SOCIEDAD

Unos 400 estudiantes navarros recorrerán los pasos de los presos fugados del Fuerte de San Cristóbal

Seguirán el recorrido portando dibujos y mensajes que dejaron en las paredes de las celdas.

Escolares recorriendo la GR-225 en la actividad del año pasado. GOBIERNO DE NAVARRA
Escolares recorriendo la GR-225 en la actividad del año pasado. GOBIERNO DE NAVARRA  

Un año después de ponerlo en marcha con motivo del 80 aniversario de la Fuga del Fuerte de San Cristóbal, el Gobierno de Navarra continúa impulsando el Proyecto Ezkaba, incidiendo de manera especial en el trabajo en torno al Programa de Escuelas con Memoria y dando pasos que avancen hacia la consideración del penal como un lugar de memoria.

El Gobierno de Navarra quiere impulsar una nueva iniciativa que contribuya a la conservación y divulgación de las inscripciones que los presos dejaron grabadas en las paredes de sus celdas.

Se trata, de un elemento de gran valor memorialista e histórico que se está viendo afectado por el paso del tiempo y algunos actos vandálicos.

Como manera de dar a conocer aquella realidad, de recuperar la memoria de aquellas personas, de reparar a sus familias y de trasladar un mensaje de paz y convivencia a nuestra sociedad, el Instituto Navarro de la Memoria está trabajando en la posibilidad de digitalizar y recrear en 3D los espacios donde se ubican estas inscripciones, de modo que se puedan conservar como parte del patrimonio de la memoria.

En esta línea, las inscripciones estarán presentes en la nueva edición de “Las botellas de la libertad”, que este año se celebrará los días 10 y 11 de junio con 400 jóvenes de 9 centros educativos navarros que recorrerán la GR-225.

La actividad, que se llevó a cabo por primera vez el pasado año, caminará por la ruta de gran recorrido que sigue los pasos de los presos fugados del penal de San Cristóbal en su intento por alcanzar la frontera francesa y la libertad.

Durante los dos días de la actividad, el alumnado podrá conocer lo ocurrido de la mano de investigadores, familiares y personas ligadas a la memoria histórica, así como los valores naturalísticos de los paisajes que se atraviesan, en colaboración con el servicio de Guarderío de Medio Ambiente.

Junto al alumnado, participarán en la actividad también familiares de presos, que incorporarán mensajes o recuerdos de los fugados a las botellas, que portarán los alumnos y alumnas hasta Urepel.

Al final de cada etapa se realizarán dos breves actos en memoria de los fugados, en los que los y las alumnas expondrán los trabajos previos realizados en sus centros.

DIGITALIZACIÓN DE  INSCRIPCIONES

En “Las botellas de la libertad”, este año viajarán hasta Urepel también algunas de las inscripciones que los presos dejaron en las paredes de la prisión y que el Instituto Navarro de la Memoria quiere incorporar a su centro de documentación digital, con un doble objetivo.

En primer lugar, conservar una copia digital de un material de excepcional valor para un mejor conocimiento de las esperanzas, ilusiones y anhelos de los presos; y, en segundo lugar, para avanzar, gracias a las nuevas tecnologías, en la recreación en 3 dimensiones del lugar en el vivieron miles de presos en condiciones realmente duras de frío, hambre y enfermedades.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Unos 400 estudiantes navarros recorrerán los pasos de los presos fugados del Fuerte de San Cristóbal