PREMIUM  SALUD

Esperanza contra el Alzheimer: investigadores navarros desarrollan una vacuna para la enfermedad

El ensayo clínico está tratando con pacientes en fase incipiente la creación propia de anticuerpos para frenar el desarrollo del Alzheimer.

El equipo investigador de la Clínica Universidad de Navarra que trabaja en una vacuna para frenar el Alzheimer. CEDIDA
El equipo investigador de la Clínica Universidad de Navarra que trabaja en una vacuna para frenar el Alzheimer. CEDIDA  

Un nuevo ensayo clínico busca frenar el desarrollo del Alzheimer mediante una vacuna. La Clínica Universidad de Navarra participa en este estudio, desarrollado en varios hospitales españoles y en dos franceses, un italiano y otro sueco.

La investigación está impulsada por Araclon Biotech, una compañía biotecnológica que estudia el Alzheimer. El ensayo va dirigido a pacientes en un estadio incipiente de la enfermedad. “Se trata de personas en una fase de deterioro cognitivo leve o de demencia leve, en la que el Alzheimer tenga nula o incipiente repercusión en el día a día”, explica el doctor Mario Riverol, especialista de Neurología de la Clínica.

Un estudio que se aleja de lo que se ha ido estudiando en los últimos años. Hasta el momento se había investigado la idea de inhabilitar la proteína amiloide mediante anticuerpos, ya que se cree que el origen del Alzheimer reside en la acumulación de esta proteína en el cerebro.

Con el actual ensayo buscan inutilizar los depósitos de amiloide con un método nuevo: “El estudio que iniciamos ahora consiste en la inyección de un fragmento de proteína amiloide, de tal forma, que el paciente crearía una resistencia y produciría sus propios anticuerpos que irían contra esa proteína”, describe Riverol. 

El experto destaca que esta vacuna, de funcionar, “limpiaría” el cerebro de esta proteína con sus anticuerpos y, por lo tanto, frenaría el desarrollo de la enfermedad cognitiva.

El procedimiento del ensayo consiste en una inyección subcutánea que se administra al paciente en seis ocasiones a lo largo de un año. En ese plazo de tiempo se realiza un seguimiento médico para certificar si el paciente crea o no esos anticuerpos, mediante un análisis que se extendería durante aproximadamente dos años.

“Lo interesante es que buscamos que el paciente genere sus propios anticuerpos ante el amiloide. De ser así, quizá se podría conseguir que la enfermedad se frenara o incluso pudiera revertirse. Esto podría tener muchas implicaciones, no solo para los pacientes en fase inicial sino, incluso, para pacientes con alto riesgo de desarrollar la enfermedad, pero en los que aún no hay síntomas”, avanza Riverol.

En la imagen que acompaña esta información, se muestra al equipo investigador que trabaja en esta vacuna desde la Clínica Universidad de Navarra. De izquierda a derecha, aparecen Sofía Antón (neuropsicóloga), el Dr. José Luis Zubieta (Radiología), el Dr. Javier Arbizu (Medicina Nuclear), la técnico Oihana Peña, la ingeniera Elena Prieto (Medicina Nuclear), la enfermera Idoya Langarica, el Dr. Pablo Domínguez (Radiología), la Dra. Beatriz Echeveste (Neurología), la Dra. Mar Carmona (Neurología), el Dr. Mario Riverol (Neurología), Miriam Recio (neuropsicóloga), la Dra. Marta Fdez. Matarrubia (Neurología), la Dra. Maribel Morales (Medicina Nuclear) y la Dra. Reyes García de Eulate (Radiología).

UNA INVESTIGACIÓN EN BOGA

La puesta en marcha de este estudio supone un impulso en la investigación del mal de Alzheimer, una enfermedad muy prevalente en la sociedad actual, pero en la que, por desgracia, no se han visto muchos avances terapéuticos aplicados a pacientes.

Actualmente, la Clínica Universidad de Navarra mantiene abiertos otros tres ensayos para pacientes con enfermedad de Alzheimer. Todos siguen la línea de frenar la expansión de la proteína amiloide, pero lo hacen de una forma más pasiva y menos natural para el paciente. Son investigaciones que consisten en inyectar un anticuerpo, previamente desarrollado en el laboratorio, al paciente participante con el objetivo de comprobar si es capaz de combatir la proteína amiloide.

La enfermedad de Alzheimer no solo está provocada por el acúmulo de la proteína amiloide. Existe otra proteína que se deposita en el cerebro denominada tau. Es la proteína responsable del deterioro cognitivo y de la pérdida de memoria.

Tau es una proteína más vinculada a los síntomas de esta enfermedad neurodegenerativa, un factor importante del que también se investiga la forma de paliarlo. En esta línea, la Clínica tiene prevista la apertura de otros ensayos, uno de ellos encaminado a estudiar un tratamiento eficaz contra la proteína tau.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Esperanza contra el Alzheimer: investigadores navarros desarrollan una vacuna para la enfermedad