PREMIUM  SOCIEDAD

El establecimiento que ha abierto su segunda tienda en Pamplona: "Conviven el helado y el turrón"

Esta heladería-turronería de Primitivo Rovira e Hijos se ha sumado a la que ya tenían en la Plaza del Castillo. 

Beatriz Rovira e Ignacio Iborra en la nueva heladería turronería de la calle Tafalla. FOTO HUALDE STUDIO
Beatriz Rovira e Ignacio Iborra en la nueva heladería turronería de la calle Tafalla. FOTO HUALDE STUDIO  

Ante la ola de calor que se avecina en los próximos días, una buena opción para afrontar las altas temperaturas veraniegas es refrescarse con un helado, una horchata o un granizado. 

Desde hace unos meses, el centro de Pamplona cuenta con una nueva heladería (y turronería) en la calle Tafalla, junto a Carlos III. Primitivo Rovira e Hijos abrieron las pasadas Navidades su segunda tienda de este tipo en Pamplona después del éxito de la de la Plaza del Castillo.

Beatriz Rovira y su hermano Primitivo son la sexta generación de la familia, que ya comenzó a fabricar turrón en Jijona en 1850, y ahora han ampliado su negocio en Pamplona para seguir endulzando el paladar de los navarros con helados y turrones, pero también con sus artesanales horchatas, granizados y gofres. 

Beatriz Rovira ha explicado en declaraciones a Navarra.com que están "contentos con la acogida porque han conseguido tener un espacio en el que convive el helado y el turrón".

Mientras que en la Plaza del Castillo se ven  "obligados en invierno a hacer un cambio completo de tienda de helado y turrón, en la de la calle Tafalla pueden convivir los dos espacios, además de una cafetería donde se ofrecen desayunos y meriendas", ha contado. 

Otra de las novedades de esta céntrica tienda es que han apostado "por tener un obrador a la vista en la que se ve cómo se elaboran artesanalmente la horchata, los granizados y los helados". La-heladería-turronería-de-Primitivo-Rovira-e-Hijos.-FOTO-HUALDE-STUDIO-2

La heladería-turronería de los hermanos Rovira en la calle Tafalla. FOTO: HUALDE STUDIO

Rovira ha asegurado que "es tan importante la temporada del helado como la del turrón, aunque está esté más concentrada en el tiempo y la del helado sea más larga".

Además, ha añadido que "aunque haga frío, cada vez se vende más helado, si bien también es cierto que la venta de turrón no para en verano ya que los extranjeros que vienen a Pamplona quieren probarlo". 

Como no podía ser de otra manera, el helado que les distingue "es un helado de turrón con trocitos de Jijona, que es el que más éxito tiene". Otro de los productos que más venden es la horchata artesana, que suelen acompañar con los clásicos "fartons" valencianos. 

Los precios de los helados varían entre los 2,10 del tamaño pequeño a los 2,90 del grande y la tienda de la calle Tafalla abre entre 9 de la mañana y 9 de la noche. 

LA SEXTA GENERACIÓN

La Fábrica Primitivo Rovira e Hijos es la fábrica artesanal más antigua de Jijona desde su fundación en 1850 y ha ido pasando de generación en generación hasta Primitivo Rovira y su hermana Beatriz. 

Beatriz Rovira ha explicado que su padre "se iba todos años de septiembre a enero a vivir en Jijona para hacer el turrón" y que hace unos años su marido y ella vivían "la mitad del año aquí y la otra mitad allí".

Ahora es su hermano el que dirige la fabricación de turrón en Jijona y Beatriz la que se dedica a la venta del producto en Pamplona junto a su madre y a su marido. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El establecimiento que ha abierto su segunda tienda en Pamplona: "Conviven el helado y el turrón"