• sábado, 25 de septiembre de 2021
  • Actualizado 23:37

 

 
 

SALUD

Enfermeras de Pamplona tras dos meses 'extenuantes' de lucha frente al coronavirus: "Nos ha hecho más humanos"

Alexander Echeverri, director de enfermería de la Clínica San Miguel de Pamplona, reflexiona sobre la experiencia vivida en los últimos dos meses en el Día Internacional de la Enfermera.

Alexander Echeverri, jefe de Enfermería de Clínica San Miguel, junto a su equipo. PABLO LASAOSA
Alexander Echeverri, jefe de Enfermería de Clínica San Miguel (en el centro), junto a su equipo. PABLO LASAOSA

Cuando el coronavirus llegó de golpe a Navarra, Alexander Echeverri Giraldo, de 41 años, comenzaba a hacerse cargo de la jefatura de enfermería en la Clínica San Miguel de Pamplona. Natural de Colombia, pero con raíces navarras, su trabajo le llevó desde su país natal hasta Madrid y, después, hasta la capital navarra. 

"Han sido unos meses muy duros, pero ya estamos poco a poco recobrando la normalidad, tenemos ya pocos pacientes de Covid-19", relata sobre los dos meses intensos que han vivido con largas jornadas para volcarse en sus pacientes. 

Este martes 12 de mayo se celebra en todo el planeta el Día Internacional de la Enfermera, una efeméride que coincide con el nacimiento de Florence Nightingale, en 1820, considerada como una de las precursoras de la enfermería moderna. 

El colectivo ha sido clave durante la presente crisis sanitaria del coronavirus, fundamental en la asistencia y atención a los pacientes con la Covid-19. El la Clínica San Miguel el pico máximo llegó entre finales de marzo y principios de abril, cuando hasta 44 de las 60 habitaciones eran ocupadas por enfermos de coronavirus, al igual que 4 de sus 6 puestos de UCI. 

La forma de afrontar la situación desde el servicio de enfermería fue con la reestructuración de los turnos, que pasaron a ser de 12 horas para aumentar la atención. "Son pacientes pluripatológicos que requieren muchos más cuidados, así que decidimos ampliar al máximo la capacidad con turnos más amplios para estar más gente trabajando de manera simultánea", señala Echeverri

"Todo llegó un poco de improviso, porque el Gobierno hablaba de que aquí no iba a pasar como en Italia. Pero cuando la casuística aumentó comenzamos a prepararlo todo. La situación ha sido muy cambiante desde el principio, ya que las indicaciones han ido cambiando y nos hemos ido adaptando en cada momento", asegura. 

Alexander Echeverri, director de enfermería de la Clínica San Miguel de Pamplona. PABLO LASAOSA

Echeverri destaca la importancia del acompañamiento y de la empatía con los pacientes, que al principio ni siquiera podían tener visitas, hasta que se adoptaron unos protocolos con la suficiente seguridad. "Esta situación nos ha enseñado a ser más humanos todavía, a sentir con el otro, saber que los pacientes estaban en una habitación 24 horas y que los cuidados no se podían limitar sólo a la parte física. Nos dimos cuenta desde el principio de esa necesidad para ofrecer acompañamiento y contacto", recuerda el responsable de enfermería de la Clínica San Miguel de Pamplona

"Pusimos en marcha proyectos para apadrinar habitaciones con pacientes con Covid-19, asignamos enfermeras como referentes de humanización y que hicieron una labor extraordinaria. Nos hemos preocupado de que todos ellos pudieran tener contacto con sus familias, con videollamadas, etc", resalta. 

Echeverri relata que esa atención tan personalizada ayudó mucho para que las familias estuvieran más tranquilas y que los pacientes se sintieran más acompañados. "Además, todos los días los médicos informaban a los familiares de la evolución de cada paciente", asegura el enfermero. 

Han sido "jornadas extenuantes" pero plenas en el aspecto profesional y personal para todo el equipo de la clínica pamplonesa. "Fuimos aprendiendo desde el principio. El Covid-19 era un gran desconocido, con una sintomatología muy atípica, cada paciente tiene manifestaciones muy particulares. Esto ha dificultado el proceso de aprendizaje, se fueron cambiando los protocolos, etc", resumen Echeverri sobre los dos intensos meses. 

El enfermero celebra la buena coordinación médica que existe en Navarra y la importancia de los equipos de protección individual (EPI) de los que no han echado nada a faltar en el hospital. "Fue también algo nuevo incorporarlo a la dinámica del día a día, han sido muchas las experiencias pero nos han hecho salir reforzados de la situación. Afortunadamente hemos tenido en todo momento los recursos necesarios para garantizar siempre la seguridad de los pacientes y del personal", mantiene. 

Ahora, espera que la sociedad sea capaz de afrontar la desescalada con responsabilidad y que pronto un tratamiento o una vacuna ponga fin a la incertidumbre que genera la enfermedad. 

Alexander Echeverri, director de enfermería de la Clínica San Miguel de Pamplona. PABLO LASAOSA

"Como actual director de enfermería de la Clínica San Miguel solo tengo palabras de agradecimiento para todo el equipo de enfermería por la gran labor realizada, por la flexibilidad y constante adaptación para responder con profesionalidad y empatía para ofrecer cuidados de enfermería integrales a los pacientes en un escenario que era cambiante todos los días", reflexiona Alexander Echeverri que quiere trasladar ese agradecimiento a todo el equipo de la dirección de enfermería, como auxiliares, camilleros, técnicos especialistas en radiodiagnóstico, así como a otros estamentos como lencería, cocina, limpieza, mantenimiento y todo el equipo de auxiliares administrativas. "Su desempeño ha sido ejemplar para vencer esta situación adversa y poder estar a día de hoy recobrando paso a paso la nueva normalidad”, comenta. 

Echeverri quiere, además,  extender su agradecimiento a toda la sociedad por los aplausos de todos los días a las 8 de la tarde, que les llenaron de "mucha emoción y energía para no desfallecer", así como a las empresas diferentes sectores que han hecho diferentes donaciones, desde mascarillas quirúrgicas, gafas protectoras, pantallas faciales y alimentos que hicieron más levaderas sus largas jornadas.

Como reflexión final, justo en el día en el que se celebra el Día Internacional de la Enfermera, el responsable de la Clínica San Miguel quiere recordar que, como quedó en su momento escrito, "todas las profesiones tienen muchas cosas en común, sirven para algo, pero no todas sirven a alguien". "Creo que puedo hacer propias las palabras que alguna vez escuché: 'Si tuviese un problema grave de salud y mi vida dependiera de un hilo, me gustaría que ese hilo estuviera al cuidado de una enfermera', concluye. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Enfermeras de Pamplona tras dos meses 'extenuantes' de lucha frente al coronavirus: "Nos ha hecho más humanos"