PREMIUM  SOCIEDAD

Un comisario de la Policía Foral exige a sus agentes flexibilizar las multas en Corella tras una reunión con el alcalde

El jefe de la comisaría de Tudela acordó con el regidor municipal, Gorka García, “criterios de actuación” para la imposición de sanciones sobre el estacionamiento de vehículos.

Desde la izquierda, el comisario de la Policía Foral de Tudela, Miguel Ángel Escudero; la consejera María José Beaumont; el alcalde de Corella, Gorka García; y la primera teniente de alcalde de la localidad, Patricia Cueva, durante la firma del acuerdo. GOBIERNO DE NAVARRA
Desde la izquierda, el comisario de la Policía Foral de Tudela, Miguel Ángel Escudero; la consejera María José Beaumont; el alcalde de Corella, Gorka García; y la primera teniente de alcalde de la localidad, Patricia Cueva, durante la firma del acuerdo. GOBIERNO DE NAVARRA  

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios de Navarra - Sindicato de Policía Foral (CSIF-SPF) ha denunciado un acuerdo firmado por el jefe de la comisaría de la Policía Foral de Tudela, Miguel Ángel Escudero, tras una reunión con el alcalde de Corella, Gorka García Izal (Alternativa Corellana Independiente), por el que se flexibiliza la imposición de multas de aparcamiento en la localidad ribera.

Se trata de un documento fechado el pasado 22 de julio, por el que el comisario acuerda, tras la cita con el regidor, que "en las calles secundarias con menor flujo de circulación y anchura limitada de vía, se flexibilizará su control, para que el estacionamiento de los vehículos en la calzada no imposibilite o dificulte la circulación normal de vehículos".

Como se recuerda, el Gobierno de Navarra había suscrito el 12 de abril un Convenio de Colaboración con el Ayuntamiento de Corella para que la Policía Foral prestara servicios de seguridad pública en la localidad. A esta situación se llegó debido a que la Policía Local no contaba con efectivos suficientes para desempeñar esas funciones, por lo que se decidió que una patrulla del cuerpo policial autonómico, formada por dos agentes, ejecutaría esas labores de seguridad pública durante todo el año, en un turno de trabajo cada día.

El conflicto surgió cuando los vecinos comenzaron a percibir evidentes diferencias en el número de multas entre los turnos de la Policía Municipal de Corella y los de la Policía Foral. Las quejas motivaron incluso la colocación de carteles en algunas calles del municipio, en los que se exponía que siempre se habían aparcado los coches de esa manera y nunca se habían realizado denuncias por ello.

Calle Puerta del Sol, con coches aparcados en la acera, en Corella. ARCHIVO

Como los efectivos de la Policía Foral continuaban cumpliendo el reglamento, las protestas acabaron llegando hasta el despacho del alcalde, que se reunió con el comisario de Tudela, que vive en Corella, el 19 de julio para ver cómo se podía corregir la situación. El resultado no fue otro que el citado acuerdo, en el que se pactó que la Policía Foral "flexibilizaría el control" de los estacionamientos.

En ese documento, al que ha tenido acceso NAVARRA.COM, se establecen diversas pautas de actuación sobre los criterios de control del tráfico en Corella. En el referido a la vigilancia de los estacionamientos de vehículos sobre las aceras, se indica que "se permitirán las utilizadas habitualmente en las calles que, por su amplitud, no se generen problemas de seguridad para los peatones; en las calles secundarias con menor flujo de circulación y anchura limitada de la vía, se flexibilizará su control para que el estacionamiento de los vehículos en la calzada no imposibilite o dificulte la circulación normal de vehículos".

REPRIMENDAS VERBALES

Según las protestas de varios agentes de la comisaría tudelana, Escudero, después de la reunión con el alcalde corellano, responsabilizó a sus subordinados de ese incremento de las sanciones, llegando a sugerir incluso que las denuncias estaban mal efectuadas. Más aun, se encargó de iniciar una serie de reprimendas verbales a los agentes que se iban a trasladar hasta el municipio.

La situación no varió, ya que los policías continuaron cumpliendo a rajatabla el control de los estacionamientos. Por ello, el comisario, según las críticas de los agentes, exigió que se impusieran sanciones tan solo cuando se les requiriera para ello, un mandato que, posteriormente, se tradujo en que denunciaran únicamente cuando hubiera una queja expresa y el estacionamiento del vehículo pudiera causar peligro para los peatones.

Según el sindicato, la voluntad de los policías de cumplir el mandato legal encomendado en la Ley Orgánica 2/1986, del 13 de marzo, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad respecto a la vigilancia del tráfico conllevó que las reprimendas del comisario de Tudela se multiplicaran. El último paso fue la firma de una instrucción con criterios de actuación sobre el control del tráfico de Corella, llevada a cabo después de una reunión con el alcalde, para indicar cuándo y cómo se debía denunciar.

Según se ha podido conocer de fuentes directas de la comisaría afectada, los policías encargados de esas labores en el municipio ribero han estado varias semanas sin poder cumplimentar denuncias, ya que les han retirado los boletines, que han sido guardados bajo llave. Por ello, aun en el caso de detectar una infracción conforme a la legislación vigente en materia de tráfico, no pueden proceder a la sanción.

PRINCIPIOS BÁSICOS DE ACTUACIÓN

CSIF-SPF recuerda que los criterios de actuación firmados por el comisario de Tudela chocan con los principios básicos de la mencionada ley orgánica, en cuyo artículo 53.1B se establece como función específica "la ordenación, señalización y dirección del tráfico en el casco urbano, de acuerdo con lo establecido en las normas de circulación". Por ello, alegan que el mandato del jefe de la comisaría de Tudela colisiona de manera frontal con los principios básicos de actuación sobre jerarquía y subordinación.

No es la primera polémica en la que se ve envuelto Miguel Ángel Escudero. Como desveló hace unas semanas NAVARRA.COM, el comisario de la capital ribera aprovechó el pasado mes de abril las atribuciones de su puesto para remitir una información a la Brigada de Régimen Interno, desautorizando a dos de sus policías después de haber recibido una llamada de protesta del entonces alcalde de Murchante, el socialista Tomás Aguado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un comisario de la Policía Foral exige a sus agentes flexibilizar las multas en Corella tras una reunión con el alcalde