• jueves, 06 de mayo de 2021
  • Actualizado 06:09

 

 
 

SALUD

La enfermera que inyectó la primera vacuna en Navarra: "Éramos héroes, pero se han olvidado de nosotros"

Andrea Blanco Toni cierra un círculo al ser también la sanitaria que realizó la primera PCR positiva en Navarra.

Las primeras vacunas frente al coronavirus de Pfizer se han inyectado en Navarra en la residencia El Vergel de Pamplona. GN (2)
Las primeras vacunas frente al coronavirus de Pfizer se han inyectado en Navarra en la residencia El Vergel de Pamplona. GN (2)

Andrea Blanco Toni es la enfermera que inoculó la primera vacuna contra la Covid-19 en Navarra el pasado 27 de noviembre en la residencia El Vergel.

Un momento que ha calificado de "muy emocionante" en la primera jornada de vacunación a sanitarios celebrada esta tarde en Refena.

La vacuna que inoculó Blanco a Francisco Guerrero Cana sirve para cerrar el círculo que ella mismo comenzó al realizar la primera PCR positiva en la Comunidad foral, cuando aún se realizaban a domicilio, "hasta que se desmadró la situación".

"Ha sido muy emocionante. Han sido dos momentos completamente distintos, desde la incertidumbre y el miedo que tuvimos cuando nos tocó trasladar el primer positivo, a poner ahora la vacuna, que parece que es el principio del fin", ha expresado.

Blanco, de 26 años y natural de Pamplona, comenzó su contrato de trabajo el pasado 2 de marzo cuando aún ni siquiera se habían diagnosticado casos de Covid-19 en Navarra.

"Lo consulté con mis padres porque igual era meterme en la boca del lobo pero me decanté por el sí", ha explicado la pamplonesa, que ha realizado diferentes tareas, como PCR, refuerzos de rastreadores o test rápidos en función de las necesidades.

La enfermera ha admitido que con el primer positivo sintió miedo "porque no sabes qué tienes que hacer". "Por suerte la chica estuvo bien", ha añadido. 

Sobre si se pondría la vacuna, Blanco ha explicado que "en principio sí porque creo que es la solución para acabar con todo esto". "Cada uno es libre de hacer lo que quiera, pero si queremos acabar con todo esto, habría que vacunarse", ha dicho.

Desde que comenzara la pandemia, Blanco asegura haber tenido bastante carga de trabajo: "No es como en las urgencias de hospitales donde tengos amigos, pero hemos llegado a hacer 2.000 PCR diarias con el EPI y un calor terrible".

Sin embargo, lamenta que la percepción hacia los sanitarios haya cambiado en los últimos meses.

"Al principio éramos héroes pero se olvidó. La mayoría siguen tratándonos bien pero hemos tenido casos de gente que te falta el respeto por teléfono o cuando íbamos por los pueblos a hacer PCR que no nos trataran del todo bien".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La enfermera que inyectó la primera vacuna en Navarra: "Éramos héroes, pero se han olvidado de nosotros"