• sábado, 26 de noviembre de 2022
  • Actualizado 17:28
 
 

SALUD

El CIMA estudia cómo nuestras neuronas controlan la respuesta ante las recompensas

El CIMA participa en un estudio internacional que profundiza en la interacción entre dos tipos neuronales implicados en diversas enfermedades neurodegenerativas y mentales.

Los doctores Juan Mena-Segovia, Icnelia Huerta-Ocampo, Miguel Valencia y Daniel Dautan, investigadores que participan en el trabajo. CIMA
Los doctores Juan Mena-Segovia, Icnelia Huerta-Ocampo, Miguel Valencia y Daniel Dautan, investigadores que participan en el trabajo. CIMA

Un estudio internacional ha identificado algunos mecanismos implicados en la interacción del sistema dopaminérgico y colinérgico, ambos relacionados con la aparición de diversas enfermedades neurodegenerativas y psiquiátricas.

La investigación, llevada a cabo por grupos del Reino Unido (Universidades de Oxford y Leicester) y de Estados Unidos (Universidades de Rutgers, Pinceton y Stanford), y en la que participa el Dr. Miguel Valencia, del Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra, describe cómo la interacción entre dos neurotransmisores cerebrales (acetilcolina y dopamina) influyen en la conducta y los comportamientos asociados a recompensa. Los resultados se han publicado en el último número de la revista científica Nature Neuroscience.

“En este estudio caracterizamos las propiedades de las neuronas colinérgicas y describimos cómo afectan a la función de otro tipo de neuronas, las dopaminérgicas. El sistema dopaminérgico está especialmente implicado en el sistema de recompensa natural del cerebro y juega un papel esencial en la cognición, la motivación, la gestión de emociones intensas o la dependencia a las drogas”, explica el Dr. Valencia.

Durante mucho tiempo se había pensado que el efecto que ejercía el sistema colinérgico sobre las neuronas dopaminérgicas era homogéneo. Sin embargo, este estudio demuestra que su efecto está funcional y anatómicamente diferenciado y que determina en gran manera el funcionamiento del sistema dopaminérgico, dando lugar a diferentes efectos sobre la conducta. “Ambos sistemas, el colinérgico y el dopaminérgico, se ven afectados en patologías como la enfermedad de Parkinson y de Alzheimer, esquizofrenia, trastorno de atención con hiperactividad o la adicción a las drogas. Profundizar en el conocimiento de estos sistemas y de su interacción con otros neurotransmisores resulta clave para comprender los mecanismos que median en la aparición de estas patologías y facilitará el desarrollo de nuevas aproximaciones terapéuticas para combatirlas”, asegura el investigador del CIMA.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El CIMA estudia cómo nuestras neuronas controlan la respuesta ante las recompensas