• lunes, 23 de mayo de 2022
  • Actualizado 02:13

 

 
 

EDUCACIÓN

Gimeno revisa la normativa para que los colegios cambien su jornada continua o flexible

Educación estudia las mayorías exigidas dentro de la votación de los propios centro escolares.

Javier Remíre y Carlos Gimeno comparecen en rueda de prensa tras la sesión de Gobierno. PABLO LASAOSA
Carlos Gimeno, en rueda de prensa tras la sesión de Gobierno. PABLO LASAOSA

El Departamento de Educación del Gobierno de Navarra ha anunciado que está revisando las mayorías exigidas por la normativa actual para que un centro educativo pase a disponer de jornada continua o jornada flexible.

Así se lo ha trasladado el consejero de Educación, Carlos Gimeno, a una representación de los colectivos que propugnan una modificación de la normativa en esta materia, con los que se ha reunido.

Gimeno les ha adelantado que Educación trabaja en la elaboración de una orden foral que regulará la jornada de los centros (partida, continua y flexible) con "criterios renovados" y que para su elaboración "se va a contar con las aportaciones de la comunidad educativa", ha explicado en un comunicado el Ejecutivo foral.

El consejero ha escuchado los planteamientos que le han hecho llegar los representantes de madres, padres y otros miembros de la comunidad educativa de los colegios públicos Remontival de Estella, Irain de Lesaka, San Pedro e Irulegi de Mutilva, Bernart Etxepare, Sanduzelai, Elorri, Azpilagaña, Amaiur Ikastola y Patxi Larrainzar de Pamplona, Erreniega, Catalina de Foix y Camino de Santiago de Zizur Mayor y del colegio de Puente la Reina.

Todos ellos se presentan como el grupo 'Cambio de jornada mediante mayoría simple. Por una votación democrática' y han señalado que llevan participando en los procesos de cambio de jornada escolar varios años. Aunque en todos ellos se han obtenido votaciones favorables al cambio a jornada continua, debido a una exigencia de mayorías que consideran "desproporcionada" y que, añaden, "favorece la jornada partida", no han podido llevar a cabo el cambio de jornada.

Al margen de las mayorías exigidas para el profesorado y el claustro escolar, estos colectivos han demandado que se exija una mayoría simple del total de votos emitidos por las familias del alumnado y no el 60% del censo total como hasta ahora.

RENOVAR LA NORMATIVA

El consejero les ha señalado que el Departamento ya tenía establecido un grupo de trabajo interno encargado de renovar la normativa que regula el paso a la jornada continua y flexible, pero que "la enorme presión que la pandemia por Covid-19 ha ejercido en todos los ámbitos de la vida, incluida la actividad escolar, ha impedido hasta ahora su trabajo con el calendario previsto, si bien el grupo ha retomado ya su actividad".

Gimeno ha explicado que la última convocatoria lanzada por el Departamento para el cambio de jornada para los cursos 2021/2022 y 2022/2023, regulada mediante la Resolución 411/2021 de 30 de septiembre, y en la que han participado 83 centros públicos y privados, "se han mantenido unos criterios heredados que el Departamento va a cambiar.

"La pandemia ha traído una nueva sensibilidad social sobre la jornada y la Administración debe responder promoviendo normativa", ha indicado. La actual regulación se remonta al curso 2008/2009 y ha permanecido invariable en cuanto a procedimiento y mayorías exigidas, con una única actualización introducida en la convocatoria de 2017/2018, que eliminó la limitación en el número de centros participantes.

Educación quiere contar para el curso 2023-2024 con la orden foral que regulará las jornadas partida, continua y flexible. Esta norma revisará las mayorías cualificadas exigidas hasta ahora para implantar la jornada continua y flexible (3/5 de la totalidad del profesorado; 2/3 del consejo escolar y 3/5 del censo total del alumnado), así como el criterio de que el resultado de las votaciones del alumnado esté vinculado al censo total de los centros y no a los votos reales emitidos.

El grupo de trabajo del Departamento está revisando también otros aspectos como la duración de la implantación de este tipo de jornadas para "dotarles de estabilidad", estableciendo un periodo mínimo de permanencia en el que la comunidad educativa no podrá ser sometida a nuevos procesos de votación.

Respecto al procedimiento de reversión de la jornada continua y/o flexible, el objetivo es que la "salida" de una jornada continua o flexible "no dependa exclusivamente, como hasta ahora, de la decisión del consejo escolar de los centros y que esté siempre vinculado al interés de las familias". También se analizará la incidencia de servicios complementarios como el transporte escolar respecto a los resultados del proceso en los centros que lo comparten.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Gimeno revisa la normativa para que los colegios cambien su jornada continua o flexible