SOCIEDAD

La travesía de un grupo de navarros por el desierto de Marruecos: así sembrarán de solidaridad sus asentamientos

Los jóvenes, de entre 21 y 23 años, acaban de lanzar una campaña para recoger material solidario y recaudación que les permita participar en un rally solidario internacional.

Daniel Pinilla, Santiago Guindano y Oier Belascoain, tres de los estudiantes navarros del equipo Bull Desert Team que van a participar en el rally solidario Uniraid en Marruecos. CEDIDA
Daniel Pinilla, Santiago Guindano y Oier Belascoain, tres de los estudiantes navarros del equipo Bull Desert Team que van a participar en el rally solidario Uniraid en Marruecos. CEDIDA  

Son estudiantes, tienen entre 21 y 23 años y acaban de emprender la que puede ser la aventura de sus vidas: atravesar el desierto de Erg Chebbi siguiendo las antiguas rutas del París-Dakar para ayudar en las aldeas más necesitadas y sembrar las dunas con decenas de kilos de material solidario.

Santiago Guindano, Daniel Pinilla, Oier Belascoain y Roberto Arana conforman el equipo 'Bull Desert Team' para participar en la próxima edición del rally solidario Uniraid, una prueba para estudiantes que se encuentra a medio camino entre la cooperación y el deporte automovilístico.

Estos cuatro navarros cumplen todos los requisitos para protagonizar esta hazaña: Guindano estudia Marketing y Finanzas en Foro Europeo; Pinilla está cursando Estructuras Metálicas en el Centro Integrado Politécnico Virgen del Camino; Belascoain y Arana son compañeros en el grado superior de Mecatrónica Industrial en el Instituto de Educación Secundaria y Formación Profesional Sierra de Leyre, en Lumbier; y los cuatro están deseando unir su pasión por el mundo del motor con su vocación altruista y solidaria.

“Me encantan los coches, me encanta la aventura y además puedo ayudar a la gente; es un gran reto para unir varias de mis pasiones”, reconoce Santiago Guindano. El joven considera que la experiencia les va a formar humanamente: “Vamos a aprender mucho de aquellas personas que viven con menos de la mitad de lo que nosotros necesitamos para vivir”.

Guindano cuenta cómo no se lo pensaron dos veces antes de lanzarse a la carrera por cruzar el desierto de Marruecos ayudando a sus habitantes. “Vi a un amigo que había subido una foto en Instagram encima de un coche viejo en medio del desierto, estaba etiquetado Uniraid y en cuanto leí lo que era no tuvimos ni que pensarlo”, explica.

MATERIAL SOLIDARIO, DESDE NAVARRA HASTA MARRUECOS

El rally fomenta la solidaridad y por tanto es condición obligatoria para todos los equipos transportar en cada coche al menos 30 kilos de material para donar a a los habitantes de las zonas más aisladas y desfavorecidas del desierto de Erg Chebbi. Los aventureros navarros suben su apuesta y quieren llevar 100 kilos de material solidario en cada uno de los dos coches con los que van a competir.

“Ya hemos conseguido que una empresa nos done ordenadores antiguos que vamos a formatear para que puedan ser reutilizados y otra compañía nos va a dar ropa”, relatan ilusionados los integrantes del Bull Desert Team. Los jóvenes apelan a la colaboración ciudadana para seguir su recogida de enseres para repartir en el desierto y aceptan cualquier donación: “Necesitamos material higiénico, equipación escolar..., pero todo lo que puedan darnos será bienvenido”.

Además tienen la posibilidad de poner en práctica un proyecto personal durante el rally ejecutando acciones que mejoren las condiciones de vida de los habitantes de estas aldeas y asentamientos.

Los navarros quieren aprovechar su conocimiento técnico y están trabajando sobre el proyecto de construcción de refugios para las tormentas de arena. Tal y como explican, su idea pasa para obtener luz aprovechando la energía solar y conseguir una renovación del aire ambiente dentro de los refugios.

"AYÚDANOS A AYUDAR"

Los cuatro aventureros saben que su proyecto es complicado por la dureza del rally y también por el desafío de conseguir todo el material solidario y los 8.000 euros que necesitan para afrontar económicamente los gastos de la creación de su propio equipo. Por eso acaban de lanzar una campaña para que la sociedad navarra, tanto a nivel personal como empresarial, les “ayude a ayudar”.

Llegar a la línea de salida del próximo 24 de febrero de 2018, cuando comienza la nueva edición de Uniraid, ya es un reto en sí mismo. La carrera requiere que los coches participantes tengan más de 20 años de antigüedad, por lo que el primer gasto al que han hecho frente desde el Bull Desert Team es la compra de sus vehículos, un Peugeot 205 y un Seat Ibiza.

El siguiente desembolso ha sido preparar estas dos antiguallas para que puedan afrontar un viaje desde Pamplona hasta Tánger, donde comenzará la travesía de siete días por carreteras de montaña, pistas y dunas del desierto marroquí. Los recambios, las homologaciones, la documentación y seguros de los vehículos..., de momento el desafío económico es mayúsculo y han conseguido recaudar 500 de los 8.000 euros en los que han presupuestado la aventura.

Para lograr el resto de financiación, la idea de estos estudiantes es organizar una serie de eventos que puedan interesar a las empresas y a la ciudadanía de Navarra y sirva para que, a base de pequeños apoyos, reúnan lo necesario.

LA SOLIDARIDAD NAVARRA POR BANDERA

Su acto de presentación tuvo lugar hace escasas semanas en el Castillo de Javier, precisamente uno de los lugares más reconocidos de Navarra por la historia del santo que dejó toda su acomodada vida para predicar la pasión por Dios y la ayuda a los demás en los lugares más recónditos del planeta.

Cobijados por los muros del icónico escenario, el Bull Desert Team se alió con Hero Rallys, una marcha de vehículos clásicos deportivos que está viajando desde Londres a Lisboa. La concentración de coches sirvió para que los estudiantes pudiesen mostrar su proyecto a los aficionados al sector automovilístico.

La idea es expandir su aventura y conseguir más cómplices. Los cuatro amigos están trabajando para organizar charlas sobre solidaridad, deporte y emprendimiento en la que dar a conocer su experiencia en primera persona.

También cuentan con la inestimable colaboración del pamplonés Adrián García, uno de los ganadores de la última edición de Uniraid. El cantante navarro Paul Alone, famoso por su participación en el talent show de Telecinco 'La voz', es otra de las figuras que ha querido prestar su imagen para colaborar con los aventureros.

A nivel institucional y empresarial, Bull Desert Team ya cuenta con el apoyo de E. Leclerc Pamplona, CrossAudio, VideoRec, Mayo Innotec, Hoteles Zenit, Ayuntamiento de Javier, MagiaSport, Hotel Xabier o Bit FM. Y han abierto sus canales en internet, tanto su cuenta en Facebook como su cuenta en Instagram además del teléfono móvil 690 171 430, para todas aquellas personas o empresas que se sumen a su campaña.

TRAVESÍA EN EL DESIERTO AYUDADOS ÚNICAMENTE POR UN MAPA Y UNA BRÚJULA

La dificultad de un rally como Uniraid se basa en superar siete etapas con un coche de más de 20 años entre Tánger y Marrakech, atravesando el desierto de Erg Chebbi y siguiendo parte de las rutas del antiguo París-Dakar, utilizando para ello sólo un roadbook, una brújula y un mapa, pero sin ningún dispositivo GPS ni accesorios electrónicos.

Para evitar los saqueos en medio del desierto y cualquier problema de seguridad, todos los equipos están geolocalizados por señal de GPS.

El ganador no será el más rápido. En la clasificación final se valora el kilometraje recorrido, tratando de que cada equipo se ajuste a la ruta marcada en cada mapa, las pruebas de destreza y exámenes que deberán realizar en cada etapa y sobre todo el cumplimiento de su deber solidario con las gentes del desierto.

Los cuatro estudiantes que acaban de formar el equipo Bull Desert Team confían en poder cumplir su sueño y hacer realidad esta aventura con la que, ganen o pierdan, aprenderán una gran lección de vida.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La travesía de un grupo de navarros por el desierto de Marruecos: así sembrarán de solidaridad sus asentamientos