SOCIEDAD

El estrés en el trabajo dobla el riesgo de sufrir un ictus: ADACEN amplía sus servicios y enseña a las empresas cómo combatirlo

Los trabajadores en puestos con mucha presión y en los que se dan situaciones poco predecibles tienen hasta un 58 % más de posibilidades de sufrir ictus.

Para las empresas, el ictus supone también un coste muy elevado en términos de bajas laborales. EFE/Miguel Rajmil
Para las empresas, el ictus supone también un coste muy elevado en términos de bajas laborales. EFE/Miguel Rajmil  

La Asociación de Daño Cerebral de Navarra (Adacen) ha puesto en marcha este año una iniciativa para intentar reducir la incidencia del ictus en el ámbito laboral mediante la prevención y el conocimiento de esta enfermedad.

Para ello ofrece charlas, talleres de gestión del estrés, mindfulness, reordenación postural, fisioterapia, cursos de formación para trabajadoras, y asesoramiento a las empresas en la adaptación de los puestos de trabajo.

Todas estas acciones se enmarcan en el ámbito de la "Responsabilidad Social Corporativa", y en los próximos meses Adacen presentará un nuevo proyecto en este campo que quiere impulsar a nivel nacional y para cuya financiación ha iniciado una campaña de captación de fondos.

La iniciativa cuenta con el reconocimiento de entidad beneficiaria del régimen de Mecenazgo Social, que ofrece beneficios fiscales, y el sello de Fundación Lealtad, sobre el correcto destino de las donaciones.

Según precisa Adacen en un comunicado, el coste personal, social y laboral del ictus supone el 6 % del gasto sanitario público de España y es la primera causa de discapacidad en el adulto, con un elevado coste para el sistema nacional de pensiones.

El estrés laboral aumenta el riesgo de sufrir isquemia cerebral, una enfermedad que cada vez más sentencias reconocen como "accidente laboral", y los "infartos y derrames cerebrales son, según un estudio desarrollado en 2016 por UGT, la primera causa de muerte en el trabajo", el 51,33 % del total en los seis primeros del pasado año.

Adacen apunta que para las empresas el ictus supone también un coste muy elevado en términos de bajas laborales, adaptaciones de puestos de trabajo, indemnizaciones o rotaciones.

Y en este sentido puntualiza que los trabajadores en puestos con mucha presión y en los que se dan situaciones poco predecibles tienen hasta un 58 % más de posibilidades de sufrir ictus según la academia Americana de Neurología.

Los datos que maneja Adacen reflejan que cada año se producen en España 130.000 casos nuevos de accidentes cerebrovasculares causando la muerte en un 30 % de ellos y una discapacidad grave en otro 40 %, lo que en muchas ocasiones impide regresar al puesto de trabajo o se requieren importantes adaptaciones para hacerlo.

Adacen destaca además que diversos estudios señalan que más del 60 % de la población no es capaz de identificar los síntomas de esta enfermedad y menos de la mitad acudiría al hospital si se encontrase en una de estas situaciones.

Con base en este conjunto de datos, Adacen ha decidido este año impulsar nuevas acciones y servicios para las empresas a fin de impulsar hábitos de vida saludables, e informar sobre cómo prevenir el ictus, cómo detectarlo y cómo actuar llegado el caso. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El estrés en el trabajo dobla el riesgo de sufrir un ictus: ADACEN amplía sus servicios y enseña a las empresas cómo combatirlo