• jueves, 27 de enero de 2022
  • Actualizado 04:44

 

 
 

TURISMO

Decálogo del buen turista rural en Navarra: respetar a las personas y a la naturaleza

El turismo rural es un sector que con los años ha ido cobrando una gran importancia en Navarra, una comunidad pequeña en la que son ya 752 las casas rurales abiertas, con 5.680 plazas en total

Una familia camina por un monte. ARCHIVO
Una familia camina por un monte. ARCHIVO

El turismo rural está de moda y vuelve con fuerza tras la pandemia, como evidencian los datos de ocupación. Pero no debemos perder de vista que, al acercarnos al entorno rural para disfrutar de experiencias ya olvidadas por los "urbanitas", hay que observar unas normas básicas de comportamiento para no causar molestias a las personas o daños a la naturaleza.

Son muchos los consejos que pueden darse para un "manual de pruebas prácticas del buen turista rural", todos ellos de sentido común, que se resumen en uno: respeto.

CON LA RECUPERACIÓN, VUELVE LA MASIFICACIÓN

Una vez superados los rigores de la pandemia, ha vuelto a darse una notable acumulación de visitantes en espacios rurales de Navarra, ha reconocido la directora general de Turismo del Gobierno foral, Maitena Ezkutari.

Un ejemplo claro, ha resaltado, es el de la cascada de Xorroxin, donde se ha trabajado con el Ayuntamiento de Baztán para hacer estudios del perfil del visitante y del flujo de viajeros y se ha modificado el recorrido para no generar molestias a los residentes en la zona. También se han mejorado los aparcamientos en Errazu para que no haya acumulación de coches en el núcleo urbano.

"Una de las acciones más importantes es la cita previa, que es algo a lo que tenemos que acostumbrarnos", ha asegurado Ezkutari. En el nacedero del Urederra ya funciona este sistema desde hace tiempo y en Xorroxin se va a implementar en breve.

Los navarros, en general, están satisfechos con este auge del turismo rural. Según un informe del Observatorio Turístico de Navarra, un 90 % de los entrevistados cree que el turismo es bueno para su zona y el 78,2 % expresa que le gusta recibir turistas durante todo el año.

No obstante, también destacan que tienen que sufrir algunas molestias y, así, un 45,2 % considera que se genera un exceso de ruido; un 39,6 %, que hay un gran deterioro del patrimonio; un 57,2 % se queja sobre todo de que no se respetan las normas de convivencia; un 33,2 %, de masificación; y un 55,5 %, de un aumento del coste de la vida.

CUIDADO CON EL GANADO

Pero las molestias no son únicamente para los residentes, sino también para el ganado, como señala el secretario general del sindicato agrario EHNE, Patxiku Irisarri, propietario además de una casa rural en Echalar.

"Aquí en Navarra hay algunos sitios que ya están saturados de gente", ha indicado a Efe el dirigente de EHNE, quien ha puesto en valor las medidas puestas en funcionamiento para la visita a la cascada de Xorroxin, porque "ahí sí que hay un problema".

Irisarri ha declarado que también ha habido problemas con los perros que llevan los turistas, algunos de los cuales han comenzado a perseguir a las ovejas en el monte. El suceso más grave ocurrió hace un par de años en la zona de Ochagavía cuando unas quince ovejas se despeñaron al ser acosadas por un perro.

"Es desconocimiento del sector y de cómo se portan los animales cuando ven una oveja, una yegua o algún animal salvaje", ha lamentado Irisarri, quien ha apuntado que ha habido asimismo problemas con los mastines que cuidan al ganado, que han atacado a los perros de los turistas que se han acercado al ganado.

EL ECOLOGISMO RECLAMA RESPONSABILIDAD

Ecologistas en Acción, en su informe 'Stop turistización', también se hace eco de este problema y destaca que "las actividades y alojamientos creados en plena naturaleza para satisfacer una moda de ocio activo pueden ser menos sostenibles que unas vacaciones tradicionales".

La pandemia, agrega, "ha provocado pánico a la masificación" y es posible que la predilección por estos lugares tranquilos "dure un tiempo, pero la voracidad de los turistas activos ha puesto en conflicto por primera vez en el campo a aborígenes y turistas, como ya había sucedido en ciudades masificadas".

Por este motivo, el colectivo ecologista Gurelur propone que las personas con negocios de atención a turistas en zonas concretas coloquen carteles y distribuyan folletos para promover la sensibilidad ambiental del espacio rural.

"La masificación de personas en espacios naturales debe motivar a las administraciones ambientales a regular convenientemente a estas personas para evitar molestias a la fauna, principalmente a la protegida", resalta Gurelur.

DECÁLOGO DEL BUEN TURISTA RURAL

Teniendo esto en cuenta, podría elaborarse un "decálogo" de comportamiento del buen turista rural:

1. Respeta a las personas. Para quienes residen en una zona rural, esa es su casa, todo el año. Trata por tanto ese entorno como si fuera tu propia casa.

2. Respeta la fauna y la flora. Son uno de los grandes atractivos del entorno rural. No molestes al ganado o a las especies salvajes ni dañes o te apropies de la flora autóctona.

3. Respeta el patrimonio. Si ese monasterio, ese yacimiento, ese puente romano ha sobrevivido al paso de los siglos, que salga indemne de tu visita.

4. No dejes residuos. Deposítalos en la papelera o el contenedor correspondiente y, si no es posible, llévatelos de vuelta a casa.

5. Evita la contaminación acústica. El ruido de la ciudad, para la ciudad. La tranquilidad del entorno rural es un activo tan importante como sus paisajes o su gastronomía.

6. Comprueba si hay que pedir cita previa para visitar un lugar. Hay muchos enclaves que han establecido este sistema para evitar la masificación. Ayúdales a que funcione.

7. Ten prudencia, sobre todo en invierno con la nieve. Los paisajes nevados ofrecen una oportunidad inigualable para el turismo rural, pero equípate adecuadamente y no obligues a los servicios de emergencia a tener que acudir en tu rescate.

8. Ten cuidado con no generar un incendio. En verano, cada vez más, la vegetación de las zonas rurales puede estar muy seca. Extrema las precauciones en tu visita para evitar un desastre.

9. Vive una experiencia inmersiva en el entorno rural. Empápate de las costumbres y tradiciones del lugar que visites. No pases por el lugar como una maleta.

10. Gasta dinero. En el entorno rural hay multitud de oportunidades para tirar de tarjeta de crédito. Artesanía, embutidos, miel, ropa, fruta, repostería, licores... Llévatelos a casa. El sector lo necesita. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Decálogo del buen turista rural en Navarra: respetar a las personas y a la naturaleza