• domingo, 26 de septiembre de 2021
  • Actualizado 12:50

 

 
 

SOCIEDAD

La denuncia de los conductores de villavesas, ya hartos: "Algunos chavales van fumando porros, bebiendo y chillando"

En una concentración, han reclamado mamparas y cámaras en los autobuses y se han solidarizado con el compañero que fue víctima de una paliza el pasado sábado.

No más agresiones. Ese es el claro y contundente mensaje que han trasladado decenas de conductores de villavesas este viernes en la concentración convocada por el Comité de Empresa de TCC.

Congregados frente a la sede de la Mancomunidad de Pamplona, los trabajadores han denunciado la paliza que recibió un compañero el pasado sábado, durante el turno de noche. Asimismo, han exigido medidas para frenar las agresiones y ataques que sufren de forma constante mientras trabajan.

Alberto Iribarri, conductor y presidente del Comité, ha señalado su principal demanda: "Queremos que de una vez se conciencie la gente de cuál es nuestro trabajo. Pedimos mamparas para el servicio nocturno, que creemos que es una de las cosas más importantes, y también las cámaras en todos los autobuses". 

Mira aquí, en vídeo, todas las palabras del presidente del comité de empresa, Alberto Iribarri. 

Según ha apuntado, "a muchos compañeros les pasa, pero nunca denuncian. Lo toman casi como normalidad, pero llega un momento en el que no lo es. Tú estás haciendo tu trabajo y todo el mundo nos merecemos respeto".

UTILIDAD DE LAS CÁMARAS Y MAMPARAS

En la última reunión con la Mancomunidad, según ha precisado, ya les informaron de que se incorporarían los sistemas de grabación en los vehículos, pero hasta la fecha solo cuentan con ellos una treintena. La flota está formada por 120 villavesas en marcha cada día y hay 480 conductores. Precisamente el autobús del conductor agredido no tenía instalada la cámara.

Sobre el coste de las mamparas para los 18 autobuses nocturnos, considera que no supondría un coste excesivo. "Hay muchos tipos. Pero se amparan diciendo que nos aísla del usuario y que no quizá no damos la suficiente atención. A nosotros tampoco nos gusta pero es una manera de poder conducir bien.

¿CUÁLES SON LAS LÍNEAS MÁS CONFLICTIVAS?

A pesar de Iribarri ha señalado que "te puede pasar en cualquier línea", sí que ha reconocido que hay dos que son especialmente conflictivas. Se trata de la N1 y de 18 en el servicio de madrugada. "En la 18, dirección Zizur, todos los domingos tenemos problemas. Hay pocos que se salven. Muchos chavales se montan en las paradas de Pío XII, en la de la Clínica Universitaria, porque viven en Zizur o alrededores, y lo hacen empujándose, sin pagar y van todo el camino fumando porros, bebiendo, chillando, diciéndote de todo y golpeando por todos los sitios". 

En algunos incluso han tenido que llamar a la Policía Municipal. "Los bajan del autobús, les hacen pagar, pero luego nadie se queda con nosotros hasta el final del trayecto. Ahí oyes de todo. Y lo digo porque me ha pasado". 

Sobre el perfil del agresor, apunta que "en la mayoría de las ocasiones el agresor está bebido o drogado".

El año pasado agredieron a otro compañero, mientras conducía, y aunque apunta que hay más ataques, señala que no hay más denuncias "sobre el papel".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La denuncia de los conductores de villavesas, ya hartos: "Algunos chavales van fumando porros, bebiendo y chillando"