• martes, 28 de septiembre de 2021
  • Actualizado 10:29

 

 
 

SOCIEDAD

Un rincón de Italia en Pamplona: los 50 años de historia del consulado honorario

Luciana Schiavarelli es la responsable del Consulado Honorario de Italia en Pamplona desde el año 2017. 

Luciana Schiavarelli, consul de Italia en Navarra y La Rioja. PABLO LASAOSA
Luciana Schiavarelli, cónsul de Italia en Navarra y La Rioja. PABLO LASAOSA

Pese a su pequeño tamaño, la ciudad de Pamplona ha atraído la atención de viajeros y visitantes a lo largo de los siglos.

Quizá algunos no lo sepan, a otros puede que les suene de lejos… ¿Sabía usted que en pleno centro de la capital navarra existe un pequeño trozo de territorio italiano?

Así es, en la calle Leyre 21. Es en el primer piso de este edificio donde se encuentra la sede del Consulado Honorario de Italia en Pamplona. A su cabeza se encuentra desde el año 2017 Luciana Schiavarelli, quien tras ser escogida por el embajador, presentó sus “lettere patenti” (en las que se pide a España ser aceptada como cónsul) para recibir el “exequator” del Rey y del ministro de Exteriores.

Esta italiana reside en Logroño, puesto que también cubre La Rioja en su misión diplomática. No obstante, Schiavarelli explica que un cónsul honorario tiene responsabilidades similares a uno de carrera, es decir con estudios diplomáticos, pero sin dedicación exclusiva.

Y es que estos cónsules no son trabajadores de la República de Italia, sino que más allá de ostentar el honor de representar a su país en el extranjero también tienen sus profesiones. La cónsul honoraria en Navarra es profesora de italiano y se muestra orgullosa de su faceta de “embajadora cultural” en nuestra tierra. El aspecto cultural es uno de los que más interesa al consulado de Pamplona.

Sin ir más lejos, durante el pasado mes de marzo se organizó una exposición en el Palacio del Condestable con la colaboración de la Universidad de Navarra en torno a la siguiente temática: las plazas italianas más significativas durante el confinamiento.

Existen asimismo proyectos que trascienden del ámbito regional, como la red de ayuntamientos de pueblos con premios nobeles de ciencia. “Villas de Nobel” puso en contacto a la navarra Petilla de Aragón (localidad natal de Santiago Ramón y Cajal) con Luarca-Vadés (pueblo de Severo Ochoa) y Corteno-Golgi (lugar de nacimiento de Camilo Golgi) en un encuentro sin precedentes en Pamplona.

Con el objetivo de tejer una red de colaboración de pueblos rurales de Europa, este proyecto dio sus primeros pasos, también en Noruega, Bélgica o Francia, hasta que la pandemia del coronavirus lo dejó pausado. Sin embargo, Schiavarelli afirma que poco a poco va retomando la actividad.

Ahora bien, la historia del Consulado Honorario de Italia en Pamplona se remonta al pasado siglo XX. Durante sus primeras décadas, el gobierno italiano abrió varios consulados de carrera en España, encontrándose uno de ellos en Bilbao. De este dependía la agencia consular abierta en Pamplona en el año 1971. Sin embargo, el mantenimiento de estos consulados resultaba altamente costoso para las arcas italianas, lo que llevó al gobierno a establecer consulados honorarios con personas que mantenían buenas relaciones en sus lugares de residencia en el extranjero amparándose en lo establecido en el Convenio de Viena de 1963. En Pamplona, la agencia pasó a ser viceconsulado en 1987, para dar el salto definitivo a consulado honorario en 1998.

Hoy en día en Navarra viven unos 1.500 italianos. “Esos son los registrados”, matiza Schiavarelli, “ya que siempre hay más que no lo están”. Venidos por distintos atractivos como las universidades o la industria. Existe una asociación llamada “Italiruña” que fomenta las relaciones entre Navarra e Italia, si bien la pandemia ha detenido completamente las actividades que se organizan. Además, la cónsul agradece y destaca la necesaria colaboración con las autoridades locales, con las que todo son facilidades. No quiere acabar sin destacar que el interés de Italia por Navarra existe desde hace muchas décadas, pues existen reportajes cinematográficos del Instituto Luce sobre las fiestas de San Fermín de los años 30.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un rincón de Italia en Pamplona: los 50 años de historia del consulado honorario