• lunes, 06 de diciembre de 2021
  • Actualizado 15:20

 

 
 

SOCIEDAD

El 'boom' de Indara, la discoteca de Pamplona que agota sus entradas en dos minutos

Desde que se eliminaron las restricciones, conseguir una entrada se ha convertido en una odisea donde sólo los más rápidos consiguen premio.

Decenas de personas disfrutan en una de las sesiones de la discoteca Indara de Pamplona. FOTO: DISCOTECA INDARA
Decenas de personas disfrutan en una de las sesiones de la discoteca Indara de Pamplona. FOTO: DISCOTECA INDARA

No es ningún secreto que, desde su inauguración a finales de 2017, Indara ha cosechado un gran éxito entre quienes quieren disfrutar de la noche en Pamplona. Constituida como un espacio de ocio abierto pero más conocida por su faceta como discoteca, cada fin de semana su pista de baile situada en los bajos de la estación de autobuses se abarrota de grupos que buscan pasar un rato de diversión en el centro de la ciudad.

Sin embargo, después de que se eliminaran las restricciones por la pandemia y se permitiese de nuevo el ocio nocturno tal y como lo conocíamos, conseguir una entrada para acceder Indara se ha convertido en una odisea donde sólo los más rápidos consiguen premio. 

Una prueba de velocidad en Internet, en la que las entradas se llegan a agotar días antes en tan solo dos minutos, y que deja a cientos de personas por el camino, abocados a acudir a la taquilla. Una fiebre por salir el jueves, viernes y sábado por la noche incrementada por las ganas de miles de jóvenes de volver a la fiesta.

Las entradas se ponen a la venta los lunes por la mañana y en pocos minutos se venden las de todo el fin de semana ante la gran demanda de los clientes, tal y como confirma Enrique Cristóbal, representante Indara, y que atiende a este periódico ante el boom vivido en las últimas semanas. 

En el caso de su establecimiento, la vuelta a la normalidad, explica, ha sido más escalonada ya que apostaron por abrir desde la primera semana de septiembre en formato mesas, sillas y servicio en mesa, pero que aún y todo, les está costando adaptarse después de tanto tiempo cerrados.

P. - ¿Ha habido por el momento algún imprevisto o situación inesperada tras la vuelta a la actividad?

R. - Durante el primer mes (septiembre), las medidas cambiaban prácticamente cada semana y estábamos en una continua sensación de intranquilidad por saber si estábamos o no cumpliendo con las variopintas normativas. También la escasez de personal cualificado ha sido un problema grave, más aún en una sala donde somos muy exigentes con el servicio.

P. - ¿La gente ha cogido con más ganas que antes la vuelta de las discotecas? ¿Se consume más ahora, hay más ganas de 'ligue' o peleas?

R. - La verdad que la gente tenía ganas, en especial los más jóvenes que han sido los más damnificados a nivel ocio este año y medio de pandemia. En nuestro caso, el público adulto de los tardeos de los sábados por la tarde también tenia ganas de encontrar su espacio de ocio y volver a bailar. En cuanto s los consumos y el "ligoteo" creo que estamos en la línea, sí que es verdad que a nivel de violencia hemos notado cierto incremento. No sabemos si es derivado de esas ganas acumuladas, pero sí lo estamos notando. En cualquier caso, nos consta que en otras salas de fiestas esta actitud está siendo mucho más intensa, por lo que por nuestra parte, estamos contentos con el comportamiento del 99% de nuestros clientes, que vienen a disfrutar y a pasar un buen rato.

P. - ¿Esperaban el éxito tan abrumador que está habiendo con la venta online? ¿Cómo es posible que se agoten en cuestión de minutos?

R. - Los sábados ya solíamos trabajar de manera similar en período pre-pandemia, pero últimamente es una locura todos los días. Hemos estandarizado un horario de salida de las entradas los lunes a las 10:00 para que los clientes estén informados y está funcionando bastante bien. ¡Nadie quiere quedarse sin entrar!. Nos gustaría también agradecer a quienes tienen interés en comprar entradas y al final no consiguen, los sábados siempre dejamos un alto % de entradas en taquilla para que quien venga a primera hora también pueda disfrutar de Indara.

INDARA, "MUCHO MÁS QUE UNA DISCOTECA"

Para Cristóbal, la preferencia de Indara sobre otras discotecas por parte de muchos pamploneses se debe a que ellos "son mucho más". "Tenemos un excelente ubicación, espacios multiusos, cocinas y un excelente dotación audio visual. Esto nos permite hacer multitud de eventos y sesiones, más allá de lo que es una sala de fiestas", señala.

En conversaciones con este periódico, el encargado de la sala destaca también su apuesta por el público de Pamplona, abriendo de manera ininterrumpida durante todo el año y que deja de lado las "modas" o a un público "quizás de perfil más joven y menos asiduo", como el que trabajan otros espacios.

"Creemos en el concepto de 'tomar unas copas con tu cuadrilla en un espacio de primera categoría' y esa ha sido siempre nuestra esencia. Un ejemplo es que nuestros combinados cuestan 7€, como en la mayoría de bares de Pamplona. Indara es un espacio abierto a todos los pamploneses", comenta.

P. - ¿Os ha llegado a afectar o tenéis miedo que os toque el desabastecimiento de bebidas como Seagrams o Beefeater?

R. - Lo cierto es que está siendo un problema grave. Estamos teniendo desabastecimiento de gran cantidad de marcas, no pudiendo dar muchas veces el servicio que queremos. Afecta no sólo a los destilados, sino a otros productos como los botellines de cerveza. Desde las marcas no comentan que su problema es el desabastecimiento de envases y tapones. En esta línea, estamos empezando a retornar botellas de destilado a las marcas. Creemos que esta va a ser la tendencia, tanto a nivel de garantía del suministro, como por compromiso medioambiental. En este sentido, Indara va a estar a la altura y apostamos por este modelo y apoyaremos a cuantas marcas nos lo soliciten.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El 'boom' de Indara, la discoteca de Pamplona que agota sus entradas en dos minutos