PREMIUM  SOCIEDAD

Indignación en el colectivo de enfermeros navarros por una sentencia que les impide dirigir equipos de Atención Primaria

El Colegio de Enfermería critica que se haya anulado la posibilidad de que cualquier profesional sanitario pueda acceder a cargos de dirección.

Una enfermera toma nota de los datos de un paciente en un hospital. EFE
Una enfermera toma nota de los datos de un paciente en un hospital. EFE  

El Colegio Oficial de Enfermería de Navarra ha mostrado su "sorpresa e indignación" por la sentencia que estima un recurso del Sindicato Médico y anula la posibilidad de que cualquier profesional sanitario puede ser nombrado director de Atención Primaria en el Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea.

El Colegio de Enfermería entiende que el Sindicato recurrió para que "solo los facultativos pueden acceder" a estos cargos, algo que "no se corresponde con la realidad actual en Navarra". De hecho el Colegio afirma en un comunicado que en estos momentos hay siete equipos de Atención Primaria dirigidos por personas tituladas en enfermería (Auritz/Burguete, Burlada, Elizondo, Doneztebe/Santesteban, Salazar, Viana y Villatuerta.

Además, según subrayan, otros dos cargos de primer nivel del organigrama del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea (SNS-O) son ejercidos por enfermeros: el gerente del área de Salud de Tudela y la gerente de Salud Mental.

"Estos nueve casos en Navarra demuestran sobradamente la capacidad" de estos profesionales para desempeñar puestos de responsabilidad en gestión, afirma el Colegio. Y añade además que aunque la Ley de Ordenación de Profesionales Sanitarios distingue entre licenciado y diplomado, "actualmente todos los profesionales sanitarios son graduados".

El Colegio de Enfermería apunta también que esta según esta ley las enfermeras pueden optar al puesto de director de un centro de salud, por lo que en su disposición adicional décima concede a las administraciones sanitarias, en Navarra el SNS-O, la potestad para establecer "los requisitos y los procedimientos para la selección, nombramiento o contratación del personal de dirección de los centros y establecimientos sanitarios dependientes de las mismas".

Por ello el Colegio se pregunta "por qué se cuestiona que una enfermera (u otro profesional sanitario titulado) pueda evaluar como director de un centro la labor de un médico, pero sí se acepta la situación inversa, cuando en el caso de la Enfermería y la Medicina, ambas son profesiones distintas y, aunque complementarias, tienen áreas de conocimiento diferentes".

Destaca asimismo que "los grados de Medicina y de Enfermería cuentan con las mismas horas de formación en aspectos relacionados con la gestión sanitaria", que son 3 créditos en el caso de las universidades navarras.

Defiende así que, en lugar de considerar únicamente la titulación académica, para acceder a una dirección habría que tener en cuenta que los profesionales sanitarios "tengan una formación específica de posgrado en gestión, además de habilidades personales como la capacidad de liderazgo y de comunicación, la asertividad o la empatía".

Con estos argumentos, el Colegio de Enfermería pide al Sindicato Médico de Navarra que "tenga en cuenta la evolución que ha experimentado la asistencia sanitaria, que ya no gira únicamente en torno al acto médico, sino que involucra a distintos profesionales de un equipo multidisciplinar".

Y concluye en este sentido que "solo si se entiende que las profesiones sanitarias son complementarias y de todas depende el buen funcionamiento del sistema de salud, se podrá aceptar que cualquier profesional sanitario titulado que acredite las competencia necesarias pueda acceder a un puesto de gestión".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Indignación en el colectivo de enfermeros navarros por una sentencia que les impide dirigir equipos de Atención Primaria