• domingo, 25 de julio de 2021
  • Actualizado 10:16

SALUD

Las diez claves para un verano saludable, según un laboratorio navarro

El laboratorio Cinfa recomienda, entre otras cosas, llevar crema de sol, repelentes de mosquitos y un botiquín de viaje para disfrutar de un verano saludable; además de la mascarilla y el gel hidroalcohólico.

Imagen de una bebida refrescante en verano. ARCHIVO
Imagen de una bebida refrescante en verano. ARCHIVO

 Tras el periodo de restricciones impuesto por la pandemia, vuelven los preparativos para las vacaciones y, este año, a las medidas de precaución propias del verano, se deben añadir, de nuevo, las necesarias para prevenir la covid-19

“La incidencia ha disminuido, pero el riesgo continúa existiendo –recuerda el doctor Julio Maset, experto médico de Cinfa-. La mascarilla –dentro de unos días para usarla solo en espacios interiores- y el gel hidroalcohólico siguen constituyendo dos elementos indispensables en nuestro equipaje. También el lavado constante de manos con agua y jabón se mantiene como una máxima de higiene fundamental para alejar la amenaza de la covid-19 allá donde estemos”, añade. Otra de las claves será informarse de las posibles restricciones y normas de distancia social en nuestro lugar de destino, de manera que, una vez allí, podamos continuar protegiéndonos del virus y, al mismo tiempo, no poner en riesgo a otras personas. Las personas vacunadas también pueden solicitar el certificado de vacunación conocido como ‘Pasaporte Covid’ para poder viajar. Además, hay que tener en cuenta que algunos países pueden pedir a los turistas una PCR con anterioridad. 

OCIO SALUDABLE EN PLAYA, MONTAÑA O CIUDAD

Al margen de la situación sanitaria y la elección del entorno (mar, rural o urbano), será igual de importante resguardarnos del sol y de las altas temperaturas. “Vayamos donde vayamos, pasaremos muchas horas al aire libre. Por ello, debemos recordar la importancia de proteger nuestra piel de las radiaciones solares aplicándonos protección solar de factor 30 o superior, buscando las sombras y usando gafas del sol, ropa amplia y fresca y sombreros. También beber agua en abundancia nos ayudará a mantenernos hidratados en los días más calurosos y cuando los rayos del sol sean más intensos”, recomienda el experto de Cinfa.

En la playa, pero también en el río, pantano o piscina, es muy importante no dejarse el bañador húmedo puesto, ya que aumenta el riesgo de cistitis. En las zonas comunes, se ha de usar siempre chancletas o escarpines con el fin de prevenir los hongos en los pies. Protegernos de las picaduras de mosquitos, presentes tanto en destinos rurales como marítimos, es también fundamental en esta época. 

Y, como siempre, no puede faltar en nuestro equipaje un botiquín de viaje para hacer frente a las complicaciones leves de salud. “Además de llevar nuestra medicación habitual, si la tenemos, contar con los fármacos básicos y lo necesario para curar posibles heridas nos permitirá estar prevenidos ante cualquier posible emergencia y evitará posibles sustos en estas vacaciones, más merecidas que nunca”, apunta el doctor Maset.

DIEZ CONSEJOS PARA UNAS VACACIONES SALUDABLES EN PANDEMIA:

  1. Protégete frente a la covid-19, también en vacaciones. Viajes donde viajes, no te relajes respecto al cumplimiento de las medidas de prevención: sigue lavándote las manos con frecuencia, mantén la distancia de seguridad cuando estés con otras personas y usa la mascarilla. E infórmate de las restricciones y medidas de protección específicas del destino en el que te encuentres.
  2. Busca lugares abiertos. A pesar de que resulte tentador refugiarse en centros comerciales o en el interior de bares y restaurantes por disponer de aire acondicionado, es preferible buscar espacios abiertos, porque los lugares cerrados implican mayor facilidad de transmisión del virus. Y si acudes a playas o piscinas, respeta siempre los aforos, distancias y normas establecidas.
  3. Cuida tu mascarilla cuando apriete el calor. Si vas a seguir usando mascarilla en espacios exteriores, procura secar regularmente el sudor de tu rostro para evitar que la mascarilla se humedezca muy rápido y cámbiala más a menudo si ves que está deteriorada. 
  4. Bebe líquido de forma abundante. Dado que la mascarilla puede aumentar la sudoración, la sensación de calor y los riesgos que este comporta, recuerda tomar agua de forma abundante para mantener tu organismo hidratado. Y no olvides comprobar que niños y ancianos también beben líquido en cantidad suficiente.
  5. Protégete del sol y evita las horas centrales del día. Sobre todo, se han de prevenir los golpes de calor, y más ahora, que llevamos puesta la mascarilla. Para ello, siempre que salgas de casa, usa gafas de sol, sombrero y ropa fresca, de color claro y ligera y busca la sombra. Evita tomar el sol o hacer ejercicio físico en las horas centrales del día. Y recuerda que la mascarilla no protege de las radiaciones solares, así que aplícate en toda la cara un fotoprotector de factor 30 o superior, incluso aunque no vayas a tomar el sol, ya que un paseo sin protección solar también puede ser origen de quemaduras en la piel. 
  6. Reaplícate fotoprotector tras usar gel hidroalcohólico. Si empleas gel hidroalcohólico o te lavas las manos, vuelve a ponerte protección solar en esa zona de manos y muñecas, para prevenir manchas y quemaduras.
  7. Cuidado con las picaduras de mosquitos. Prescinde de colonias o jabones con aromas demasiado dulces o intensos, ya que atraen la atención de los mosquitos. En las zonas de mayor riesgo, mejor usar ropa ligera que cubra toda la piel -preferentemente de color claro-, recurre a mosquiteras por la noche y, sobre todo, aplícate repelentes de mosquitos que cuenten entre sus principios activos con la dietiltoluamida (DEET). Llevar encima un producto para después de las picaduras evita también las molestias y lesiones que se pueden producir por el rascado. 
  8. Presta atención a tus pies. Si vas a salir a pasear o tienes pensado hacer turismo, es necesario utilizar un calzado flexible y de anchura adecuada a tus pies, para prevenir la aparición de rozaduras, callos o ampollas. Opta por los zapatos de planta acolchada o, en su defecto, utiliza una almohadilla plantar. Usar calcetines de algodón evita las rozaduras y el sudor excesivo. También es fundamental secar e hidratar bien los pies y, en piscinas o zonas comunes, utilizar escarpines o chancletas para evitar el desarrollo de hongos en esta zona.
  9. No te dejes puesto el bañador húmedo. Darnos un baño en la piscina, la playa o el río siempre ayuda a refrescarnos y a rebajar nuestra temperatura corporal. Pero recuerda que la humedad en la ropa tras el baño favorece el crecimiento de las bacterias que provocan la cistitis o infección del tracto urinario, por lo que es mejor que te pongas ropa seca cuanto antes.
  10. Prepara un botiquín con los productos esenciales y tu medicación habitual. No puede faltar en tu equipaje un termómetro, medicamentos para la fiebre y/o el dolor, antidiarreicos, antihistamínicos y pastillas contra el mareo. Los desinfectantes cutáneos, las gasas esterilizadas, tijeras y esparadrapo te permitirán limpiar y curar de manera rápida una herida. Y si padeces alguna enfermedad, no olvides tu medicación habitual en cantidad suficiente y la receta o prescripción de tu médico. Por supuesto, este año habrás de meter también mascarillas suficientes para toda la familia y  gel hidroalcohólico. Tu farmacéutico te puede ayudar a preparar ese botiquín de viaje y puedes consultarle también si debes evitar o tener precaución con la exposición al sol a causa de algún medicamento que estés tomando. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Las diez claves para un verano saludable, según un laboratorio navarro