• miércoles, 29 de septiembre de 2021
  • Actualizado 05:06

 

 
 

SOCIEDAD

Una localidad navarra contará con una nueva depuradora gracias a una inversión de 413.000€

NILSA ha diseñado una depuradora más completa y con mayor capacidad para adecuarse a las peculiaridades de Torrano.

Imagen de archivo de una planta depuradora
Imagen de archivo de una planta depuradora. NAVARRA.COM

El Concejo de Torrano, perteneciente al Ayuntamiento de Ergoiena, contará a partir de 2021 con una depuradora para dar servicio a sus 114 habitantes censados y la actividad industrial de una pequeña quesería artesanal.

El consejero de Cohesión Territorial del Gobierno foral, Bernardo Ciriza, ha presentado este jueves en el consistorio el proyecto de estación depuradora, que cuenta con una inversión prevista de 413.000 euros. En 2020 se llevará a cabo su tramitación administrativa, mientras que la construcción y puesta en marcha de la infraestructura están previstas para 2021.

El consejero ha estado acompañado por Fernando Mendoza, director de Navarra de Infraestructuras Locales S.A. NILSA, empresa pública dedicada al saneamiento y la depuración de aguas. En la presentación han participado también Gregorio Berrozpe, director de obras y proyectos de NILSA; el alcalde de Ergoiena, Emeterio Senar; y la presidenta del Concejo de Torrano, Idoia Resano.

Torrano cuenta en la actualidad con un tanque de depuración denominado IMhoff, ubicado en la margen derecha del río Leziza, a 190 metros de la localidad. Hasta este tanque llegan dos emisarios: uno que llega del este y recoge la mayor parte del vertido de la población, y otro que acopia las aguas de varias viviendas del extremo oeste.

NILSA ha diseñado una depuradora más completa y con mayor capacidad para adecuarse a las peculiaridades de Torrano, que cuenta con una pequeña industria artesanal de quesos cuyas aguas residuales tienen componentes específicos diferentes a los domésticos y que, unidas a los vertidos habituales, dejan obsoleto el sistema de depuración actual, ha informado el Gobierno foral. La instalación se financiará íntegramente con el canon de saneamiento que gestiona NILSA a través de los recibos del agua de la ciudadanía navarra.

DATOS TÉCNICOS DE LA NUEVA INFRAESTRUCTURA

La nueva instalación está diseñada para tratar un caudal medio diario de 0,47 litros por segundo (40 m3/día), con un máximo admisible en la planta de hasta 3,28 litros por segundo. La previsión que se ha considerado para momentos de fuertes avenidas de agua, episodios de lluvias torrenciales o tormentas, es de 1,13 litros por segundo, un caudal sensiblemente inferior al máximo admisible por la futura infraestructura.

La nueva depuradora se ubicará en la misma parcela donde se encuentra el actual tanque, que se reconvertirá en decantador secundario. La instalación estará basada en filtros biológicos, el sistema habitual utilizado en NILSA desde hace casi 30 años por su eficacia y estabilidad.

El recorrido del agua terminará en dos humedales finales, que son unas lagunas que actúan como etapa de refuerzo en la depuración y que sirven también como balsas de retención del agua en momentos puntuales de emergencia. Los dos emisarios existentes se encuentran en buen estado de conservación y seguirán siendo utilizados con alguna pequeña modificación para su encaje final en la nueva obra, ha añadido el Ejecutivo.

Además, se dispondrá de un sistema de telecontrol, con supervisión a distancia desde las oficinas de NILSA o a través de internet, que permitirá tener conocimiento inmediato de cualquier avería o alarma, que serán atendidas en un plazo máximo de 24 horas. Por otra parte, una pareja de mantenimiento visitará dos veces por semana la instalación para realizar una supervisión de atascos y niveles de fango, inspección del estado general, retirada de residuos y basura, así como labores de jardinería. Los fangos retirados de la instalación serán tratados en una depuradora mayor, como sucede en todas las instalaciones de tamaño reducido dado el bajo volumen que producen.

En la actualidad, el 98% de las aguas residuales de Navarra son tratadas. NILSA calcula que 11.000 habitantes, dispersos en núcleos de menos de 150 habitantes y cuya carga contaminante es casi nula, están pendientes de la ejecución de proyectos de saneamiento. El Plan Director del Ciclo Integral de Agua de Uso Urbano 2019-2030 prevé que el saneamiento con sistemas biológicos se extienda a todos los núcleos de más de 100 habitantes para 2024, un objetivo en el que la sociedad pública NILSA trabaja a través de su plan estratégico.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una localidad navarra contará con una nueva depuradora gracias a una inversión de 413.000€