• jueves, 17 de junio de 2021
  • Actualizado 03:42

 

 
 

SOCIEDAD

Proyectan la construcción durante 2021 de una nueva depuradora para una localidad navarra

El Gobierno de Navarra destinará 300.000 euros para la construcción en 2021 de la nueva instalación.

Montaje con el plano de la nueva depuradora y la ubicación de la actual fosa séptica, donde se construirá la nueva depuradora. GOBIERNO DE NAVARRA
Montaje con el plano de la nueva depuradora y la ubicación de la actual fosa séptica, donde se construirá la nueva depuradora. GOBIERNO DE NAVARRA

El Departamento de Cohesión Territorial del Gobierno foral, a través de la sociedad pública Navarra de Infraestructuras Locales (NILSA), dotará a los 67 vecinos de Aguilar de Codés de una estación depuradora con un tratamiento biológico completo de agua que sustituirá a la actual fosa séptica.

Las obras, previstas para el segundo semestre de 2021, tendrán una duración de 6 meses y un coste aproximado de 300.000 euros (IVA excluido), financiado mediante el canon de saneamiento, ha informado el Gobierno foral en una nota.

La sociedad pública ha presentado recientemente al Ayuntamiento de Aguilar de Codés el proyecto que permitirá sustituir la actual fosa séptica, integrándola dentro de la nueva estación, por un tratamiento que tendrá capacidad para tratar un caudal medio de 31 metros cúbicos al día, con una capacidad de 0,36 litros por segundo.

La depuradora se ubicará al sur de la localidad en la zona donde se ubica la fosa, entre la carretera NA-7200 y el río Linares, donde se vierte el agua tratada.

Existe margen para que la planta pueda asumir aumentos de caudal futuros sin necesidad de nuevas remodelaciones ni inversiones. El máximo admisible será de 2,5 litros de agua por segundo, con solvencia suficiente para tratar el agua en los periodos estacionales en los que la localidad llega a contar con hasta 200 habitantes o los episodios de lluvias torrenciales o tormentas, donde se calculan entradas de hasta 0,86 litros por segundo.

La nueva instalación se basa en el modelo diseñado para pequeñas localidades, capaces de funcionar sin energía eléctrica y con un mantenimiento reducido. Para ello, se aprovecha el desnivel del terreno y se construye un balancín que distribuye el agua, sin necesidad de balanceo mediante electricidad, sobre el lecho bacteriano que simula y acelera el proceso de la naturaleza para depurar las aguas. Posteriormente, se desagua por la fuerza de la gravedad hacia un tanque secundario.

Como etapa final del tratamiento se dispondrán dos humedales artificiales de 114 metros cuadrados de superficie y 80 centímetros de profundidad. En cuanto a los fangos que se producen durante el proceso de depuración, serán trasladados a una depuradora de mayor tamaño para su tratamiento, al igual que se realiza en todas las plantas que dan servicio a menos de 2.000 habitantes.

El proyecto permitirá continuar con el proceso de dotación de estaciones depuradoras en pequeñas localidades de la comarca de Tierra Estella. A lo largo de los últimos meses NILSA, en cooperación con la Mancomunidad de Montejurra en algunos casos, ha puesto en marcha las instalaciones de Igúzquiza, Cabredo y Torres del Río para aumentar la depuración en los valles del Alto Ega, en torno al río Ega, y de Aguilar, en torno al río Linares.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Proyectan la construcción durante 2021 de una nueva depuradora para una localidad navarra