PREMIUM  EDUCACIÓN

"La erótica infantil es un hecho": una federación defiende así el polémico programa Skolae de Barkos

La Federación de Planificación Familiar Estatal (FPFE) ha pedido que el programa de educación sexual "no se use como arma de crispación política".

Un aula de clase sin alumnos ni profesores EFE Archivo
Un aula de clase sin alumnos ni profesores EFE Archivo  

La Federación de Planificación Familiar Estatal (FPFE) sostiene, ante el debate surgido en torno al programa Skolae, que "la educación sexual es demasiado importante como para que se use como arma de crispación política".

En un comunicado señala que el debate sobre este programa del Departamento de Educación de Navarra "se suma a ciertos discursos públicos de rechazo a la educación sexual, por fortuna minoritarios". 

Una educación, remarca, "necesaria en todas las edades" y que no debe ser usada "para alentar discursos ideológicos que nada tienen que ver con ella y como excusa para publicar titulares escandalosos y falsos".

Al respecto asevera que no hay "casi ninguna organización o institución que trabaje en el ámbito de la salud, sexualidad o educación y pueda negar con argumentos basados en los hechos el beneficio de la educación sexual para las niñas y niños más allá de convicciones morales e ideológicas, con las que la educación no tiene por qué entrar en conflicto". 

"Estamos hablando de proporcionar a todas las personas, a cualquier edad, los conocimientos y herramientas que contribuyan a que puedan vivir con bienestar y dignidad, y a que tengan en cuenta el bienestar de las personas con las que se relacionen y actúen respetando sus derechos", remarca. 

En este sentido apunta que organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud, la UNESCO, UNICEF, los Objetivos de Desarrollo Sostenible "recomiendan y han puesto en marcha la educación sexual dentro y fuera de las escuelas" y lo han hecho "no solo como un derecho, que lo es, o una mera prevención de riesgos, sino como herramienta de cultivo de un hecho que conforma la personalidad y el desarrollo de todos".

Como ejemplo cita una guía de la OMS que indica que en cada grupo de edad y fase de desarrollo, aparecen preguntas y comportamientos específicos "a los que se ha de reaccionar de una manera pedagógica”.

"La erótica infantil es un hecho, por más que algunas y algunos quieran mirar para otro lado", afirma, a lo que añade que "con el silencio y la ocultación enseñamos a las niñas y niños a instalarse en la 'clandestinidad' a la hora de aprender, y más tarde llegan las consecuencias negativas". 

La educación sexual "no les quita la 'inocencia', sino que les ayuda a entender lo que ya están preguntando y explorando", defiende para precisar que la referencia en el programa a "juegos eróticos infantiles", hace referencia a la curiosidad y el descubrimiento que los menores experimentan con su cuerpo y con el de quienes les rodean, pero "no significa que el programa pretenda enseñarles ciertas prácticas".

La federación incide además en que la educación sexual es una labor compartida entre las familias y los profesionales.

Quienes han participado en el pilotaje del programa Skolae durante el curso 2017/2018 han salido también al paso de la polémica señalando que Skolae ha dado respuesta "a la exigencia legal de trabajar en las aulas por la igualdad entre hombres y mujeres". 

"La gran aportación de Skolae es que tanto sus contenidos como su estructura posibilitan la generalización del programa impulsando claramente la igualdad", afirman en un comunicado, en el que citan entre sus ejes la "conciencia crítica de las desigualdades de género y la capacidad para el cambio, desarrollando competencias en saber mirar y entender".

A ello suman "la autonomía e independencia personal, la centralidad del empleo y la ética del cuidado, para trabajar las competencias en saber ser y saber vivir; el liderazgo, el empoderamiento y la participación social, para las competencias en saber construir y saber aportar y la sexualidad, la convivencia y la prevención de la violencia, desarrollando la competencia en saber sentir y saber bientratar".

Skolae "proporciona la formación y los recursos necesarios para romper prejuicios y estereotipos y educar en una realidad igualitaria", según quienes han trabajado con el programa, que reconocen que les ha supuesto un proceso de reflexión personal sobre su práctica docente. Se han dado cuenta de que tenían que “desaprender” en juicios, actitudes, mensajes cotidianos.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
"La erótica infantil es un hecho": una federación defiende así el polémico programa Skolae de Barkos