PREMIUM  SALUD

Navarra amplía sus espacios 'cardioprotegidos': los desfibriladores serán obligatorios en varios lugares

También deben colocarse de forma visible las normas de utilización de los aparatos en las lenguas oficiales de la localidad.

Un médico sostiene un desfibrilador ARCHIVO
Un médico sostiene un desfibrilador ARCHIVO  

El Gobierno de Navarra ha aprobado un decreto foral para regular la instalación de desfibriladores externos automatizados y la formación para su uso. Por primera vez, se establece la obligación de determinados establecimientos y espacios públicos de disponer un desfibrilador en un espacio visible, en condiciones adecuadas de mantenimiento y a cargo de personal con formación en su uso.

En concreto, la nueva normativa establece que deberán disponer de un desfibrilador accesible al público los centros educativos y los centros de trabajo con más de 700 personas, así como polideportivos, piscinas y cualquier instalación deportiva, cultural o recreativa con un aforo autorizado o previsto superior a 500 personas.

La obligatoriedad se extiende a establecimientos o complejos comerciales con una superficie construida superior a 2.000 m2, aeropuertos, estaciones de trenes y de autobuses de poblaciones superiores a 10.000 habitantes, así como a patrullas de las policías locales y Policía Foral, agentes municipales y alguaciles.

Los desfibriladores deberán ubicarse en un lugar visible y accesible y estar debidamente indicados. También deben colocarse de forma visible las normas de utilización de los aparatos en las lenguas oficiales de la localidad, a criterio del titular de la instalación, que será también responsable de su instalación y correcto mantenimiento.

El director general de Salud, Luis Gabilondo, ha ofrecido este lunes una rueda de prensa junto al director del Servicio de Ciudadanía Sanitaria, Aseguramiento y Garantías, Lázaro Elizalde; y Diego Reyero, responsable del código de activación de atención a la parada cardíaca y fundador de la asociación El ABC que salva vidas, para presentar todos los detalles de este nuevo decreto.

Según han explicado, se calcula que en la actualidad hay instalados en Navarra entre 500 y 530 desfibriladores, de los cuales, sólo 78 cumplen la norma ahora aprobada y el resto no se conoce, por ejemplo, si están a disposición de la población las 24 horas del día o si están en uso.

Por ello, con el decreto aprobado por el Ejecutivo foral se quiere regular la instalación de estos aparatos y su obligatoriedad en determinados lugares. Además, está previsto lanzar una aplicación móvil antes del verano con la localización de todos los desfibriladores disponibles en la comunidad.

El director general de Salud, Luis Gabilondo, ha puesto de manifiesto "la importancia de capacitar a toda la población en las pautas de actuación ante una parada". Y ha remarcado que "todos jugamos un papel crucial en la cadena de supervivencia". "Reconocer precozmente, pedir ayuda y realizar ciertas maniobras iniciales están al alcance de todos", ha resaltado.

En este mismo sentido, Diego Reyero, de la asociación El ABC que salva vidas, ha subrayado que "cardioproteger es mucho más que sólo colocar un aparato". Por ello, ha agregado, "el objetivo es conseguir que en cada hogar de la comunidad haya por lo menos una persona que conozca la cadena de supervivencia y sepa activarla".

"En el minuto 3,5 de una parada cardiaca ya se puede empezar a tener daño neurológico, por eso la tiene que atender quien la presencia. Esos primeros pasos son fundamentales", ha enfatizado Reyero.

LAS PARADAS CARDIORRESPIRATORIAS, EN DATOS

Según los datos aportados por los responsables de Salud, las paradas cardíacas se producen con una frecuencia media de 60 episodios por cada 10.000 habitantes al año. El 80% de las paradas cardíacas inesperadas extrahospitalarias son debidas a enfermedad coronaria. Además, se producen 10 veces más fallecimientos por parada cardiaca que por accidente de tráfico.

Navarra registra un índice del 19,2% de supervivencia sin secuelas en las paradas cardiorrespiratorias, frente a la media estatal que se sitúa en el 10%. En este sentido, cada minuto que transcurre sin intervención reduce un 7% las expectativas de supervivencia.

VÍDEOS DIVULGATIVOS

Para informar sobre cómo actuar frente a una parada cardiorrespiratoria, y coincidiendo con la aprobación del decreto foral, el Departamento de Salud ha editado también material divulgativo con los pasos que hay que seguir para un uso correcto de los desfibriladores automáticos.

Se trata de tres vídeos en los que se explican las pautas de actuación a seguir ante una posible parada cardíaca por quien la presencia, en el caso de que no haya una persona con formación sobre supervivencia en el entorno.

Así, el primer vídeo de tres minutos explica la cadena de supervivencia a activar cuando se presencia una parada cardíaca. Se explica cómo identificarla y cómo actuar, empezando por la llamada al 112, la realización de la reanimación cardio-pulmonar y la utilización del desfibrilador automático hasta la llegada de los servicios sanitarios.

Además, Salud ha organizado un curso virtual que se pondrá a disposición de las entidades de formación institucionales, en el que se recogen los contenidos teóricos de la formación necesaria para el uso de desfibriladores automáticos, que posteriormente se completará con los cursos prácticos de tres horas de duración.

FORMACIÓN DE LAS PERSONAS INTERVINIENTES

Por otro lado, el nuevo decreto sobre los desfibriladores define la figura de las 'primeras personas intervinientes', como aquellas con mayor probabilidad de prestar una primera atención a personas en parada cardiorrespiratoria y fija la presencia obligada de al menos una persona formada en maniobras de reanimación y uso de desfibriladores durante el horario de apertura al público de los centros de gran concurrencia.

Entre los colectivos que deberán disponer de profesionales con formación acreditada se encuentran las policías locales, agentes municipales y alguaciles, la Policía Foral, el Servicio de Bomberos, socorristas de piscinas y otros espacios recreativos y las personas responsables de la utilización de los desfibriladores durante el tiempo de apertura al público de los espacios delimitados en el decreto.

Las personas acreditadas deberán asistir cada dos años a un curso de actualización y mantenimiento de dos horas de duración.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Navarra amplía sus espacios 'cardioprotegidos': los desfibriladores serán obligatorios en varios lugares