• sábado, 31 de julio de 2021
  • Actualizado 18:47

 

 
 

IGUALDAD

"Tarde, mal y a rastras": critican los retrasos del plan de Eduardo Santos en Políticas Migratorias

Bildu y Navarra Suma han sido los más críticos, añadiendo que se trata de "una hoja en blanco".

El consejero de Políticas Migratorias y Justicia, Eduardo Santos, y el alcalde de Pamplona, Enrique Maya, firman un acuerdo para la ampliación del Palacio de Justicia. PABLO LASAOSA
El consejero de Políticas Migratorias y Justicia, Eduardo Santos, y el alcalde de Pamplona, Enrique Maya, en una imagen de archivo. PABLO LASAOSA

La directora general de Políticas Migratorias de Navarra, Patricia Ruiz de Irizar, ha reconocido retrasos en la elaboración del Plan de acogida integral a personas migrantes y de la Estrategia de Convivencia Intercultural y ha señalado que prevén tenerlos preparados en septiembre junto al Plan de lucha contra el racismo y la xenofobia.

Así lo ha indicado en una comisión parlamentaria a petición propia en la que ha que ha informado del plan de trabajo de la dirección general para este año 2021.

Ruiz de Irizar ha asegurado que tanto el Plan de acogida como la Estrategia de Convivencia “están en marcha” pero “van tarde” puesto que estaban planificados para 2020 y la situación de pandemia les ha retrasado, si bien ha indicado que a finales de abril esperan contar con el primer borrador sobre el diagnóstico necesario para la implementación de este plan y del dedicado a la lucha contra el racismo y la xenofobia.

Según ha informado, tienen previsto que tanto los dos planes como la estrategia estén encima de la mesa en septiembre.

Sin contar el gasto de personal, ha comentado, la dirección general de Políticas Migratorias cuenta con un presupuesto para el 2021 de 3.388.906 euros, una cantidad que ha considerado que “no es suficiente” pero representa “un esfuerzo importante” por parte del Gobierno, ya que supone un 16% más que el año pasado.

En este 2021, ha informado, se convertirán en la tercera comunidad en implantar un programa de patrocinio comunitario con la creación en Tudela de la mano de la Fundación Padre Lasa de un servicio de rastreo de familias llegadas de campos de refugiados de Turquía o Líbano y cuya llegada está prevista en abril.

Se implementará también un programa de transición dirigido a personas a las que se ha denegado la solicitud de asilo y deben abandonar el programa en 15 días para ofrecerles alojamiento y acompañamiento social, para lo cual el Ayuntamiento de Pamplona ha aportado el chalet de Caparroso.

Otra de las novedades es la creación del programa Kideak, “basado en la mentoría y el acompañamiento” a jóvenes migrantes entre 18 y 23 años sin apoyo familiar en Navarra que cuenta con 50 plazas de las que 35 son residenciales.

Junto con el departamento de Derechos Sociales se creará un programa de reagrupación familiar en el que se ofrecerá acompañamiento, orientación, apoyo psicológico y apoyo a la integración y un programa de para dispensar de forma gratuita en farmacias mascarillas y medicación para migrantes en situación administrativa irregular.

Según Ruiz de Irizar, el servicio de teletraducción está ya implantado en los servicios sociales y en el INAI y trabajan para su integración en Vivienda y en Educación con el objetivo de que “cualquier persona en la Administración que tenga atención al público tenga este servicio”.

Asimismo, ha indicado, este año continuarán ofreciendo el servicio de mediación intercultural incluyéndose un nuevo perfil para la población china y se continuará con el servicio de asesoramiento en Extranjería, que “se queda escaso” debido a que la atención ha pasado a ser telemática y existen “grandes dificultades por parte de las personas migrantes para el acceso”.

Se mantendrán los dos pisos de acogida para población vulnerable, un servicio con 14 plazas que ha reconocido que es “totalmente insuficiente”, y continuará en Pamplona el proyecto Acompaña, con intervenciones “individualizadas” y “de alta intensidad” a mujeres que conforman hogares monoparentales.

El portavoz de Navarra Suma, Jorge Esparza, ha reconocido el valor de establecer “objetivos y un cronograma” en el trabajo de la dirección general, aunque ha discrepado sobre los motivos del retraso en el Plan de Acogida y ha considerado que el Plan de lucha contra el racismo y la xenofobia “es poco menos que una hoja en blanco”.

Por parte del PSN, Virginia Magdaleno ha puesto en valor que “esta dirección no está haciendo una política continuista”, sino que está “analizando e intentando crear nuevos programas” y ha subrayado la importancia de dirigir la acción no solo a migrantes sino también a la población autóctona.

Blanca Régulez, de Geroa Bai, ha considerado que las actuaciones previstas para 2021 son “interesantes” y ha destacado programas como el de mediación intercultural, de asesoramiento o de acompañamiento en la oficina de extranjería, denunciando respecto a esto último que la situación en este servicio ya era “insoportable” antes de la covid.

Desde EH Bildu, Patricia Perales se ha mostrado muy crítica con los retrasos del Plan de Acogida aludiendo a que “no tenemos ni el diagnóstico” y asegurando que la dirección “va tarde, mal y a rastras” al tiempo que ha denunciado que no se está respondiendo a las necesidades de jóvenes migrantes, trabajadoras del hogar, temporeros o prostitutas.

Ainhoa Aznárez, de Podemos Ahal Dugu, ha referido que “hasta 2019 jamás ha habido una estructura de gobierno que ponga en el centro a las políticas migratorias” y ha pedido “mesura en las críticas” mostrando su apoyo al programa Kideak.

"NINGÚN MENOR ES EXPULSADO DEL SISTEMA"

Por su parte, Eduardo Santos ha asegurado que "nunca antes se había invertido tanto en atención a menores y jóvenes migrantes" en la Comunidad foral y ha afirmado que "no se deja a nadie expulsado, sólo, en la calle y sin ningún tipo de mecanismos de protección".

También ha añadido que "ningún menor es expulsado de ningún sistema" y ha garantizado que "todos los menores en Navarra que son detectados son acogidos y tutelados por el Gobierno foral".

En este sentido, Santos ha precisado que "caben situaciones de personas migrantes que aleguen minoría de edad y después se determine su mayoría de edad" o que "cumplan 18 años y salgan del programa de protección de menores y pasen a un programa de autonomía, que es voluntario porque son personas mayores de edad".

"Si quieren pueden optar a entrar en este programa con los requisitos que determina el departamento de Derechos Sociales", ha comentado el consejero de Políticas Migratorias, quien ha manifestado que es "falso" que "se haya dejado a jóvenes en la calle".

"Hay jóvenes que han podido ser dirigidos a otros recursos porque no cumplen los requisitos del programa de autonomía que establece Derechos Sociales, como ha pasado siempre. Esto no es una novedad, es una parte del sistema que viene siendo desde hace muchísimo tiempo", ha comentado.

Además, ha rechazado de "plano" que "no haya voluntad de atender necesidades por desidia, desconocimiento de la realidad y mucho menos por causas económicas dentro de las posibilidades presupuestarias" del departamento.

Según ha indicado, con datos a 31 de diciembre, los jóvenes mayores de 18 años atendidos por Derechos Sociales porque cumplen los requisitos en centro residencial son 51. De ellos, 49 son antiguos menores migrantes no acompañados. Asimismo, son 65 los jóvenes en el programa de autonomía porque cumplen los requisitos, de ellos 26 antiguos menores migrantes no acompañados.

También se ha referido el consejero de Políticas Migratorias al programa Kideak, un programa que se pondrá en marcha basado en la mentoría. Un programa "nuevo y complementario" dirigido a aquellos menores migrantes sin red familiar en Navarra que "necesitaban un apoyo global para salir adelante".

"Esto hace que lleve unos tiempos porque hay que cumplir requisitos administrativos con garantía", ha indicado Santos, para explicar que la pretensión es que pueda pasar a formar parte de la Cartera de Servicios Sociales.

En concreto, los requisitos de acceso al programa serán, entre otros, ser jóvenes entre 18 y 23 años de origen extranjero; no tener apoyo familiar en Navarra; encontrarse en situación de especial vulnerabilidad; comprometerse a participar activamente y con aprovechamiento de los servicios implementados o ser derivado por el sistema de protección de menores o a través de los Servicios Sociales de Base". Será un programa de 50 plazas, 35 con posibilidad de alojamiento y 15 centradas en el acompañamiento.

Por otro lado, el consejero se ha referido al cierre del recurso de observación y acogida que se cerró en junio "única y exclusivamente por la menor llegada de menores". Y ha asegurado que esto "no supuso en ningún caso la expulsión del sistema de ningún menor".

"Las personas que pudieron salir del programa de menores por cumplir en todo caso mayoría de edad y no cumplir los requisitos del programa de autonomía no se quedaron en la calle sin ningún tipo de recurso. Salieron con una ayuda económica, fueron dirigidas a sus unidades de barrio para tramitar la Renta Garantizada y se gestionaron alojamientos diferentes temporalmente".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
"Tarde, mal y a rastras": critican los retrasos del plan de Eduardo Santos en Políticas Migratorias