SOCIEDAD

Dos empresas y una asociación de Navarra trabajan en un proyecto europeo para mejorar la asistencia sanitaria en ictus

Las decisiones clínicas compartidas con pacientes van en la línea de la medicina centrada en el paciente humanizando la atención.

Entrada a uno de los edificios del Complejo Hospitalario de Navarra. PABLO LASAOSA
Entrada a uno de los edificios del Complejo Hospitalario de Navarra. PABLO LASAOSA

El Complejo Hospitalario de Navarra (CHN), Navarrabiomed y la asociación ADACEN colaboran para el fomento de las decisiones clínicas compartidas entre profesionales y pacientes en el proceso de ictus, en un trabajo desarrollado dentro de un proyecto europeo de colaboración interregional para la innovación y la mejora de la asistencia sanitaria.

El trabajo, en el marco del proyecto europeo ICTUSnet, ha sido presentado por sus responsables, la neuróloga de la Unidad de Ictus del CHN, María Herrera, y la responsable de proyectos de la Asociación de Daño Cerebral de Navarra (ADACEN), Silvia Astráin, con motivo del Día mundial del Daño Cerebral, cuya primera causa es el ictus, y del Día mundial del Ictus que se conmemorará el próximo jueves, 29 de octubre.

Así, las decisiones clínicas compartidas es un modelo de relación entre profesional sanitario y paciente, que implica tanto a procesos de diagnóstico como terapéuticos e incide en la necesidad de informar al paciente en las distintas fases de la atención sanitaria y empoderarlo otorgándole un papel activo.

Este tipo de decisiones van en la línea de la medicina centrada en el paciente humanizando la atención, implica una comunicación bidireccional más que una simple información y, además, se ha demostrado que deriva en una mejor adherencia del paciente al procedimiento elegido, ha informado el Gobierno foral sobre lo expuesto en el acto de presentación.

María Herrera ha explicado que los profesionales son "conscientes de nuestra obligación de informar sobre los procedimientos de prevención, diagnóstico y tratamiento que están disponibles para un problema de salud en concreto", con las distintas opciones, sus objetivos y posibles consecuencias, y todo ello lse hace a través de consentimientos informados y de la información durante la entrevista.

Sin embargo, ha señalado que esto es "un paso más, se trata de poner en esa decisión del otro lado los objetivos vitales, valores, prioridades y necesidades subjetivas del o la paciente, en este caso con un ictus o riesgo de padecerlo, junto con sus familiares o representantes para llegar a una decisión consensuada y pactada que tenga en cuenta los dos aspectos y que el paciente la viva como parte activa”.

CAMBIO EN EL MODO DE COMUNICAR

Además, ha recalcado que este nuevo modelo supone un cambio en el modo de comunicación para el que se necesita que los profesionales se formen y exige de herramientas nuevas como apoyo de las TICs, información audiovisual y un compromiso de la Administración para fomentarlo.

El trabajo ha tratado de analizar desde esta visión global en qué punto se encuentra el modelo de las decisiones clínicas compartidas en el proceso de atención al ictus en el Servicio Navarro de Salud.

Para su desarrollo, en colaboración con ADACEN, se crearon cuatro grupos focales entre febrero y marzo (previo a la pandemia) en los que se reunió a una representación de todos los agentes implicados: pacientes, familiares, profesionales de Neurología, Neurorrehabilitación, Atención Primaria, Trabajo Social y profesionales de gestión del Departamento de Salud, entre otros.

Silvia Astráin se ha mostrado satisfecha con las sesiones, en las que se han conseguido "espacios de reflexión para compartir experiencias, identificar necesidades no cubiertas y las barreras existentes, así como aquellos puntos críticos en los que podemos mejorar la atención sanitaria”.

La asociación ADACEN, que atiende a personas con daño cerebral adquirido y sus familias, vela por una óptima atención a los pacientes desde su fundación en el año 1994 y, en este sentido, agradece que se dedique tiempo a conocer la opinión y necesidades de pacientes y familiares para incorporar nuevos cambios en el proceso.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Dos empresas y una asociación de Navarra trabajan en un proyecto europeo para mejorar la asistencia sanitaria en ictus