• viernes, 17 de septiembre de 2021
  • Actualizado 00:51

 

 
 

SOCIEDAD

Los cuidadores de personas dependientes en Navarra tendrán que tener un certificado obligatorio para poder trabajar

Se trata de una de las medidas del Ejecutivo de Barkos para luchar contra la economía sumergida que asola a este sector.

Ancianas en un centro de dependencia .EFE.
Ancianas en un centro de dependencia .EFE.

Cerca del 45 % de las personas con dependencia en Navarra emplean a otra encargada de su cuidado, una labor que en 2022 deberán desempeñar solo personas con un certificado que avale su capacitación y para cuya contratación se van a habilitar de nuevo ayudas en la Comunidad foral.

Así lo han puesto de manifiesto el director general del Observatorio de la Realidad Social, Patxi Tuñón, quien ha presentado una encuesta realizada a personas dependientes en Navarra sobre sus cuidadores, y la directora gerente de la Agencia Navarra para la Dependencia (ANADP), Inés Francés, quien ha dado a conocer las novedades sobre las ayudas a la contratación de cuidadores y las relativas al procedimiento de acreditación de estos profesionales.

En cuanto a la encuesta, fue realizada en septiembre de 2017 por encuesta telefónica a 1.243 de los 10.364 personas dependientes registradas en Navarra en ese momento, y constata que este sector es "uno de los más afectados por la economía sumergida", ya que "una cuarta parte de las personas que trabajan" como cuidadores de personas dependientes lo hacen sin contrato, según Tuñón.

En ese momento, de las 10.364 personas dependientes (7.740 contaban con ayuda económica), 4.426 tenían una dependencia moderada y 2.849 percibían ayuda; 3.770 eran dependientes severos de los que 3.037 tenían prestación; y 2.168 eran grandes dependientes con 1.854 de ellos perceptores de ayuda económica.

El número de mujeres dependientes, 6.719, casi duplica al de hombres, 3.645, según los datos, que revelan que 12.927 personas son beneficiarias de prestaciones o servicios, de las cuales 8.994 reciben ayudas económicas y el resto otros servicios.

En todo caso, cerca de un 45 % de los navarros con dependencia emplea a un cuidador, de forma que entre quienes reciben ayudas económicas el 64,7 % tiene contratada a una persona, otro 25,7 % emplea a alguien sin contrato, el 4 % opta por una empresa y el 5,5 % se reserva su respuesta; mientras que entre los dependientes en espera de recibir prestaciones económicas con personas empleadas, el 65,3 % tiene personas contratadas, un 24,3 % a cuidadores sin contrato, un 4,6 % a una empresa y un 5,8 % no contesta.

Como norma, cuanto mayor es la dependencia también aumenta el porcentaje de personas cuidadoras con contrato, mientras disminuye la utilización de los servicios prestados por empresas, especialmente entre quienes perciben prestaciones.

En cuanto a la cantidad de horas en las que los contratados prestan sus servicios, la encuesta revela que son mayoría las personas con ayuda económica que contratan personal entre 6 y 10 horas semanales (10,1 %) y entre 36 y 40 horas (9,8 %), aunque los porcentajes varían según el grado de dependencia, ya que los contratos por menos horas son los de menor dependencia.

Los sueldos de estas personas también son objeto de análisis, y la mayoría se sitúan entre los 801 y los 1.200 euros mensuales pagados por quienes perciben ayudas.

Con todo ello, la directora gerente de la Agencia Navarra para la Dependencia (ANADP), Inés Francés, ha valorado la utilidad de los datos obtenidos para el actual momento en el que el Gobierno estudia el modo de incrementar las ayudas económicas a las personas dependientes que contraten a cuidadores que tengan acreditada su capacitación profesional, que será requisito para optar a ellas.

Se trata de que "el sector se profesionalice, el servicio sea de más calidad y las familias descansen" en personal cualificado estas labores, ha señalado Francés al desvincular estas ayudas de los familiares que puedan desempeñar los cuidados.

Así, ha detallado que los procesos de acreditación tienen como objetivo "mejorar la calidad de los servicios prestados asegurando la cualificación de los profesionales", y las ayudas a las ayudas a la contratación persiguen crear más empleo evitando la economía sumergida en el sector, garantizar la atención a dependientes por profesionales cualificados, y facilitar la prestación de servicios profesionalizados en el entorno favoreciendo la permanencia en el domicilio.

Ha recordado que en la actualidad el Estado tiene el 31 de diciembre de 2022 como límite para completar la acreditación de todos los profesionales del sector, tiempo en el que están hábiles las habilitaciones provisional y excepcional que permitan prestar estos servicios, cuya consecución debe pedirse al Gobierno de Navarra.

Así, quienes hasta el 31 de diciembre de 2017 acrediten una experiencia de al menos 3 años, con un mínimo de 2.000 horas trabajadas en los últimos 12 años en la categoría profesional correspondiente, o en su defecto tengan un mínimo de 300 horas de formación relacionadas con estas competencias profesionales, quedarán habilitadas excepcionalmente, con validez en todo el Estado.

A la habilitación provisional podrán optar quienes no cumplan los requisitos anteriores y hayan trabajado con anterioridad en el sector, quienes entrarán en un registro habilitado por el Gobierno foral y se comprometerán a participar en los procesos de evaluación y acreditación o a cursar la formación específica hasta diciembre de 2022. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los cuidadores de personas dependientes en Navarra tendrán que tener un certificado obligatorio para poder trabajar