SOCIEDAD

Los muertos en Pamplona aumentaron ya antes de que se confirmara el primer positivo por coronavirus

La disparidad de muertos en el registro se refleja desde la última semana de febrero y se calcula que los fallecimientos se podrían haber triplicado. 

El párroco del cementerio municipal San José de Pamplona oficia un funeral durante la crisis por el coronavirus. EFE/Jesús Diges
El párroco del cementerio municipal San José de Pamplona oficia un funeral durante la crisis por el coronavirus. EFE/Jesús Diges

Los fallecidos en Pamplona certificados en el registro civil aumentaron de manera sorprendente días antes de que se detectara y se confirmara el primer positivo por coronavirus en la Comunidad foral. 

También mucho antes de que el Gobierno de Navarra informara del primer fallecimiento oficial, el registro civil había observado un inhabitual crecimiento de los certificados de defunción, lo que hace pensar que el coronavirus estaba ya más extendido de lo que se creía y todavía no se había diagnosticado. 

Según los datos a los que ha tenido acceso este periódico, sólo en febrero se produjo una diferencia de 33 fallecidos más con respecto a la media habitual, que en Pamplona se ha situado en los últimos años en las 8 defunciones diarias. De los 266 finados del año 2019 se pasó a los 299 muertos de 2020. 

En la última semana del mes, cuando ni siquiera había ningún infectado oficial por coronavirus en Navarra, el aumento fue de 21 fallecidos en el registro de Pamplona.  

Según fuentes registrales especializadas, las cifras reales de defunciones podrían reflejar entre el doble o el triple de muertos con respecto a las cifras oficiales ofrecidas por las instituciones por el coronavirus, aunque se trata de datos aproximados. Esto resume que gran parte de los fallecidos no han sido diagnosticados de la enfermedad. 

El Gobierno de Navarra confirmó la primera muerte por coronavirus el 14 de marzo y terminó el mes dando por oficiales 113 defunciones por el Covid-19. 

Sin embargo, los datos de registro civil señalan que, sólo en Pamplona, el número de muertes por encima de lo esperado en el mes de marzo llegó a 189 personas. Mientras que en marzo de los años anteriores habían muerto en la capital navarra 260 personas (8,5 de media al día) en marzo de 2020 la cifra se ha disparado hasta los 449 (15 de media al día). 

En la primera quincena del mes de marzo, cuando en la Comunidad foral de Navarra no se había reconocido ningún fallecimiento por coronavirus, las licencias por enterramiento en Pamplona habían aumentado ya de forma considerable: 60 casos más con respecto a la media habitual. 

El registro de cada localidad recoge todos los certificados de defunción y expide las licencias de enterramiento, que dadas las circunstancias se han acelerado para que no se produzcan colapsos y se trabaja todos los días. 

Esta misma semana se ha conocido que el Ministerio de Justicia ha comenzado a recopilar de forma diaria el número de defunciones inscritas en todos los registros civiles y las licencias de enterramientos concedidas para contar con información "objetiva y veraz" sobre el número de fallecimientos durante la pandemia de coronavirus.

La dirección general de Seguridad Jurídica y Fe Pública dictó el pasado sábado una instrucción a todos los registros civiles para que, al concluir la jornada laboral, envíen un correo electrónico con esos datos, especificando si la muerte se ha producido en hospital, residencia o vivienda habitual.

El objetivo es contar con información de todos los casos tras comprobar la imposibilidad de tener actualizada la plataforma habitual para compartir esa información -Inforeg- ante el aumento de defunciones y la reducción de personal en los registros civiles.

Según explica en esa instrucción la directora general de Seguridad Jurídica, Sofía Puente, "es la única forma de ofrecer a la sociedad una información veraz, contrastada y lo más objetiva posible, que permitirá también a las autoridades sanitarias poner el foco en aquellos lugares en los que los índices de mortalidad se han visto incrementados".
 

El Ministerio de Justicia no ha ofrecido todavía datos de los registros, pero sí lo han hecho de manera oficial dos comunidades autónomas (Madrid y Castilla-La Mancha) y las cifras revelan cómo se han disparado las defunciones en comparación con el año pasado.

El consejero madrileño de Interior, Justicia y Víctimas, Enrique López, ha explicado este martes que entre el 15 y el 31 de marzo fallecieron en Madrid capital "por todas las causas", aunque la mayoría por coronavirus, 5.950 personas, cuando en 2019 murieron 1.100 personas en el mismo periodo de tiempo.

En una entrevista con esRadio, López ha señalado que el Ministerio de Sanidad determinó que para medir la evolución de la pandemia solo se contarían víctimas confirmadas de la COVID-19, y no las sospechosas, pero ha destacado que ha habido "muchos fallecidos en domicilios o en residencias".

Este lunes fue el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha el que hizo públicos los datos de esa comunidad, con 3.319 licencias de enterramiento concedidas en marzo, un 96,3 % más que en el mismo mes de 2019.

En 1.921 de las licencias (el 57,9 % del total) se trata de fallecimientos por coronavirus o supuestos donde existen sospechas de esa infección, cifra que contrasta con el número de muertos por la Covid-19 reconocidos por las autoridades sanitarias desde el inicio de la pandemia hasta fin de marzo en esa comunidad: 774.

 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los muertos en Pamplona aumentaron ya antes de que se confirmara el primer positivo por coronavirus