• lunes, 27 de septiembre de 2021
  • Actualizado 10:13

 

 
 

SOCIEDAD

Chivite defiende que está por encima de los ciudadanos y se niega a pedir perdón por su comida ilegal en el Palacio

La presidenta del Gobierno ha defendido saltarse las mismas normas por las que ordenaba multar a los ciudadanos. 

La Presidenta del Gobierno de Navarra, durante el pleno del Parlamento. MIGUEL OSÉS
La Presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, durante el pleno del Parlamento. MIGUEL OSÉS

La presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, ha mantenido este jueves su postura de estar por encima del resto de ciudadanos en el cumplimiento de las normas sanitarias contra el coronavirus y se ha negado a disculparse o pedir perdón por su comida ilegal celebrada con 12 comensales en el Palacio de Navarra. 

Chivite organizó una comida el 17 de noviembre con responsables de la empresa Acciona en la sede del Gobierno foral cuando en Navarra estaban vigentes las restricciones más duras para luchar contra el coronavirus, que incluía el cierre de bares y restaurantes

El Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra confirmó por escrito a este periódico que esa comida no estaba contemplada en ninguna de las normas que estaban en vigor en Navarra en ese momento. "Invitar y juntar a comer en las instalaciones de una empresa a 10/12 personas no convivientes” no se ajustaría al DF 24/2020", respondió con seguridad unos de los técnicos a los que se les cuestionó desde un correo común y antes de publicar la primera información para evitar condicionar su respuesta. "No es prudente" la celebración de esa comida, aseguraron. 

Al igual que hizo Javier Remírez, vicepresidente del Gobierno de Navarra, Chivite ha tratado de justificar la comida irregular asegurando que se trataba de un acto institucional, por lo que ella estaba exenta de cumplir las normas.  

Sin embargo, la comida no fue nunca un acto institucional, ya que ni fue comunicada antes o después a los medios, ni figuró en la agenda de la presidenta ni se informó por ninguna vía de su celebración, a sabiendas de la irregularidad. El Gobierno de Navarra sólo informó, a través de una nota de prensa en esa fecha, de la visita de la presidenta a las instalaciones de la empresa en Sarriguren, en lo que sí fue el acto institucional, pero omitió la comida. 

"Como presidenta no voy a consentir que se diga que la comida está fuera de la ley y si tiene alguna sospecha ponga una denuncia", ha dicho Chivite en respuesta a una pregunta de Navarra Suma formulada en el pleno del Parlamento de Navarra. La presidenta también ha hecho alusión a las "fake news", sin desmentir ni una palabra de todo lo publicado por este medio. 

María Chivite ha indicado que tiene por costumbre comer todos los días y lo suele hacer en su centro de trabajo, en el Palacio de Navarra. "A veces lo hago con personas, entidades, empresas", ha dicho Chivite, que por lo que parece ha incumplido en más ocasiones las normas contra el Covid. 

La parlamentaria de Navarra Suma Marta Alvárez ha señalado que "en octubre se cerró la hostelería en Navarra porque se generaban espacios sin mascarilla o donde es difícil mantener la distancia y hoy siguen cerrados, salvo las terrazas, y las comidas en casa con no convivientes están prohibidas". "¿Cómo iba a reconocer la presidenta que ha incumplido la legalidad?", se ha preguntado, para criticar que desde el Ejecutivo "utilizan la mentira, faltan a la verdad de forma habitual".

Ha censurado que la jefa del Ejecutivo "no reconoce el error y se siente orgullosa por la comida". "Usted no comía en su mesa de trabajo, comía en mesa con mantel y con personas de fuera de unidad de convivencia", ha dicho, para señalar que "nos da igual lo que come pero no nos da igual que pida sacrificios a los ciudadanos y usted no cumpla con ellos".

En su opinión, "no es tontería saber si es usted ejemplar; es relevante lo que usted hace o deja de hacer". "Usted ordena a los navarros que no coman en una mesa con personas de fuera de su unidad convivencial y les dice que les multará", ha dicho Alvárez, quien ha señalado que la comida de la presidenta con una empresa era "perfectamente prescindible". "Pudo tener esa reunión de trabajo con mascarillas sin comida y bebida de por medio", ha asegurado.

Ha dicho la parlamentaria que "si lo hacemos los ciudadanos somos mala gente y somos insolidarios; si lo hace usted es una comida de trabajo". "Usted no está por encima de las normas ni de la prudencia. Usted tiene que ser más prudente que nadie y si la podía haber evitado la tenía que haber evitado", ha concluido.

Tal y como ya se informó, la comida ilegal organizada por María Chivite en el Palacio de Navarra le hubiera costado a cualquier grupo de ciudadanos más de 9.000 euros en multas, algo que no ha ocurrido con la presidenta y sus invitados, a pesar de que se hizo en un edificio público y custodiado por la Policía Foral, que debe velar por la legalidad y el cumplimiento de las normas. 

María Chivite, según la gravedad de las infracciones, debería ser sancionada con 3.000 euros por la organización de un evento prohibido y ser la anfitriona, tal y como se está multando a los propietarios de pisos en los que la policía detecta a más de personas de las permitidas en las viviendas. 

Además, a todos los asistentes, incluido el consejero Ayerdi, habría que sancionarles con multas de 600 euros a cada uno, que son las que se aplican a las personas que participación en encuentros de más de 10 personas y no son convivientes. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Chivite defiende que está por encima de los ciudadanos y se niega a pedir perdón por su comida ilegal en el Palacio