PREMIUM  EDUCACIÓN

Carlos Gimeno promete que no habrá imposiciones con el euskera ni se abrirán "artificialmente" unidades del modelo D

El consejero de Educación aboga por una nueva normativa para el PAI, aunque reconoce que los centros tenían libertad para irse y no se ha ido nadie, sino que han entrado seis.

El nuevo consejero de Educación del Gobierno de Navarra, Carlos Gimeno. EFE/Iñaki Porto
El nuevo consejero de Educación del Gobierno de Navarra, Carlos Gimeno. EFE/Iñaki Porto  

El nuevo consejero de Educación del Gobierno de Navarra, Carlos Gimeno, afronta el arranque de la legislatura "con ilusión" y con el deseo de dar "estabilidad" al sistema educativo navarro, donde pretende conseguir una escuela pública "de excelencia" para alumnos y docentes, y de "referencia" para la equidad y la igualdad de oportunidades.

Así lo ha señalado Gimeno (San Adrián, 1965) en una entrevista en la que ha reconocido estar en un momento "muy ilusionante", porque el inicio del curso escolar pone a prueba el engranaje de la maquinaria del departamento, al que llega desde su mismo seno, ya que desde 1991 ha desarrollado funciones en la Administración foral y en varios centros educativos públicos, labor que ha compaginado con su militancia y responsabilidades derivadas en el PSN.

Consciente de que el de Educación es un departamento que afecta a buena parte de la población navarra por los servicios que presta, pero también a numerosos trabajadores a él adscrito, el consejero valora el "alto nivel técnico" que posee esta área y la "comunidad plural y muy diversa" a la que sus decisiones afectan.

Por ello, avanza su intención de plantear "un proyecto educativo amplio, plural, que tenga una base fundamental en la escuela pública de excelencia, que a su vez sea la referencia para la equidad y para la igualdad de oportunidades".

"No vamos a establecer proyectos estrechos ni singulares concretos", advierte, consciente, además, de que se debe a un pacto programático firmado por PSN, Geroa Bai, Podemos e I-E, en el que asegura sentirse "muy cómodo". "Me reconozco en la mayoría del acuerdo, que es valiente, progresista y respetuoso", indica.

Fruto en parte de esa pluralidad sobre la que se asienta el programa, Gimeno expone su vocación de "colaborar" con "todos" los grupos parlamentarios para alcanzar un Pacto Social y Político por la Educación en Navarra, que tenga en cuenta singularidades navarras, como la convivencia de las escuelas pública y concertada, sus necesidades en infraestructuras o la existencia de dos lenguas propias.

UNA GESTIÓN "MAS PARTICIPADA"

También en el plano interno del departamento aboga por una gestión "más participada y compartida", que escuche a los profesionales de la casa y en la que, "en la medida de lo posible, permita conjugar las ideas políticas que tenemos con las necesidades educativas de los diferentes colectivos y entidades", como ya lo es su apuesta por el aumento de la plantilla orgánica.

En cualquier caso, insiste el consejero en que la "estabilidad" del sistema educativo navarro es uno de los anhelos que persigue, y que solo con ella se podrá avanzar en otros objetivos tan definidos como "la igualdad de oportunidades, la atención a la diversidad, la inclusión, la equidad o la coeducación".

Para conseguirla ya se han tomado medidas, asegura, tras señalar expresamente la creación de una dirección general de Recursos Educativos, y tras destacar que esa estabilidad descansa en buena medida en la "seguridad jurídica" con la que se deben tomar las decisiones, junto al "consenso y los acuerdos parlamentarios".

Así, atribuye en buena medida a la "desorganización, falta de criterios y exceso de errores" lo ocurrido en la anterior legislatura en el departamento de Educación, donde diversas dimisiones, incluida la del propio consejero, o la judicialización de varios asuntos, marcaron la gestión.

EL FIN DE 'LA CASA DE LOS LÍOS'

El nombramiento de una secretaría técnica, de una nueva estructura y diseño de trabajo pretende "acabar" con la que muchos llamaron "casa de los líos" y conseguir que "todo vaya encajando de forma más coordinada. La idea es que vayamos anticipados cinco meses a las coyunturas administrativas", porque "el sistema educativo necesita estabilidad, tranquilidad. El profesorado tiene que estar a lo que está", insiste.

Preguntado por algunos de los programas que han suscitado la discrepancia, advierte de que el Programa de Aprendizaje en Inglés (PAI) "para mí tiene un error, el de que se ha hecho una normativa antes de una evaluación", por lo que aboga por sostenerlo sobre otra normativa ajustada a su realidad, que sin embargo reconoce que es aceptada, de forma que "los centros pueden salir del PAI y no se ha ido nadie: Han entrado seis".

El nuevo consejero de Educación, Carlos Gimeno, en un instante de la entrevista. EFE

Por otro lado, fruto de su posición consensuada, advierte de que su intención "clara y decidida" sería la de reducir las horas lectivas de Religión "al mínimo que marca la ley", si bien "la realidad hay que pactarla y acordarla", señala, tras apuntar también que su intención es "revisar" los conciertos con centros.

Así, defiende "una única red sostenida con fondos públicos. Unos son centros públicos y otros, de titularidad privada, con los mismos derechos, pero con las mismas obligaciones todos", dice, tras reconocer que la realidad hoy en Navarra es que el 64,4% del alumnado no universitario está matriculado en la red pública y el 35,6%, en la concertada privada.

JUSTICIA SOCIAL

Al respecto, se muestra muy firme en trabajar por una "distribución equilibrada del alumnado desfavorecido" y por reducir la tasa de concentración en "determinados centros y determinados modelos", defiende, tras subrayar que hoy la ley "no se cumple" y abogar por un equilibrio "por motivos pedagógicos y de justicia social".

Defensor del programa de coeducación Skolae, también avisa de la necesidad de su igual implantación en ambas redes, buscando "una coeducación lo más temprana posible ajustada a los niveles evolutivos que tiene el alumnado", porque "ese tipo de educación no puede depender de las fuentes informales" y sí contar con "información veraz, de profesionales, homologada y adecuada".

Gimeno también se muestra templado en cuanto al euskera, donde advierte de que "no se va a hacer un revisionismo" de lo ejecutado, más aún cuando se debe a un acuerdo programático con Geroa Bai como socio, aunque sí es firme en asegurar que se "respetará la decisión de las familias, que no se va a imponer nada", ni tampoco se abrirán "artificialmente" unidades de modelo D con menos de ocho alumnos.

En cualquier caso, reivindica el papel del PSN en el pasado reciente, porque con su voto facilitó que hoy se pueda estudiar en el modelo D en cualquier zona de Navarra, no solo en la vascófona, aunque "con eficacia, eficiencia y principios educativos", así que "lecciones al PSN, ninguna".

SUMAR APOYOS

Con todo, es consciente de la minoría del cuatripartito en el Parlamento (con 23 votos frente a los 20 de Navarra Suma y los 7 de EH Bildu) y de la necesidad de sumar apoyos en el día a día, aunque advierte de que "trabajar por una escuela pública de excelencia, por la estabilidad del profesorado y la distribución del alumnado, es un objetivo absolutamente transversal y común. En ese espacio político y de encuentro esperamos a todo el mundo".

En cuanto a la andadura que ahora comienza, en la que reconoce que habrá "contestación" pese a su interés en "consensuar y negociar", se sitúa en el horizonte de cuatro años, en un final de legislatura al que le gustaría llegar con "una escuela pública de referencia" y con que la población percibiera como "justa, amplia y plural" su gestión.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Carlos Gimeno promete que no habrá imposiciones con el euskera ni se abrirán "artificialmente" unidades del modelo D