• viernes, 23 de abril de 2021
  • Actualizado 14:05

 

 
 

SOCIEDAD

El personal 'invisible' pero vital en los hospitales navarros durante la pandemia: "Con la comida se puede hacer mucho"

Muchas personas pasan los días de Navidad ingresadas en el hospital por diferentes motivos y desde los servicios de dietas trabajan para hacerles su estancia más amena.

Una mujer prepara pescado para las cenas del personal ingresado en la CUN. PABLO LASAOSA
Una mujer prepara pescado para las cenas de los pacientes ingresados en la CUN. PABLO LASAOSA

Las Navidades están transcurriendo en Navarra al igual que lo ha hecho el resto del 2020, con restricciones que hacen que se estén viviendo estas fechas de manera completamente diferente a otros años. 

Muchas personas pasan estos días ingresadas en el hospital por diferentes motivos y para hacerles su estancia más amena desde los servicios de dietas trabajan para que el paciente pase su tiempo allí lo mejor posible.

“Con la comida se puede hacer mucho”, asegura Laura García Marcos, encargada de dietas de la Clínica Universidad de Navarra. También, los pequeños detalles marcan la diferencia: “La comida y la cena de los días festivos es especial, decoramos cada bandeja, incluimos una estampa con una frase, un calendario o una cajita con un bombón”, explica.

Ahora, después de casi un año desde que comenzó la pandemia, los servicios del hospital trabajan con normalidad. Sin embargo, el coronavirus ha supuesto un cambio en el funcionamiento de los mismos: “Tenemos una vajilla desechable para los pacientes con Covid, así evitamos poner en riesgo al personal. A veces les mandamos frases de ánimo en las bandejas”. 

Durante la primera ola, el personal sanitario trabajó sin un horario fijo, llegaban a casa de madrugada y casi siempre se iban sin cenar. Por ello, desde el servicio de dietas de la CUN comenzaron a subirles la cena a las nueve de la noche ofreciéndoles de esta forma un pequeño respiro. 

“Normalmente los enfermos que no requieren dieta especial por su patología, pueden elegir el menú, pero a los pacientes de Covid se les pone una dieta basal y si tienen algún problema se cambia”, cuenta García. 

Laura García Marcos, encargada de dietas de la Clínica Universidad de Navarra. PABLO LASAOSA

En estos momentos, desde la CUN están llevando a cabo un estudio de la alimentación de los pacientes con coronavirus: “Estamos siguiendo su evolución porque sabemos que pierden el olfato y el gusto, muchos están inapetentes, no comen lo que requieren… Les mandamos unas recomendaciones para que, si no tienen hambre, empiezan a comer por el segundo plato para obtener la proteína que requieren, por ejemplo. También tienen que apuntar lo que comen para ver si están comiendo lo suficiente. Estamos haciéndoles un seguimiento”.

Desde marzo, las 65 personas que componen la plantilla del servicio de dietas de la CUN, al igual que el personal sanitario, ha aprendido mucho y, como consecuencia, la alimentación de estos pacientes ha ido evolucionando y mejorando.

PERSONAL DE LIMPIEZA

Camino Pacheco va de la mano con la pandemia y lleva casi un año al frente del servicio de limpieza de la CUN: “Los productos que hemos utilizado han sido prácticamente los que teníamos dentro de nuestros procedimientos de limpieza habituales. La única diferencia es que hemos utilizado un clorado (desinfección de aguas mediante el empleo de cloro) que teníamos reservado para casos más específicos como ha sido el coronavirus”.

Camino Pacheco, encargada de limpieza de la Clínica Universidad de Navarra. PABLO LASAOSA

“Cuando se va un paciente que ha estado ingresado con coronavirus, hacemos primero una desinfección de dos tipos para proteger al personal: con aerosol o con torre de luz ultravioleta. Luego entramos a limpiar con ese clorado más potente y se retiran todos los restos. Ha habido casos en los que hemos tenido que hacer una segunda desinfección pero ha sido en momentos puntuales en los que había una bacteria muy persistente”, explica la encargada.

Relegados a un segundo plano hasta hace unos meses, el personal de limpieza se ha sometido a un riesgo similar al del personal sanitario: “No estamos en contacto directo con el paciente, pero el riesgo está ahí. Yo no he tenido miedo, y aunque como encargada entre mis funciones no está desinfectar, sí que me ha tocado hacerlo en momentos críticos”, concluye.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El personal 'invisible' pero vital en los hospitales navarros durante la pandemia: "Con la comida se puede hacer mucho"