SOCIEDAD

Nace en San Jorge la Escuela de Jotas Manuel Turrillas, un lugar para disfrutar y llevar la jota a lo más alto

Al frente del centro está el jotero pamplonés Josu Hernández, que contará en las clases con la ayuda de Josu Martínez y Víctor Castillo.

Escuela de jotas Manuel Turrilas de San Jorge, con Andrés Martínez, Josu Martínez, Víctor Castillo y Josu Hernández. CEDIDA
Escuela de jotas Manuel Turrilas de San Jorge, con Andrés Martínez, Josu Martínez, Víctor Castillo y Josu Hernández. CEDIDA  

Este lunes día 18 arranca en el barrio pamplonés de San Jorge una iniciativa para realzar la música navarra, particularmente, la jota, de la mano de Josu Hernández Asurmendi, pamplonés de 35 años y que lleva 20 dedicado a este mundo.

Precisamente, esa es la situación que ha motivado, a modo de efeméride, que este jotero se haya lanzado a crear la Escuela de jotas Manuel Turrilas de Pamplona, cuyos ensayos se desarrollarán en el Civivox de San Jorge los lunes, entre las 19.30 y las 21.30 horas.

Hernández ve que sus 20 años como jotero suponen "una edad madura", por lo que ha visto que la apuesta por esta escuela puede ser "como un colofón en su carrera". Una trayectoria que sigue muy viva, ya que este mismo año estará presentando su último disco, Acariciando fronteras, que vio la luz en diciembre del 2018.

Como director de la escuela, explica que escogió el nombre del maestro Turrillas porque, bajo su punto de pista, "es el mayor compositor que hemos tenido en Navarra". "Respetando, eso sí, a grandísimos compositores, como Lizarraga, Ordóñez, Martínez de Funes, Menéndez o Madurga, que sin lugar a duda han echo mucho por nuestro folclore", apunta.

"Pero sin el maestro Turrillas -continúa- no habría melodías para los Sanfermines. Además, tiene compuestos casi todos los himnos de las peñas, como Aldapa, Oberena, La Única, El Bullicio Pamplonés, etc... Y también compuso numerosas jotas, tanto para voz como para instrumento, y diversos pasacalles y estampas, como Sabor Navarro, Navarra Canta o Aúpa la jota. Aunque lo que quizás le dio mas reconocimiento fue componer el himno de Osasuna que grabaron Los Iruñako en 1959 y que durante tanto tiempo hemos paseado numerosos grupos joteros por todos los escenarios donde hemos estado cantando y representando a nuestra querida Navarra".

Con el nombre de Manuel Turrillas por bandera, Hernández desea resaltar un género musical que, tal vez por ser de casa, en ocasiones se encuentra más olvidado, arrinconado en un cajón. Por ello, tratará de que la escuela participe en todos los actos que sea posible dentro del barrio y, en general, en la capital navarra.

DOS FESTIVALES AL AÑO

"Me gustaría hacer una misa navarra en la iglesia de San Jorge y preparar dos festivales al año en el salón de actos del Civivox. Uno, para fiestas de San Jorge en abril, para que la jota tenga también su hueco, ya que la comisión de fiestas programa un montón de iniciativas, salvo la jota. Y el otro, de cara a las Navidades, para preparar un festival de variedades con diferentes agrupaciones", manifiesta.

No obstante, eso llegará poco a poco, ya que ahora lo importante es ir ganando adeptos y futuros alumnos. Este lunes comenzarán ya cuatro, con edades bastante dispares, ya que la más joven es una mujer veinteañera y el más mayor tiene 75 años.

Para ayudar a Hernández estarán dos personas. Por un lado, Josu Martínez Osés, profesor de canto, director de corales, compositor, arreglista y jotero durante muchos años con el grupo Los Requinto, con el acompañamiento de su padre, el compositor funesino Jesús Martínez de Funes. Él se encargará de impartir las clases de respiración y de técnica vocal. El otro apoyo será Víctor Castillo, veterano acordeonista, músico y arreglista, que llevará el peso del acompañamiento musical. Hernández completará la terna con la labor de ensayar las jotas, ajustar los tonos, acometer las correcciones y preparar los repertorios que se empleen en las posibles salidas que se realicen.

De hecho, aun sin haber echado a andar, la escuela Manuel Turrrillas ya ha recibido la invitación para participar en el festival de las escuelas de jota de Careita, aunque Hernández prefiere ser prudente y no adelantar los acontecimientos. "Lo primero es comenzar, hacer un pequeño grupo, ir completando el repertorio... Como esa cita es en abril, ya veremos entonces si estamos listos y que ese sea nuestro estreno oficial", aclara.

UN GRAN RETO

Para Hernández, la apertura de este centro ha supuesto un gran reto: "Me han animado mucho los amigos y conocidos, y al final me he decidido precisamente por cumplir los 20 años en la profesión. Me he propuesto como objetivo que los alumnos se sientan cómodos, ya que es importante que se cree un buen ambiente, en el que nadie sea más que nadie. Está claro que aquí vendremos a ensayar y a trabajar con seriedad, pero no podemos dejar de lado el factor humano. Estoy convencido de que se rinde mucho mejor en un ambiente distendido", relata.

En cuanto al repertorio, como no podía ser de otra manera, se prepararán temas del maestro Turrillas. Se cantarán estampas, pasacalles, auroras y algunas de las canciones de las peñas de San Fermín.

Todo aquel interesado en formar parte de esta escuela y ayudar a que la jota crezca en su tierra, puede ponerse en contacto con sus representantes a través del teléfono 697762414. Le esperan jornadas de alegría y diversión en las que llevar a este género musical a la posición que le corresponde en Navarra.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Nace en San Jorge la Escuela de Jotas Manuel Turrillas, un lugar para disfrutar y llevar la jota a lo más alto