SALUD

Encarando la temporada de esquí: una mala preparación física eleva el riesgo de sufrir lesiones en los hombros

El doctor Bruguera, traumatólogo especialista en hombro del Hospital San Juan de Dios, revela que la mayoría de lesionados son hombres.

Doctor Juan Bruguera, especialista en medicina del hombro en el Hospital San Juan de Dios. CEDIDA
Doctor Juan Bruguera, especialista en medicina del hombro en el Hospital San Juan de Dios. CEDIDA  

Ante el inminente comienzo de la temporada de esquí, los profesionales sanitarios un llamamiento a la prevención para evitar comportamientos de riesgo que en el inicio de temporada se asocian, en muchos casos, a una inadecuada preparación. El Doctor Juan Bruguera, Cirujano Ortopédico y Traumatólogo en el Hospital San Juan de Dios de Pamplona, recuerda que “el esquí requiere un rendimiento físico importante y que, por tanto, el esquiador debe acudir a las pistas en unas condiciones de preparación física convenientes”.

El inicio de temporada suele suponer para muchos esquiadores “el paso de una evidente inactividad física, a la práctica de un deporte de riesgo moderado y físicamente exigente”.  El doctor también recuerda que “es importante conocer el estado de la nieve para evitar accidentes”.

En la práctica de este deporte de invierno, inevitablemente, se van a producir caídas pero sólo un bajo porcentaje de ellas requerirá una asistencia especializada: “Es el incidente más habitual, mucho más repetido que la colisión, por ejemplo, y es en la caída donde se produce el mayor número de lesiones de hombro”.

El doctor Bruguera, responsable de la Unidad de Hombro y Extremidad Superior del HSJD,  y especialista en este tipo de lesiones, ha repasado la casuística de esta Unidad en la atención y el tratamiento de las mismas, para indicar que “las lesiones del hombro son variadas” y existen factores que intervienen en ellas: ”La edad del esquiador influye en el tipo de lesión”. También apunta a que interviene incluso el género: ”La experiencia nos dice que los hombres atendidos fueron mucho más numerosos que las mujeres”.

Una revisión estadística de los últimos cinco años, ofrece los datos necesarios para saber que “las lesiones más frecuentes de hombro en la práctica del esquí, son las luxaciones con un 34,8%,  seguidas por las fracturas con un 29,2% de los pacientes atendidos”. Por su parte, “las roturas de manguito (tendones del hombro) son el 14,6% de las lesiones y las contusiones suman el otro 14,6% del total”. Respecto a la distribución por sexos, “el 77% de nuestros pacientes fueron hombres y un 23% mujeres”.

LAS LUXACIONES MÁS COMUNES

Existen dos tipos de lesiones por luxación. Las más frecuentes (26%  del total de casos) son las glenohumerales: perdida completa o parcial de la relación entre la cabeza del húmero y la  “glena” dónde se encaja. Este tipo de lesiones en pacientes mayores de 50 años suelen ir asociadas a roturas de manguito (tendones del hombro), situación más infrecuente en pacientes jóvenes. En cuanto al tratamiento, un 60% de todos los pacientes siguieron un tratamiento conservador (inmovilización con cabestrillo, y rehabilitación) y el 40% requirieron un tratamiento quirúrgico, mayoritariamente artroscópico.

Otro tipo de luxaciones,  son las que afectan al extremo de la clavícula  (articulación acromioclavicular) que suponen el 9% del total. Éstas se producen por una caída sobre el hombro, con el consiguiente desplazamiento de la clavícula.

CÓMO SE PRODUCEN LAS FRACTURAS EN EL HOMBRO

Las fracturas, afirma el especialista, “se pueden agrupar entre las que afectan a la cabeza del húmero (el 18% del total de pacientes) y las que afectan a la clavícula (el 10% del total). Las fracturas de la escápula (paletilla) únicamente supusieron el 1,2% de toda la casuística”.

En el primero de los casos, las más frecuentes fueron las fracturas de troquíter (zona donde se “agarran” los tendones) sin desplazamiento, que suponen un 14,6% del total. Suelen requerir tratamiento conservador mediante reposo y rehabilitación.  En caso de desplazamiento de la fractura, esto supone una cirugía para llevar al fragmento a su sitio y fijarlo.

Las fracturas de clavícula en el 90% fue mayoritariamente conservador excepto en algunos casos en donde existe un gran desplazamiento de los fragmentos.

ATENCIÓN EN LAS LESIONES DEL TENDÓN

Por último las lesiones que afectan a tendones, “roturas de manguito”  que se dan en el 14,6% de los casos han afectado en todos los casos esquiadores mayores de 50 años. Esto se debe principalmente a que los tendones están más deteriorados a esta edad y, en la caída, el tendón en vez de arrancar el hueso (troquíter) rompe el propio tendón.

Esto produce una alteración en la función del movimiento del hombro por pérdida de fuerza. El 80% se tuvieron que operar. Se realizó en todos ellos una técnica artroscópica de reparación y reanclaje de los tendones a su inserción. Requiere una recuperación  de entre 4 y 6 meses, incluido el periodo de rehabilitación.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Encarando la temporada de esquí: una mala preparación física eleva el riesgo de sufrir lesiones en los hombros