "una fotografía del momento actual, de esta primera crisis del Covid, que ya está muy controlada. Vamos a saber exactamente qué impacto ha tenido en los sanitarios y sociosanitarios".

Este mismo estudio, ha dicho, se va a repetir en septiembre y de esta forma se podrá conocer "el estado individual de cada sanitario y cada sociosanitario que se van a tener que enfrentar a un eventual segundo brote de la pandemia y, por lo tanto, tomar medidas incluso preventivas".

"Nos va a permitir tener una foto muy buena en septiembre de cómo están los profesionales, incluso para redistribuir sus puestos incluso en la siguiente eventual pandemia que no sabemos si vendrá o no vendrá", ha destacado.

Betelu ha explicado que, aunque no es experto en virología, se están barajando tres posibilidades: "que no pase gran cosa y sea un brote más parecido a cualquier otro virus", un segundo escenario intermedio en el que el COVID se sume a la gripe y "de alguna manera eso lo complique", o que "vuelva a pasar una cosa parecida" al primer brote, aunque "esperemos que no". 

Asimismo, el programa contempla un sistema de detección de infección activa en profesionales sin síntomas para, de este modo, disminuir el riesgo de transmisión en el entorno laboral y en el familiar y personal.

SEPROSANA está gestionado por el Servicio Navarro de Salud y su Servicio de Prevención de Riesgos Laborales, y se enmarca en una hoja de ruta más amplia del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra, que define la “apuesta estratégica” del Departamento de Salud para el diagnóstico precoz, el cribado y el seguimiento mediante PCR y otras técnicas a los grupos más expuestos o más vulnerables al Covid-19.

En el caso de las y los trabajadores del sistema sanitario público, la extracción de las muestras de sangre para el programa se realiza en las instalaciones de REFENA para los profesionales del Área de Pamplona, mientras que los de Estella y Tudela lo hacen en los hospitales García Orcoyen y Reina Sofía, respectivamente.

El procesado de las muestras se realiza en el laboratorio de Microbiología del Complejo Hospitalario de Navarra, a razón de entre 1.500 y 2.000 diarias.

Con la misma finalidad de proteger a las y los profesionales, hasta el momento, el Departamento de Salud ha realizado ya pruebas PCR a todo el personal del Servicio Navarro de Salud que ha presentado síntomas compatibles con el coronavirus y a sus contactos, plan que se mantendrá de manera paralela a SEPROSANA.

Además, se ha sometido a la misma prueba a todo el personal con riesgo de exposición por haber usado equipos de protección individual con algún tipo de alerta, o, de manera preventiva, a quienes pasaban de prestar servicio en una zona con pacientes de Covid-19 a otra en la que no había pacientes con esta patología.

En total, se han realizado 10.059 PCR a 7.626 profesionales del Servicio Navarro de Salud, de un total de 11.417 personas que componen la plantilla completa, lo que significa que, en algún momento, se ha comprobado el posible contacto con el coronavirus en dos terceras partes de las y los profesionales sanitarios públicos.

Asimismo, en el caso de profesionales sociosanitarios también se les ha realizado la prueba PCR a todo el personal que ha presentado síntomas, así como a quienes han sido considerados contacto estrecho de residentes con resultado positivo por Covid-19.

El programa SEPROSANA tiene dos fases establecidas, la primera de las cuales se desarrollará en junio, y la segunda, en otoño, y su contenido se adaptará a la situación epidemiológica del momento.

En concreto, en la primera fase, a cada profesional se le realizará un test serológico de detección de anticuerpos por la técnica ELISA, prueba de un elevado grado de fiabilidad, para conocer si se ha estado en contacto con el coronavirus y si se han desarrollado anticuerpos.

Esta prueba permite detectar los anticuerpos del coronavirus en sangre, tanto los de tipo IgM (los primeros en aparecer, y que pueden sugerir la presencia de infección activa), como los de tipo IgG (de aparición más tardía, y que se asocian al desarrollo de inmunidad).

Si el análisis de anticuerpos indica que la infección por coronavirus puede estar en una fase aguda en ese momento, se realizaría al profesional una prueba de PCR para confirmación, con lo que se obtendría una visión fidedigna de la prevalencia del virus entre el personal sanitario y sociosanitario, al tiempo que se realiza una utilización eficiente de las herramientas diagnósticas.

En este sentido, las mismas fuentes señalan que el porcentaje de positivos sobre el total de PCR realizadas ha ido descendiendo drásticamente desde el pico de la pandemia, tanto entre la población general como en las pruebas realizadas a profesionales sanitarios.

Por ello, Departamento de Salud explica que en las actuales circunstancias una realización masiva de pruebas de PCR no proporcionaría en principio un resultado relevante desde el punto de vista de la incidencia epidemiológica. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Navarra diseña los tres escenarios posibles que puede traer el Covid-19 a través del estudio de sus sanitarios