SOCIEDAD

El envejecimiento en Navarra: casi 13.000 ciudadanos reciben prestaciones o servicios de dependencia

El perfil más común de persona dependiente es de una mujer, mayor de 85 años y con dependencia moderada. 

Una imagen de dos personas mayores. ARCHIVO
Una imagen de dos personas mayores. ARCHIVO  

Un total de 15.537 personas tenían reconocida la dependencia en Navarra a 30 de junio de 2018, un 2,4% de la población, según ha informado este martes el vicepresidente de Derechos Sociales, Miguel Laparra, que ha afirmado que el proceso de envejecimiento de la sociedad va a ir en aumento y por ello la evolución del mercado de trabajo va a ser "clave" en el futuro.

En lo que va de legislatura, ha señalado Laparra en conferencia de prensa, Navarra ha prestado atención a 4.221 personas dependientes más que reciben las nuevas prestaciones y/o los servicios puestos en marcha por la el Departamento de Derechos Sociales.

Las personas en situación de dependencia reciben 1,29 atenciones de promedio (frente a una media de 1,07 de 2015). De esta manera, si las personas atendidas han crecido en 4.221, las prestaciones y/o servicios que reciben lo han hecho en 5.815.

Laparra ha comentado que en los próximos años se espera que haya 20.000 personas más con edades superiores a 65 años respecto a 2007. En 2017, un total de 19.587 personas (el 3 % de la población de Navarra) tenía realizada una valoración de dependencia y, de ellas, 12.998 reciben prestaciones y/o servicios en alguno de los tres grados de clasificación: moderada, severa o gran dependencia. 

El 41% de las personas valoradas como dependientes presenta una dependencia moderada; el 37,3 % severa y el 21,8% gran dependencia. Desde el año 2010, si bien los grandes dependientes han bajado un 10%, las personas con dependencia severa han crecido un 14% y las moderadas un 21%, una evolución muy similar a la de otras comunidades autónomas del entorno. El perfil más común de persona dependiente es de una mujer (dos de cada tres), mayor de 85 años, con dependencia moderada

El vicepresidente ha destacado la mejora en los plazos de valoración, ya que en 2010 era de 2,5 meses y aumentó en 2012 a 3,81 meses y a 4,86 meses con la entrada de los dependientes moderados en 2015. En diciembre de 2017 era de 1,56 meses. 

Respecto a las personas pendientes de recibir una prestación o servicio transcurrido el plazo oficial de 6 meses, se ha pasado de tener más de 1.000 personas en julio de 2017 a 191 en marzo de 2018.

Por tipos de servicios, destaca que la atención residencial crece un 6,1%, la atención diurna un 44,8%, el servicio telefónico de emergencias un 37,8%, el servicio de atención domiciliaria un 91,6%, el transporte adaptado y asistido un 38,2% y los programas de prevención de dependencia y promoción de autonomía han pasado de 59 a 495.

El incremento de la ayuda económica para el cuidado en el entorno familiar ha crecido 73,7%, debido fundamentalmente a la incorporación de las personas dependientes moderadas. Del conjunto de prestaciones y servicios, las prestaciones económicas suponen el 54% y los servicios un 46%. 

Desde el punto de vista del empleo, el sector de la dependencia supone un nicho de incremento de contrataciones: más de 1.000 afiliaciones nuevas a la Seguridad Social en el periodo 2010-2017, lo que supone el 3,1% del total. Se trata de un sector que aguantó mejor el periodo de la crisis y, en términos comparativos, entre los años 2013 y 2017 ha crecido en un 13,6% frente al 9,2% del total de la afiliación.

El empleo que genera la dependencia recae en su inmensa mayoría en la mujer, aunque en general es más precario y ellas acceden, en proporción, a los contratos menos estables. Entre los años 2015 y 2017, la financiación del sistema de atención a la dependencia ha crecido un 10,7 %, hasta alcanzar los 111 millones anuales. 

Laparra ha declarado que el envejecimiento social va a ir en aumento, aunque el hecho de "que dure más la vida es positivo" y además "lo que no está claro es que un mayor porcentaje de personas mayores va a ser dependiente".

En todo caso, ha señalado que hay una serie de retos de futuro y en ese sentido ha abogado por un "proceso controlado" de acogida de inmigrantes, que van a ser nuevos cotizantes y van a reforzar el sector de las personas cuidadoras.

El vicepresidente ha considerado que cada vez van a ser necesarios más servicios para los dependientes y menos prestaciones, va a tener que aumentar el porcentaje de financiación pública y se deberá impulsar la prevención de la dependencia.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El envejecimiento en Navarra: casi 13.000 ciudadanos reciben prestaciones o servicios de dependencia