SALUD

Los cuidados paliativos, mucho más que un apoyo fundamental en el momento final de la vida

Sin embargo, a menudo son considerados como una "medicina de segunda división" o como algo que "no es medicina".

Un paciente en un hospital. ARCHIVO
Un paciente en un hospital. ARCHIVO

Los cuidados paliativos de pacientes con una enfermedad avanzada o en los momentos del final de la vida son esenciales para facilitar el bienestar físico y emocional de la persona en ese proceso tan complicado, aunque siguen siendo poco valorados dentro de la propia medicina, ya que se consideran en ocasiones como una mera "acción caritativa".

Pero los cuidados paliativos son mucho más, son un apoyo fundamental para el enfermo y su familia.

Este tipo de atensión se comprende en toda su profundidad cuando se conoce en primera persona el trabajo de los equipos multidisciplinares que se encargan de esta labor en muchos centros sanitarios, ha explicado Carlos Centeno, director del Servicio de Medicina Paliativa de la Clínica Universidad de Navarra.

Centeno, investigador principal del programa Atlantes del Instituto de Cultura y Sociedad (ICS) de la Universidad de Navarra, hace hincapié en que los cuidados paliativos no son solo un apoyo en los momentos finales de la vida, sino también una ayuda para pacientes con una enfermedad avanzada que sienten dolor o estados de depresión, aunque no haya riesgo vital.

Cuando se conmemora este 10 de octubre el Día Mundial de los Cuidados Paliativos, llaman la atención algunos datos que revelan que en España menos del 50 % de las personas que lo necesitan tienen acceso a la medicina paliativa especializada.

Pregunta: ¿Están los cuidados paliativos bien valorados?

Respuesta: Los cuidados paliativos, por desgracia, no han alcanzado la posición que les corresponde dentro de la medicina. Son considerados como una medicina de segunda división o a veces incluso como algo que no es medicina, como algo parecido a una ONG o a una acción caritativa.

Sin ninguna duda, el estar tan vinculados al concepto de muerte hace que perdamos un poco de vista todo lo positivo que tienen que aportar los cuidados paliativos en ese momento tan difícil de la enfermedad.

P: ¿De qué depende la percepción de los cuidados paliativos?

R: Si es por la prensa, el mensaje circulante que le llega a la sociedad es una confusión entre cuidados paliativos y eutanasia, entre paliativos y sedación, entre paliativos y medicina de segunda.

Pero, cuando una persona ha visto en acción los cuidados paliativos, no necesita más explicación, porque ha visto la potencia que tienen. Mirar a un enfermo en ese momento de la enfermedad con los ojos, con la mirada paliativa, lo cambia todo.

P: ¿Cuál es la prioridad de los cuidados paliativos?

R: En la enfermedad avanzada o en la situación de final de vida, la primera diana es el dolor, así de rotundo. Mientras no calmes el dolor, mitigues el dolor, alivies el dolor, no hay nada que hablar, el dolor lo cambia todo.

Aquí se incluye además todo lo que, no siendo dolor, tampoco es tolerable, como el no dormir durante tres días o tener nauseas y vómitos continuamente. Todos los síntomas descontrolados son lo primero.

Esto casi siempre esto es lo más fácil, no siempre lo conseguimos por completo, pero el alivio de estos síntomas no nos lleva muchos días, también por parte de los médicos de familia, porque la medicina paliativa la hacemos todos.

P: ¿Y una vez calmado el dolor?

R: Después del dolor hay cosas que hacer y lo que nos lleva más tiempo es darle la vuelta a una situación emocional, al miedo, al ánimo bajo, a la tristeza. Eso hay que ponerlo en el número dos.

Para mí, la 'guinda' es que a veces el sufrimiento hay que ponerlo en esferas más profundas de la persona, a veces no es que el ánimo esté bajo, sino que uno ha perdido la esperanza o no encuentra sentido a la vida y eso lleva más tiempo y es más difícil. Es un cuidado existencial o espiritual que demanda una persona, no un fármaco.

P: ¿Es duro su trabajo para los profesionales de cuidados paliativos?

R: Es duro y es muy profundo, es duro y es muy reconfortante aliviar, ver cómo la paz se abre paso en una biografía, es una satisfacción profesional enorme cuando un paciente que no estaba en calma recupera la calma y aparece tranquilo. Es duro y es muy bonito al mismo tiempo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los cuidados paliativos, mucho más que un apoyo fundamental en el momento final de la vida