SALUD

La Sanidad navarra reconoce estar "tensionada" en todos sus puntos y alerta: "Estamos en punto crítico"

Se han cifrado los recursos actualmente en 344 camas convencionales y domiciliarias dedicadas a pacientes Covid y 86 puestos UCI, de las que están ocupadas 230 camas convencionales y 38 en UCI.

Personal sanitario en el Complejo Hospitalario de Navarra. PABLO LASAOSA
Personal sanitario en el Complejo Hospitalario de Navarra. PABLO LASAOSA

El directo general de Salud del Gobierno de Navarra, Carlos Artundo, ha reconocido que las medidas restrictivas que entrarán en vigor este jueves son "muy duras" y afectan "especialmente a algunos colectivos" pero "son imprescindibles para conseguir el objetivo de rebajar inmediatamente y de manera significativa el número de positivos de Covid que tenemos en Navarra".

Artundo ha comparecido este miércoles, acompañado del director-gerente del Servicio Navarro de Salud, Gregorio Achútegui, y el director gerente del Complejo Hospitalario de Navarra, Alfredo Martínez, tras una reunión para valorar la situación de la red asistencial pública y privada.

Los responsables de Salud atienden a medios en Salon Actos antiguo Hospital Virgen del Camino. MIGUEL OSES

Al respecto, ha resaltado que "no tenemos derecho a poner en una tensión extrema los recursos que tenemos", que ha cifrado en 344 camas convencionales y domiciliarias dedicadas a pacientes Covid y 86 puestos UCI para todas las necesidades, no sólo Covid-19. Con cifras correspondientes a este pasado martes a las 21 horas, en estos momentos están ocupadas 230 camas convencionales, 46 en hospitalización domiciliaria, y 38 en puestos UCI.

Y ha remarcado que estas medidas "no servirían de nada si no conseguimos la alianza del conjunto de la sociedad para que en estas semanas nos comprometamos colectivamente a conseguir este objetivo". Por ello, ha asegurado que "si cumplimos y hacemos lo que tenemos que hacer, reduciendo de manera radical la movilidad y los contactos sociales a lo imprescindible, lo podemos conseguir".

Preguntado por los medios de comunicación, ha aseverado que el intervalo entre el anuncio de las medidas el lunes y su aplicación el jueves no tiene "nada que ver" con la Vuelta ciclista sino que "siempre damos un tiempo de reacción" a los distintos sectores para adaptarse a las nuevas medidas.

Carlos Artundo ha destacado que estamos "enfrentando una segunda ola en una situación realmente muy complicada" con incidencias de contagios que están "a la cabeza de España y de Europa". Y ha enmarcado las medidas que entrarán en vigor este jueves en la necesidad de "producir en un corto espacio de tiempo una bajada muy importante de casos positivos porque si no estaríamos comprometiendo el sistema asistencial" al igual que "parte de lo que es la vida económica y social de nuestra comunidad en el futuro".

Por su parte, Alfredo Martínez ha indicado que, con el plan de contingencia del servicio sanitario, se puede hacer un "esfuerzo suplementario y ajustar la actividad Covid durante dos o tres semanas".

MANTENER LA ACTIVIDAD REGULAR "CONTENIENDO EL COVID-19"

El gerente del Servicio Navarro de Salud, Gregorio Achútegui, ha explicado que el objetivo en estos momentos es "mantener la actividad regular conteniendo el Covid-19", objetivo en el que ha enmarcado las medidas restrictivas de este jueves.

Ha explicado que en esta segunda ola está habiendo un número de casos "superior al que esperábamos al final de la primera" que "todavía ha impactado relativamente poco en casos generales y en las necesidades del servicio sanitario".

Achútegui ha advertido que "estamos en punto crítico" en el que, de continuar la incidencia actual de la enfermedad, "va a afectar a la atención programada normal". Al respecto, ha señalado que, con los niveles de incidencia actuales, "ya se prevé un impacto muy importante en la red asistencia, de hecho se está notando ya". Y ha destacado que, con excepción de Salud Mental, todas las vertientes del sistema sanitario están "tensionadas".

Así, ha explicado que la incidencia del Covid-19 puede provocar un "impacto sobre el resto de atención sanitaria" en la medida en que "hay que destinar recursos limitados a la atención al Covid" de manera que "nos podemos ver obligados a reducir otras atenciones necesarias". "El objetivo es no afectar al resto de la atención sanitaria que requiere la sociedad como ocurrió en la primera fase", ha apuntado.

Por su parte, el director gerente del Complejo Hospitalario de Navarra, Alfredo Martínez, ha destacado que en las últimas dos semanas se ha producido un "incremento sustancial de contagiados" que hace prever un "incremento sustancial" de atenciones en los diferentes niveles hospitalarios. Así, se calcula que el 5% de las personas infectadas van a necesitar ingresar en una cama convencional, 5 por mil en la UCI y un 5 por mil va a fallecer como consecuencia de la enfermedad.

Una situación que se intenta abordar "ajustándonos a la realidad epidemiológica de cada área". En este sentido, ha explicado que la zona de Tudela es la que tiene una "incidencia más alta" que "está obligando a activar los planes de contingencia" en el Hospital Reina Sofía "de manera más rápida". El área de Estella "tiene una incidencia más baja" pero "la reserva por el tamaño del Hospital de Estella es mucho menor".

Martínez ha señalado que los primeros brotes que se detectaron a finales de junio "pudimos controlarlos" pero el "crecimiento progresivo" de casos a partir de finales de julio está provocando "un impacto desigual en la necesidad de hospitalización y de UCI" con un "desfase cronológico" derivado, por un lado, del tiempo entre la infección y el ingreso, que puede ir de uno a diez días; y, por otro lado, a que los primeros contagios se produjeron en gente joven, que aumentaron la incidencia pero no las hospitalizaciones, y que han acabado extendiendo la enfermedad a su entorno familiar a personas "de mayor riesgo" que, pasadas unas semanas, requieren ingreso hospitalario.

Esto ha llevado a que, desde finales de agosto, se hayan tenido que abrir nuevos recursos de hospitalización convencional, domiciliaria, refuerzos en laboratorios, en urgencias y en las camas UCI. Igualmente, los servicios de urgencia han detectado un aumento de personas que llegan con sintomatología respiratoria que tienen que entrar en un "circuito seguro especial" y de personas con "sospecha Covid", lo que requerido "reorganización de los servicios de urgencias y refuerzo del personal" tanto de profesionales sanitarios como servicios generales, de limpieza, de farmacia y laboratorios.

El director gerente del Complejo Hospitalario de Navarra ha advertido que la ocupación actual en las UCI "nos obliga a cuestionarnos incluso la actividad de pacientes no Covid que pueda verse afectada por esa necesidad de camas de críticos". Ha resaltado que el plan de contingencia prevé un incremento de los puestos UCI pero ha indicado que esta situación estaba prevista para los meses de noviembre y diciembre. "Con lo cual, cualquier esfuerzo que disminuya la tensión que tenemos en estos momentos sobre las camas convencionales y de UCI será muy importante para abordar con garantías las próximas semanas y meses", ha concluido.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La Sanidad navarra reconoce estar "tensionada" en todos sus puntos y alerta: "Estamos en punto crítico"