• domingo, 26 de junio de 2022
  • Actualizado 00:00
 
 

SOCIEDAD

El inmenso duelo de un instituto de Pamplona: mueren tres alumnos en menos de un mes

Héctor Fernández Bahíllo, director del IES Basoko, ha querido agradecer los mensajes de ánimo recibidos y pedido respeto para las familias.

Fachada del Instituto Basoko. IES BASOKO
Fachada del Instituto Basoko. IES BASOKO

Desde el otro lado del teléfono se percibe en las palabras de Héctor Fernández Bahíllo el dolor de quien recibe un golpe cuando aún no se ha recuperado del anterior. Tres alumnos del centro que él dirige han fallecido en menos de un mes. La última, una chica de quince años, hace apenas dos días. "Estamos absolutamente tristes y anonadados por las circunstancias", lamenta el director del Instituto Basoko de Pamplona, en el barrio de Iturrama. 

Las palabras salen de su boca, pero representan el sentir de una comunidad educativa al completo. En un brevísimo espacio de tiempo, alumnos y profesores de este instituto de Iturrama han tenido que hacer frente a la muerte de tres de los suyos. Dos cánceres y una muerte súbita que han sacudido al centro pamplonés y ,especialmente, a los cursos de 4º de la ESO y 1º de Bachillerato a los que pertenecían Claudia, Esteban y Alex.

"Así es la muerte, decía hace unos días…y se ha cebado con nosotros. Es difícil digerirla si la esperas, es grotesca si se cuela, ¿pero cuando no la vislumbras? Plácidamente se fue mientras dormía «nuestra princesa» -reza su obituario-, dejándonos con el temblor entre los huesos y la sensación de que no somos nada.

Son días tristes para Basoko, las lágrimas emboscarán al sol esquivo y nuestros «nenes» se enfrentarán sin indulgencia a una lección que nadie quiere aprender, y que nadie puede evitar. Tres de ellos nos abandonan en menos de un mes, frustrando 47 primaveras y malpariendo otra harto amarga, un letargo que te embota sin entender cómo es posible, cómo el segur cedió tan prontamente… digiriendo que no es vida sino asilo esta ilusión, regalada y renqueante…", escribía Héctor Fernández tras el más reciente fallecimiento.

Dos días atrás había despedido también con una carta a Esteban, alumno del centro al que estaban preparando una visita al hospital cuando el cáncer terminó con su vida. Misma enfermedad detrás de la muerte de Alex, alumno de primero de bachillerato del centro, que falleció a finales de febrero.

Unas durísimas experiencias a las que tanto el director del Instituto Basoko de Pamplona como el profesorado tratan de hacer frente centrando todos sus esfuerzos en el acompañamiento y apoyo de sus alumnos.

"Hacemos todo lo posible para volcarnos con ellos. Dejándoles el espacio que puedan necesitar para pasar por este proceso doloroso, que nadie quiere pasar,  y ofreciéndoles el apoyo que puedan necesitar", explica Fernández. 

Desde un hombro donde llorar hasta un espacio habilitado en el Salón de Actos donde los estudiantes pueden escribir dedicatorias y mensajes. Un labor interna a la que se han sumado el departamento de Educación y asociaciones dando el soporte necesario para que los afectados puedan asumir el duelo en estos momentos. 

Una labor común encomiable con la que empujar a que "cada uno a su manera y de forma personal salga adelante en estos duros momentos", resume su director.

BULOS Y REDES SOCIALES

Por si no fuera suficiente el dolor de las pérdidas, compañeros y profesores de los fallecidos están siendo testigos de campañas y bulos en redes sociales que asocian los tres decesos a los efectos secundarios de las vacunas contra el Covid-19.

Una mentira fácil de acallar (dos de los fallecimientos han sido por enfermedad) pero ante la que el director del centro ha querido salir al paso:

"La gente está hablando sin conocimiento de causa, extendiendo información errónea. Prefiero no darle más espacio y centrarme en agradecer quienes mandan ánimos así como solicitar respeto para las familias".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El inmenso duelo de un instituto de Pamplona: mueren tres alumnos en menos de un mes