SALUD

Consejos sencillos para cuidar tus ojos en verano: así debes evitar lesiones, protegerlos y ayudarlos con la alimentación

Los ojos son los grandes olvidados en verano, pero uno de los órganos más expuestos a los agentes externos del verano. 

Una piscina de verano en una imagen de ARCHIVO
Una piscina de verano en una imagen de ARCHIVO  

Durante el verano se aumenta el tiempo de ocio al aire libre y sobre todo el dedicado al baño en piscinas y playas. Es en esta época del año, muchas personas garantizan la seguridad de su piel, pero sin embargo olvidan proteger uno de los órganos más expuestos a los elementos de la naturaleza: los ojos. El agua, el viento y sobre todo el sol, pueden llegar a afectar muy negativamente a la salud de nuestros ojos.

Protege tus ojos del sol, el agua y otros agentes externos

Los meses estivales es el momento del año en que el planeta tierra está más cerca del sol, y por lo tanto la época en la que el ser humano está sometido a mayor radiación ultravioleta (UV). Por todos es conocido que los rayos UV afectan negativamente a nuestra piel, pero estas radiaciones también afectan negativamente a los ojos, si estos no están correctamente protegidos.

Para evitar lesiones oculares relacionadas específicamente con la excesiva exposición solar como el melanoma ocular, las cataratas, las quemaduras de retinas o de la córnea (queratitis), se pueden llevar a cabo simples procedimientos tan conocidos como nunca mirar al sol directamente o evitar exponerse al sol en las horas centrales del día. Pero, además, hay que tener en cuenta, consejos como tomar el sol con los ojos cerrados e incluso protegidos con sombreros, o viseras que den sombra a la superficie facial. También, usar unas buenas lentes de contacto, de calidad y quizá con filtro para rayos UV. Y , por supuesto, utilizar gafas de sol con filtros protectores de luz ultravioleta, homologados capaces de bloquear al 100% los rayos UV.

Por otro lado, el agua y el aire son otros de los agentes ambientales a los que los ojos se enfrentan en verano. Tanto el agua de las piscinas como del mar, son un foco considerable originador de infecciones oculares. Principalmente el cloro produce irritación en la conjuntiva del ojo llegando a poder desarrollar una conjuntivitis bacteriana, mientras que la sal del mar puede generar irritaciones. En estos casos los consejos más útiles son contar con unas gafas de buceo que protejan a los ojos de las agresiones del agua y evitar sumergirse bajo el agua con las lentes de contacto puestas, o en el caso de hacerlo usar lentes que sean desechables (de un solo uso).

Ayuda a tus ojos con una buena alimentación

Muchas veces se puede llegar a subestimar la relación entre una buena alimentación y la salud ocular. Pero muchos estudios aseguran que ciertos alimentos como las hortalizas, determinados pescados como el salmón y el aceite de oliva ayudan en el cuidado de la vista. Por lo que disfrutar de una buena ensalada en la que los tomates, el maíz y las espinacas sean los protagonistas, podría ayudarnos a cuidar nuestros ojos, fortalecerlos e incluso evitar lesiones.

En el caso de las hortalizas, la zanahoria es por antonomasia, la hortaliza que más cuida de nuestros ojos. Gracias al beta-caroteno que contiene ayuda a reducir el riesgo de degeneración macular. Mientras que el maíz suministra a nuestro organismo luteína y zeaxantina, dos elementos capaces de prevenir el riesgo de cataratas.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Consejos sencillos para cuidar tus ojos en verano: así debes evitar lesiones, protegerlos y ayudarlos con la alimentación