• domingo, 25 de julio de 2021
  • Actualizado 18:57

 

 
 

SOCIEDAD

Una concentración en Pamplona pide un "cambio de modelo" para que las mujeres sean "ciudadanas de primera"

Por su parte, CERMIN advierte de la "invisibilidad" de las mujeres y niñas con discapacidad en las políticas públicas.

Concentración del movimiento feminista con motivo del Día Internacional de la Uliminación de la violencia contra la Mujer. MIGUEL OSÉS
Concentración del movimiento feminista con motivo del Día Internacional de la Uliminación de la violencia contra la Mujer. MIGUEL OSÉS

La Plataforma de Mujeres contra la Violencia Sexista de Navarra ha reivindicado este miércoles, con motivo de la conmemoración del Día Internacional por la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, un "cambio de modelo" para que "la vida esté en el centro y todas las mujeres seamos ciudadanas de primera".

Debido a la situación actual por la pandemia, la plataforma ha decidido cambiar la tradicional manifestación que convocaba el 25N por una concentración en la plaza del Castillo de Pamplona. Alrededor de un centenar de mujeres se han distribuido guardando la distancia de seguridad, mientras que en el centro de la plaza, a los pies del kiosco, se ha desplegado una pancarta con el lema 'Pendiendo de un hilo'.

En el acto, dos representantes de la plataforma han leído un comunicado, en castellano y en euskera, en el que han criticado que la pandemia "nos ha demostrado que el sistema capitalista, neoliberal, machista y heteropatriarcal no sólo no ha desaparecido sino que se ha reforzado".

Así, han criticado que "se ha encerrado en casa a mujeres con sus agresores y han afirmado que "ha aumentado el trabajo doméstico y de cuidado de todas las mujeres sin conciliación ni reparto de tareas. Igualmente, han reprochado la "falta de recursos" para las mujeres que "se encuentran en los márgenes", como trabajadoras domésticas, inmigrantes o con discapacidad; y que se haya dejado a personas "solas sin acompañamiento en la enfermedad y en la muerte". Todos aspectos, han remarcado, que son "violencia".

"Estamos perdiendo la oportunidad de poner la vida en el centro, de que la vida gire en torno a los cuidados", han manifestado desde la plataforma, que han exigido un sistema público de servicios sociales y sanitarios "que alcance a toda la ciudadanía", recursos "públicos y flexibles" para que las víctimas de violencia de género "puedan salir de sus hogares, recursos sociosanitarios "públicos y de calidad" y no "medicalizados", así como la supresión de la Ley de Extranjería.

Por todo ello, han exigido "un cambio de modelo donde la vida esté en el centro y todas las mujeres seamos ciudadanas de primera".

ADVIERTE DE LA "INVISIBILIDAD DE LAS MUJERES CON DISCAPACIDAD

Por su parte, el Comité de Entidades de Representantes de Personas con Discapacidad de Navarra (CERMIN) y la Fundación CERMI Mujeres (FCM) ha denunciado la "invisibilidad" de las mujeres y niñas con discapacidad en las políticas públicas, así como la situación en la que se encuentran mujeres con discapacidad, víctimas de la violencia machista o en "serio riesgo de sufrirla".

La Fundación CERMI Mujeres ha publicado un manifiesto con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, que se celebra cada 25 de noviembre, manifiesto al que se ha sumado el CERMIN y en el que se recogen las principales reivindicaciones de mujeres y niñas con discapacidad.

Ambas organizaciones aseguran en este documento que la irrupción del Covid-19 ha puesto de manifiesto "una situación de extrema vulnerabilidad de miles de mujeres y niñas con discapacidad, así como de madres y cuidadoras de familiares con discapacidad, quienes han visto conculcados sus derechos más elementales durante la pandemia en muchos países del mundo".

De hecho, explica la FCM en su manifiesto, esta realidad "ha sacado a la luz los déficits de una sociedad que aún considera prescindibles algunos recursos y servicios que son esenciales para una mujer con discapacidad en su día a día, algo que se traduce en una vulneración de derechos fundamentales durante este período de excepcionalidad".

La entidad asegura que es "preocupante" el incremento en el número de solicitudes de información y de ayuda registradas en los servicios especializados en violencia de género, así como el impacto negativo que han producido las restricciones establecidas ya que, "en muchos casos, las mujeres se han visto obligadas a convivir, sin alternativa posible, con su maltratador".

También se refiere en el manifiesto a las mujeres con discapacidad mayores, que siguen viviendo "institucionalizadas en centros segregados", lo que ha ocasionado "graves consecuencias para ellas durante la pandemia y muchas de ellas a día de hoy siguen confinadas". En este sentido, defiende que se asegure que estas instituciones residenciales sean supervisadas con el fin de impedir que se produzcan casos de negligencia, malos tratos y abuso.

De la misma manera, la FCM también considera "preocupante" el caso de las mujeres con discapacidad sometidas a explotación sexual y trata, cuya situación se ha visto especialmente agravada durante la pandemia.

ACCESO A LA JUSTICIA

Desde la Fundación CERMI Mujeres explican que los obstáculos de accesibilidad y la falta de ajustes de procedimiento en el sistema judicial hacen que el acceso a la justicia "sea negado en la práctica a las mujeres con discapacidad" por lo que, según la entidad, "es necesario aplicar políticas adecuadas que tomen en consideración nuestras demandas específicas y no tilden a estas flagrantes violaciones de nuestros derechos humanos como meras excepciones".

La FCM demanda que se ponga en marcha una macroencuesta específica sobre la violencia de la que son objeto las mujeres y niñas con discapacidad y que se garantice la accesibilidad universal de los centros y servicios de atención a mujeres víctimas de violencia de género, de los juzgados, y de las campañas y materiales informativos de sensibilización.

En este sentido, reivindica que se ponga en marcha un estudio diagnóstico que permita conocer la situación en la que se encuentran mujeres con discapacidad sometidas a prostitución y trata y asegurar su adecuada consideración en el próximo plan integral de lucha contra la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual.

En materia de formación, la entidad aboga por reforzar la formación que reciben los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, los servicios sanitarios y servicios sociales en materia de violencia contra las mujeres con discapacidad e impulsar protocolos de coordinación entre estos actores involucrados en el abordaje de la violencia machista.

En relación a las futuras leyes de garantía de la libertad sexual y contra las violencias machistas, reclama que "no nos ignoren e incluyan esas otras formas de violencia que también sufrimos por el mero hecho de ser mujeres y niñas con discapacidad, tales como la manipulación y el engaño". De igual modo, piden que se garantice el acceso a la justicia de las mujeres y niñas con discapacidad, asegurando la plena accesibilidad de todas las garantías procesales.

Por último, la Fundación CERMI Mujeres solicita en el manifiesto que "no se olvide" la ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia, y que se reforme con el objetivo de orientarla a la autonomía personal y dotarla presupuestariamente a fin de que pueda servir para promover la vida independiente de miles de mujeres con discapacidad. Asimismo, recalca que, en cumplimiento del Pacto de Estado contra la Violencia de Género, se trabaje en el desarrollo e implantación de la figura de la asistencia personal en el ámbito de la violencia contra las mujeres con discapacidad.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una concentración en Pamplona pide un "cambio de modelo" para que las mujeres sean "ciudadanas de primera"